Curitiba, Brasil

La vida elevada de Curitiba


sujetado por varios alambres
Fin del día en la Ópera de Arame, una de las muchas obras arquitectónicas originales y emblemáticas de Curitiba.
musica y vino
Tres jóvenes amenizan la feria en el barrio "italiano" de Santa Felicidade.
Casas de colores
Curitiba vista desde la torre panorámica de Telepar, ahora propiedad del operador Oi.
Iglesia "ucraniana"
La Iglesia Ortodoxa de San Jorge, una de las varias construidas por la comunidad cristiana ortodoxa de la ciudad.
ojo de arquitecto
El Museo Oscar Niemeyer o el ojo del arquitecto como lo conocen más informalmente los curitiba.
Histórico y menos histórico
Extremo contraste en la arquitectura del centro de la capital paranaense.
Sin prisa
Padre e hijo descansan a la sombra de uno de los numerosos jardines de la ciudad.
dia de mercado
Los asistentes animan el mercado Largo da Ordem, una de las zonas más antiguas de Curitiba.
No es solo la altitud de casi 1000 metros a la que se encuentra la ciudad. Cosmopolita y multicultural, la capital de Paraná tiene una calidad de vida y desarrollo humano únicos en Brasil.

Los malos días de lluvia finalmente se habían revelado.

Dotado de un radiante sol subtropical, nos aventuramos en una feria celebrada en el barrio “italiano” de Santa Felicidade.

Allí, fuera de sintonía con los transeúntes por su aspecto anacrónico, un pintoresco trío toca las clásicas bodegas rurales de Liguria.

Nos anima un acordeón y una guitarra, y un vocalista con boina que, durante toda la actuación, adopta una pose tan digna de confianza como su disfraz y lleva una mano en el bolsillo mientras, con la otra, sostiene una copa de vino.

musica y vino

Tres jóvenes animan la feria en el barrio “italiano” de Santa Felicidade.

Residentes en gran parte de la capital “europea” de Brasil, los transeúntes se reconocen en la atmósfera que recrea el pequeño trío. Caminan y miran cada uno de los puestos con renovado interés.

Viven juntos y prueban lo que más les atrae, incluidos los piñones de los más variados tipos.

El origen colonial portugués de Curitiba. Entre Araucaria

Curitiba fue fundada por colonos portugueses, en 1693, entre miles de imponentes pinos Araucaria. Su mismo nombre proviene de esta abundancia. Los indios Tupi la llamaron la tierra de los piñones.

Curitiba, Paraná, Araucaria

Una de las araucarias que alguna vez llenaron las tierras altas del estado de Paraná.

Los portugueses todavía intentaron establecer Vila da Nossa Senhora da Luz dos Pinhais pero, a mediados del siglo XVIII, ya era el nombre Tupi el que estaba en vigor.

En ese momento, la franja costera de la zona estaba escasamente poblada. La economía de los pocos portugueses pioneros y caboclos aquí y allá en conflicto con los nativos se basaba en la venta de madera y ganado.

Pero a partir de 1853, por decreto del emperador D. Pedro II, la región aseguró su autonomía de la provincia de São Paulo.

Curitiba, Paraná, grabado Frade

Grabado de un misionero activo en el sur de Brasil.

La falta de mano de obra resultó ser tan perjudicial que el gobernador alentó la llegada de forasteros y se unió al programa oficial para promover la inmigración europea.

El viejo continente seguía plagado de desigualdades sociales y sucesivas guerras que alimentaban la pobreza. Como era de esperar, miles de almas deseosas de obtener incentivos similares zarparon hacia el Atlántico Sur.

Y la afluencia migratoria multicultural que siguió

En 1871, 164 familias polacas llegaron a Paraná, seguidas por genoveses y ucranianos, este último reforzado por dos oleadas distintas después del final de ambas Grandes Guerras.

