Matarraña a Alcanar, España

Una España medieval


Pareja gótica
Destacan las estatuas de la arquitectura gótica de la iglesia de Santa María Mayor, principal templo católico de Valderrobres.
Dorado de Matarraña
La iluminación nocturna resalta el oro de los edificios principales de la plaza central de Valderrobres.
un tema de tiempo
Visitante pasea por un ala sombreada del antiguo castillo de Valderrobres.
Gran La Fresneda
Casa densa y antigua que llena la suave pendiente en la que se instaló La Fresneda.
calle arriba
Idoso lucha por subir una fuerte pendiente en Valderrobres.
por el rio
Balcones típicos de las casas a orillas del río Valderrobres.
fe en las alturas
La Ermita de Santa Bárbara, en las inmediaciones de La Fresneda.
Comercio protegido
Vendedor y cliente en una tienda de abarrotes tradicional llamada M.Manero, en La Morella.
Formas de oveja
Rebaño de ovejas compactas pasta en las inmediaciones de La Fresneda.
poder en las alturas
El castillo medieval se superpone a las antiguas casas de La Morella, ciudad amurallada de la comunidad valenciana.
Valderrobenses de lejos
Dos emigrantes ecuatorianos residentes en Valderrobres toman el sol en el puente medieval del pueblo.
En Maestrazgo
Acantilados elevados de El Maestrazgo, en el interior de la provincia de Aragón.
puesta de sol salada
Termina el día y las grandes marismas que rodean Alcanar se tiñen de rosa.
Urbanismo de la Edad Media
Casario de Valderrobres coronado por su edificio medieval más imponente, el castillo.
Gran La Fresneda II
Un tramo de casas densas y antiguas que llena la suave pendiente sobre la que se instaló La Fresneda.
aragón en llamas
El sol se pone con gran impacto cromático sobre la superficie rocosa de El Maestrazgo, en el sur de Aragón.

De Viaje por las tierras de Aragón y Valencia, nos topamos con torres y almenas de casario que llenan las laderas. Kilómetro tras kilómetro, estas visiones resultan tan anacrónicas como fascinantes.

Hay que contar el kilómetro cero de un viaje a una antigua estación de tren. El privilegio fue para La Parada del Compte, cerca de la Torre del Compte, que, en 1973, después de casi dos siglos de recibir el tren de La Val de Zafán, se decoró con un cartel “Estación cerrado a la circulación”Y condenado al abandono.

Como en Portugal, España, estas injusticias ferroviarias habían pasado a la historia desde hacía mucho tiempo, pero mientras paseaban por la comarca del Matarraña, José Maria Naranjo y Pilar Vilés se detuvieron en la zona, se maravillaron del paisaje circundante y aprovecharon la oportunidad. El propio José María formó parte de una cuarta generación de trabajadores ferroviarios. Cuando se enteró de la liquidación llevada a cabo por RENFE y con algún apoyo del Gobierno de Aragón, se puso en marcha a toda velocidad por el proyecto de transformar próximamente la ruina en una estación de los sentidos.

El encuadre natural ayudó. El nuevo hotel Parada del Compte está rodeado de flora y fauna mediterránea, refrescado por la Ribeira del Matarraña que mantiene los campos verdes y sacia la sed de los rebaños que suelen visitarlos. Las vistas más lejanas tampoco se quedan atrás. Al sureste, extensos olivares y pinares. Al sur, el pueblo de Torre del Compte y los Ports de Beceit-Tortosa, una sierra accidentada.

A pesar del confort físico y espiritual que brindaba la Parada del Compte, era hora de retomar la ruta. El viaje en el que nos habíamos embarcado era otro, hecho en el tiempo. A nuestro alrededor nos esperaba la comarca del Matarraña, reducto medieval regado por el río homónimo y sus afluentes en tierras de olivos y almendros que se empeñaban en resistir la invasión del gran público español.