Iglesia "ucraniana"

La Iglesia Ortodoxa de San Jorge, una de las varias construidas por la comunidad cristiana ortodoxa de la ciudad.

Durante estos períodos se asentaron más alemanes, suizos, eslavos, suecos y franceses, así como árabes del Líbano y Siria, holandeses, japoneses y españoles, por mencionar solo las comunidades más representadas.

El primero de los flujos supuso un estímulo decisivo para el aprovechamiento de la tierra fértil.

Los recién llegados lo plantaron con café, yerba mate y soja en vastas áreas incluso en el interior del estado.

La segunda ola y la reciente reversión de la migración

Curitiba se encuentra en lo alto de un gran cañón que apareció en la ruta que unía São Paulo con Rio Grande do Sul. En un momento en el que el café y la ganadería estaban emergiendo, también se convirtió en una parada ineludible para los gauchos y sus rebaños.

A mediados del siglo XIX, una nueva ola de portugueses se unió a los pioneros que habían ocupado la zona costera de Paranaguá. Se dirigieron al interior atraídos por el estímulo de los cafetales y se instalaron en las actuales áreas de Londrina, Maringá, Campo Mourão y Umuarana.

La ironía de las ironías es que, hoy, cuando nos encontramos con brasileños que se mudaron a Portugal hace veinte años, muchos de los que conocemos y hablamos vienen de ese mismo interior en Paraná, donde se limitaban a subsistir con cada vez más dificultades. :

"Oh tú sabes Iguazú, ¿También londinense? nos pregunta sorprendido el cajero de una de las fruterías del Benfica donde, durante el verano, nos abastecemos de vez en cuando. “Mira, he vivido toda mi vida en Londrina, tan cerca, y nunca he podido ir a Iguaçu…

Cuando tuvimos que decidir, Brasil entró en una grave crisis.

A pesar de que Curitiba estaba muy por encima de la mayoría del país, en ese momento ya teníamos conocidos en Lisboa. Lisboa dio más garantías ”.

Curitiba: ciudad con una de las mejores calidades de vida de Brasil

Más tarde, subimos a la torre panorámica y de telecomunicaciones de Telepar (hoy Oi, o incluso das Mercês) en compañía de un empleado de turismo local.

Ya orientada en términos profesionales, Delianne no rehuye elogiar el entorno urbano en el que creció, frente a la lógica de la cajera emigrante que conocimos en Portugal : “Es un lugar especial, Curitiba.

Casas de colores

Curitiba vista desde la torre panorámica de Telepar, ahora propiedad del operador Oi.

Quien logre hacer una buena vida aquí, es realmente afortunado. Ojalá todas las ciudades de Brasil fueran tan seguras y evolucionadas ".

Desvelamos la fachada de moderados rascacielos dispuestos de forma más o menos improvisada en el distrito comercial de casi megalópolis, la prueba más evidente de su ya larga prosperidad.

Desde esas alturas, también es fácil ver cómo los espacios verdes se han convertido en una especie de fetiche a expensas de la especulación urbana más salvaje.

Curitiba, Paraná, Jardín

Padre e hijo descansan a la sombra de uno de los numerosos jardines de la ciudad.

En ellos, más que encontrar simples retiros de ocio, los vecinos se acostumbraron a convivir con su pasado y el de sus conciudadanos.

Tanto el brasileño como el anterior.

Un legado cultural y étnico indígena de las cuatro esquinas del mundo

Dejamos el animado mercado de Bairro da Felicidade y nos dirigimos al enorme parque Tingui. El parque estaba dedicado al pueblo tupi-guaraní.

Prueba de ello es la estatua de bronce del cacique Tindiquera colocada junto a la puerta de entrada. La estatua reproduce al líder de la tribu Tingui ("narices afiladas") que controlaba la región cuando llegaron los primeros portugueses.

Este homenaje no invalida la presencia del Ucraniano Memorial, una iglesia ortodoxa de madera traída del interior del estado para honrar el flujo de inmigrantes ucranianos y que sus descendientes continúan visitando para dejar allí sus oraciones y mensajes escritos.

Curitiba, Paraná, Memorial de Ucrania

En los diferentes bosques circundantes nos encontramos con fenómenos similares atribuidos a las diferentes comunidades de la ciudad: ambos son “alemanes” y relatan la historia de la Hermanos Grimm, ya que se revelan como “italianos” y albergan una olla enorme de polenta, como la que hirvió en la feria Bairro da Felicidade.

También hay un portugués, armado con ocho pilares decorados con azulejos con versos de ilustres poetas de habla portuguesa de los siglos XVI al XX, que identifican a los PALOP.

Y un polaco, el caso del bautismo en honor del Papa Juan Pablo II tras su visita a la ciudad en 1980.

Los polos prolíficos de Curitiba y Paraná en general

Con el paso del tiempo y el desconocimiento del continente europeo, el curioso término fue adaptado por la gente para definir a los brasileños de cabello claro y ojos claros provenientes de Europa del Este, no necesariamente de Polonia.

El propio Clemente, el anfitrión con sangre y “canto” italiano que nos ayudó a explorar gran parte del estado de Paraná, utilizó el término para explicar la normalidad de familias que parecían haber salido de Kiev o Kaliningrado. “Oye, son polacos, ¿verdad?

Brasil no es solo descendiente tuyo, negro, indio y mulato. Los polacos del sur son así ".

Cuando el pretexto no es étnico, Curitiba construye y recalifica en nombre de las artes, si así se justifica, sin pretexto alguno, siempre que el trabajo contribuya a la dignificación de la ciudad y de la gente de Curitiba.

Opera de Arame, Niemeyer y el entorno futurista de Curitiba

Donde había una antigua cantera, el municipio construyó, en hierro y vidrio, la exuberante Ópera de Arame inspirada en la de París.

sujetado por varios alambres

Fin del día en la Ópera de Arame, una de las muchas obras arquitectónicas originales y emblemáticas de Curitiba.

Pasamos por el Jardín Botánico Fanchette Rischbieter, donde un invernadero reluciente es el corazón de un espacio de unas 25 hectáreas que concentra los atributos de la flora regional y las principales plantas de Brasil.

Y en el estilo atrevido que hizo famoso al autor, el museo Óscar Niemeyer - o “del ojo”, como se le conoce localmente - aparece semi-suspendido por su sofisticación arquitectónica.

arquitectura, arquitectura, diseño, obras arquitectónicas del mundo, arquitectos, arquitectos, arquitectura y diseño, arquitectura monumental

El Museo Oscar Niemeyer o el ojo del arquitecto como lo conocen más informalmente los curitiba.

Estos son algunos ejemplos.

La riqueza y el dinamismo de Curitiba parecen no tener límites. Como recompensa, en 2003, el UNESCO la eligió como la Capital Americana de la Cultura.

El premio actuó como un incentivo adicional. Desde entonces, muchas más obras y eventos han seguido justificando y dando sentido a los ajetreados días de los residentes que sostienen el quinto PIB más grande de Brasil.

Contando con las futuristas estaciones de metrobus donde esperamos, bien resguardados de la lluvia, con la cantidad de ciclistas que recorren la vasta red de carriles bici locales, sería más fácil decir que estábamos en el Japón o en Berlín que en la capital de un estado brasileño.

Histórico y menos histórico

Extremo contraste en la arquitectura del centro de la capital paranaense.

Curitiba es un caso aparte.

A diferencia de lo que sucedió con el vecino São Paulo, con Río de Janeiro y también con el más joven Brasilia, hasta hace unas décadas, Curitiba había crecido y llegaba a casi 2 millones de habitantes de manera casi inmaculada.

Hoy, a pesar de haber cedido a la presión poblacional y la invasión de algunas favelas, continúa destacándose por una calidad de vida y diversidad única en el territorio brasileño y que respeta su propio trasfondo histórico.

Curitiba, Paraná, panel de azulejos

La pintura de azulejos da más vida a Curitiba.

Entre tantos jardines y monumentos atrevidos, encontramos tiempo para pasar la Plaza Tiradentes, admirar la Catedral Metropolitana y continuar por el túnel peatonal hasta el antiguo Largo da Ordem.

Allí, muchos de los edificios centenarios de la ciudad han sido restaurados y mejorados, y el paseo marítimo negro sirve de base para otro mercado, este hermoso y amarillo.

dia de mercado

Los asistentes animan el mercado Largo da Ordem, una de las zonas más antiguas de Curitiba.

Es el color de la mayoría de casas que lo rodea y los puestos donde algunos vendedores instalan sus negocios, mucho más cómodos que decenas de otros vendedores de ropa y libros usados ​​que los exhiben directamente en el piso para consultarlos y negociar con cientos de ocupantes ilegales.

Al lado, una tienda nos distrae, por un momento, de la feria y su encantadora autenticidad.

El pavimento portugués que lo precede, su nombre y el mercado en el que se especializan, nos dicen, una vez más, mucho sobre Curitiba: “Gepetto: Juguetes”.

Cataratas del Iguazú, Brasil/Argentina

El tronar del Gran Agua

Después de un largo viaje tropical, el río Iguazú da el salto de los saltos. Allí, en la frontera entre Brasil y Argentina, se forman las cascadas más grandes e impresionantes de la faz de la Tierra.
Central Hidroeléctrica Binacional Itaipu, Brasil

Central Hidroeléctrica Binacional Itaipú: la Fiebre del Watt

En 1974, miles de brasileños y paraguayos acudieron en masa a la zona de construcción de la entonces presa más grande del mundo. 30 años después de la finalización, Itaipu genera el 90% de la energía de Paraguay y el 20% de la de Brasil.
Passo do Lontra, Miranda, Brasil

El Brasil inundado de Mato Grosso

Estamos en el extremo occidental de Mato Grosso do Sul, pero el "mato" en estos lados, es otra cosa. En una extensión de casi 200.000 km2, el Brasil aparece parcialmente sumergido, por ríos, arroyos, lagos y otras aguas dispersas en vastas llanuras aluviales. Ni siquiera el calor jadeante de la estación seca agota la vida y la biodiversidad de los lugares y fincas del Pantanal como la que nos acogió a orillas del río Miranda.
Manaus, Brasil

Los Saltos y Sobresaltos de la ex-Capital Mundial del Caucho

De 1879 a 1912, solo la cuenca del río Amazonas generó el látex que, de un momento a otro, el mundo necesitaba. De la nada, Manaos se convirtió en una de las ciudades más avanzadas de la Tierra. Pero un explorador inglés llevó el árbol al sudeste asiático y arruinó la producción pionera. Manaos volvió a demostrar elasticidad. Hoy en dia, és la ciudad más grande del Amazonas y la séptima de Brasil.

Florianópolis, Brasil

El legado azoriano del Atlántico sur

Durante el siglo XVIII, miles de isleños portugueses buscaron una vida mejor en los confines del sur de Brasil. En los pueblos que fundaron abundan las huellas de afinidad con los Azores.

Goiás Velho, Brasil

Un legado de la fiebre del oro

Dos siglos después del apogeo de la prospección, perdido en el tiempo y en la inmensidad del Planalto Central, Goiás estima a su admirable arquitectura colonial, la sorprendente riqueza que allí queda por descubrir.
Brasilia, Brasil

Brasilia: de la utopía a la capital y arena política de Brasil

Desde la época del Marqués de Pombal se hablava de trasladar la capital de Brasil al interior. Hoy, la ciudad quimera sigue pareciendo surrealista, pero dicta las reglas del desarrollo del país.
Pirenópolis, Brasil

Una polis en los Pirineos sudamericanos

Las minas de Nossa Senhora do Rosário da Meia Ponte fueron erigidas por pioneros portugueses, en el pico del ciclo del oroProbablemente por nostalgia, los emigrantes catalanes llamaron a las montañas locales Pirineos. En 1890, ya en una época de independencia e innumerables helenizaciones de sus ciudades, los brasileños bautizaran esta ciudad colonial de Pirenópolis.
Pirenópolis, Brasil

Cruzadas Brasileñas

Los ejércitos cristianos expulsaron a las fuerzas musulmanas de la Península Ibérica en el siglo XV pero, en Pirenópolis, en el estado brasileño de Goiás, los súbditos sudamericanos de Carlos Magno siguen triunfando.
Pirenópolis, Brasil

Cabalgata de fe

Introducida en 1819 por sacerdotes portugueses, la Fiesta del Divino Espírito Santo de Pirenópolis agrega una red compleja de celebraciones religiosas y paganas. Tiene una duración de más de 20 días, en su mayoría sobre la silla de montar.
Goiás Velho, Brasil

Vida y obra de una escritora marginada

Nacida en Goiás, Ana Lins Bretas pasó la mayor parte de su vida lejos de su castradora familia y de la ciudad. Regresada a sus orígenes, retrató la mentalidad prejuiciosa del campo brasileño.
Miranda, Brasil

Maria dos Jacarés: el Pantanal Alberga Criaturas Asi

Eurides Fátima de Barros nació en el interior de la comarca de Miranda. Hace 38 años, se mudó y a un pequeño negocio a lo largo de la carretera BR262 que cruza el Pantanal y ganó afinidad con los caimanes que vivían en su puerta. Disgustada de que, a veces, las criaturas allí fueran sacrificadas, comenzó a cuidarlas. Ahora conocida como Maria dos Jacarés, nombró a cada uno de los animales con el nombre de un jugador de fútbol o entrenador. También se asegura de que reconozcan sus llamadas.
Morro de São Paulo, Brasil

Un litoral divino de Bahía

Hace tres décadas, era solo una remota y humilde aldea de pescadores. Hasta que algunas comunidades post-hippies revelaron el retiro del Morro y lo promovieron a una especie de santuario playero.
Lençóis da Bahía, Brasil

La libertad pantanosa del Quilombo de Remanso

Los esclavos fugitivos han sobrevivido durante siglos alrededor de un humedal en Chapada Diamantina. Hoy, el quilombo de Remanso es un símbolo de su unión y resistencia, pero también de la exclusión por la que fueron votados.
Ilhabela, Brasil

Ilhabela: después del horror, la belleza atlántica

El noventa por ciento del bosque atlántico conservado, las cascadas idílicas y las playas suaves y salvajes hacen honor a su nombre. Pero si retrocedemos en el tiempo, también revelamos la horrible faceta histórica de Ilhabela.
Ilhabela, Brasil

En Ilhabela, camino a Bonete

Una comunidad de caiçaras descendientes de piratas fundó un pueblo en un rincón de Ilhabela. A pesar del difícil acceso, Bonete fue descubierta y considerada una de las mejores playas de Brasil.
Lençóis da Bahía, Brasil

Lençóis da Bahía: ni los diamantes son eternos

En el siglo XIX, Lençóis se convirtió en el mayor proveedor mundial de diamantes. Pero el comercio de gemas no duró como se esperaba. Hoy, la arquitectura colonial que heredó es su riqueza más preciada.
Isla de Marajó, Brasil

La Isla de los Búfalos

Un barco que transportaba búfalos desde India se habrá hundido en la desembocadura del río Amazonas. Hoy, la isla de Marajó que los acogió tiene una de las manadas más grandes del mundo. Brasil ya no seria lo mismo sin estos bovinos.
Chapada Diamantina, Brasil

Bahía de Gema

Hasta finales del sigloXIX, Chapada Diamantina era una tierra de inconmensurables prospecciones y ambiciones. Ahora que los diamantes son raros, los visitantes ansían descobrir sus mesetas y galerias subterráneas.
Manaus, Brasil

Al encuentro del Encuentro de las Aguas

El fenómeno no es único, pero en Manaos tiene una especial belleza y solemnidad. En cierto punto, los ríos Negro y Solimões convergen en el mismo lecho del Amazonas, pero en lugar de mezclarse inmediatamente, ambos caudales continúan uno al lado del otro. Mientras exploramos estas partes de Brasil, testimoniamos el enfrentamiento inusual del Encuentro de las Águas.
Rinoceronte, PN Kaziranga, Assam, India
Safari
PN Kaziranga, India

La fortaleza de los monoceros indios

Situado en el estado de Assam, al sur del gran Río Brahmaputra, PN Kaziranga ocupa una vasta área de pantano aluvial. Acoje dos tercios de los rinoceronte unicornio del mundo, alrededor de 100 tigres, 1200 elefantes y muchos otros animales. Presionado por la proximidad humana y la inevitable caza furtiva, este precioso parque solo no ha podido protegerse de las hiperbólicas inundaciones de los monzones y de algunas controversias.
Muktinath a Kagbeni, circuito de Annapurna, Nepal, Kagbeni
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna 14º - Muktinath a Kagbeni, Nepal

Al otro lado del Paso

Tras la exigente travesía de Thorong La, nos recuperamos en el acogedor pueblo de Muktinath. A la mañana siguiente volvimos a bajar. En el camino hacia el antiguo reino de Upper Mustang y el pueblo de Kagbeni que sirve como puerta de entrada.
sombra vs luz
Arquitectura y Diseño
Kyoto, Japón

El templo de Kioto renacido de las cenizas

El Pabellón Dorado se ha salvado de la destrucción varias veces a lo largo de la historia, incluso la de las bombas lanzadas por Estados Unidos. No resistió a la perturbación mental de Hayashi Yoken. Cuando lo admirámos, lucia como nunca.
lagunas y fumarolas, volcanes, PN tongariro, nueva zelanda
Aventura
Tongariro, Nueva Zelanda

Los volcanes de todas las discordias

A finales del siglo XIX, un jefe indígena cedió los volcanes del actual PN Tongariro a la corona británica. Hoy en día, una parte significativa del pueblo maorí reclama sus montañas de fuego a los colonos europeos.
Helado, Festival Moriones, Marinduque, Filipinas
Fiestas y Cerimónias
Marinduque, Filipinas

Cuando los Romanos invaden las Filipinas

Ni el Imperio de Oriente llegó tan lejos. Durante la Semana Santa, miles de centuriones se apoderan de Marinduque. Allí se recrean los últimos días de Longinus, el centurión que hirió JesuCristo y se ha convertido al Cristianismo.
Maniquíes y peatones reflejados.
Ciudades
Saint John's Antigua

La ciudad caribeña de San Juan

Situado en una cala frente a aquella donde el almirante Nelson fundó sus estratégicos Nelson Dockyards, Saint John se convirtió en el asentamiento más grande de Antigua y en un concurrido puerto de cruceros. Los visitantes que exploran más allá del artificial Heritage Quay descubren una de las capitales más genuinas del Caribe.
Fogón de Lola, comida rica, Costa Rica, Guápiles
Comida
Fogón de Lola, Costa Rica

El Sabor à Costa Rica de El Fogón de Lola

Como su nombre indica, el Fogón de Lola de Guápiles sirve platos preparados al fuego y al horno, según la tradición familiar costarricense. En particular, la familia de la tía Lola.
Maiko durante el espectáculo cultural en Nara, Geisha, Nara, Japón
Cultura
Kyoto, Japón

Supervivencia: el Último Arte de las Geishas

Han sido casi 100 pero los tiempos cambiaran. Las geishas están al borde de la extinción. Hoy, las pocas que quedan se ven obligadas a ceder ante la modernidad menos sutil y elegante de Japón.
Fuegos artificiales del 4 de julio-Seward, Alaska, Estados Unidos
Deportes
Seward, Alaska

El 4 de julio más largo

La independencia de Estados Unidos se celebra, en Seward, Alaska, de manera modesta. Aun así, el 4 de julio y su celebración parecen no tener fin.
De viaje
Viajes en Bote

Para Aquellos Hartos de Navegar en la Red

Súbete y déjate llevar por los imperdibles viajes en barco como el archipiélago filipino de Bacuit y el mar helado del golfo finlandés de Botnia.
Divas MALVADAS (E)
Etnico
Malé Maldivas

Las Maldivas en serio

Vista desde el aire, Malé, la capital de Maldivas, parece poco más que una muestra de isla abarrotada. Quien la visite no encontrará cocoteros tendidos, playas de ensueño, SPAs o piscinas infinitas. Se puede deslumbrar con la vida cotidiana autentica de las Maldivas que omiten los folletos turísticos.
fotografía de la luz del sol, sol, luces
Portafolio de fotos de Got2Globe
Luz Natural (Parte 2)

Un sol, tantas luces

La mayoría de las fotos de viajes se toman a la luz del sol. La luz del sol y el clima forman una interacción caprichosa. Aprenda a predecir, detectar y utilizar de la mejor manera.
Kronstadt Russia Autumn, propietaria del Bouquet
Historia
Kronstadt, Rusia

El otoño de la isla-ciudad rusa de todas las encrucijadas

Fundado por Pedro el Grande, se convirtió en el puerto y base naval que protegía a San Petersburgo y al norte de la Gran Rusia. En marzo de 1921, se rebeló contra los bolcheviques que había apoyado en la Revolución de Octubre. En este octubre que atravesamos, Kronstadt vuelve a estar cubierta del mismo amarillo exuberante de la incertidumbre.
Bonaire, isla, Antillas Holandesas, ABC, Caribe, Rincón
Islas
Rincon, Bonaire

El rincón pionero de las Antillas Neerlandesas

Poco después de la llegada de Colón a América, los castellanos descubrieron una isla caribeña a la que llamaron Brasil. Temerosos de la amenaza pirata, escondieron la primera aldea en un valle. Después de un siglo, los holandeses se apoderaron de esta isla y la rebautizaron como Bonaire. No borraron el nombre sin pretensiones de la colonia precursora: Rincón.
Era Susi remolcada por perro, Oulanka, Finlandia
Invierno Blanco
PN Oulanka, Finlândia

Un Lobo Poco Solitario

Jukka “Era-Susi” Nordman ha creado una de las jaurías de perros de trineo supremas del mundo. Se convirtió en uno de los personajes más icónicos de Finlandia, pero permanece fiel a su apodo ingles: Wilderness Wolf.
Pareja visitando Mikhaylovskoe, aldea donde el escritor Alexander Pushkin tenía una casa
Literatura
San Petersburgo e Mikhaylovkoe, Rusia

El escritor que sucumbió a su propia trama

Alexander Pushkin es aclamado por muchos como el más grande poeta ruso y el fundador de la literatura rusa moderna. Pero Pushkin también dictó un epílogo casi tragicómico a su prolífica vida.
Bandera Argentina en el lago-glaciar Perito Moreno-Argentina
Naturaleza
Perito Moreno, Argentina

El Glaciar Resistente

El calentamiento es supuestamente global, pero no en todas partes. En la Patagonia algunos ríos de hielo resisten. De vez en cuando el avance del Perito Moreno provoca colapsos que paralizan a Argentina.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Nube lenticular, Mount Cook, Nueva Zelanda.
Parques naturales
Mount Cook / Aoraki, Nueva Zelanda

El Monte Fura Nubes

Aoraki / Mount Cook puede estar muy por debajo del techo del mundo, pero es la montaña más alta e imponente de Nueva Zelanda.
Jeep cruza Damaraland, Namibia
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Damaraland, Namíbia

Namibia On the Rocks

Cientos de kilómetros al norte de Swakopmund, muchas más dunas icónicas de Swakopmund Sossuvlei, Damaraland alberga desiertos intercalados con colinas de roca rojiza, la montaña más alta y arte rupestre antiguo de la joven nación. los colonos sudafricanos nombraron a esta región en honor a los Damara, uno de los grupos étnicos de Namibia. Solo estos y otros habitantes prueban que se ubica en el planeta Tierra.
Visitantes a la casa de Ernest Hemingway, Key West, Florida, Estados Unidos
Personajes
Key West, Estados Unidos

El Recreo Caribeño de Hemingway

Effusivo como siempre, Ernest Hemingway llamó a Key West "el mejor lugar en el que he estado ...". En las profundidades tropicales de los Estados Unidos, encontró la evasión y la diversión loca y borracha. Y la inspiración para escribir con una intensidad a la altura.
El Nido, Palawan, la última frontera filipina
Playas
El Nido, Filipinas

El Nido, Palawan: La última frontera filipina

Uno de los paisajes marinos más fascinantes del mundo, la inmensidad de los escarpados islotes de Bacuit esconde llamativos arrecifes de coral, pequeñas playas y lagunas idílicas. Para descubrirlo, basta una Bangka.
Fort São Filipe, Cidade Velha, Isla de Santiago, Cabo Verde
Religion
Cidade Velha, Cabo Verde

Cidade Velha: la anciana de las Ciudades Tropico-Coloniales

Fue el primer asentamiento fundado por europeos abajo del Trópico de Cáncer. En tiempos cruciales para la expansión portuguesa a África y América del Sur y para el tráfico de esclavos que la acompañó, Cidade Velha se convirtió en un legado conmovedor pero inevitable de la génesis caboverdiana.

Ejecutivos dormir asiento de metro, dormir, dormir, metro, tren, Tokio, Japón
Sobre Raíles
Tokio, Japón

Los hipnopasajeros de Tokio

Japón es servido por millones de ejecutivos masacrados con ritmos de trabajo infernales y escasas vacaciones. Cada minuto de respiro en el camino al trabajo o al hogar les sirve para su inemuri, tomar una siesta en público.
patpong, go go bar, bangkok, mil una noches, tailandia
Sociedad
Bangkok, Tailandia

Mil y una noches perdidas

En 1984, Murray Head cantó la magia y la bipolaridad nocturna de la capital tailandesa en "Una noche en bangkokVarios años, golpes de estado y manifestaciones más tarde, Bangkok sigue sin dormir.
Devolución de monedas
Vida diaria
Dawki, India

Dawki, Dawki, Bangladesh a la vista

Descendimos de las tierras altas y montañosas de Meghalaya a las planuras al sur y abajo. Allí, la corriente translúcida y verde del Dawki forma la frontera entre India y Bangladesh. Bajo un calor húmedo que no hemos sentido en mucho tiempo, la frescura del río atrae a cientos de indios y bangladesíes à una escapada pintoresca.
Túnel de hielo, ruta del oro negro, Valdez, Alaska, EE.
Fauna silvestre
Valdez, Alaska

En la Ruta del Oro Negro

En 1989, el petrolero Exxon Valdez causó un desastre ambiental masivo. La embarcación dejó de surcar los mares, pero la ciudad víctima que le dio su nombre continúa en el la ruta del petróleo crudo del Océano Ártico.
The Sounds, Parque Nacional Fiordland, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Fiordland, Nueva Zelanda

Los fiordos de las antípodas

Un capricho geológico convirtió a la región de Fiordland en la más cruda e imponente de Nueva Zelanda. Año tras año, muchos miles de visitantes veneran el subdominio montañoso entre Te Anau y Milford Sound.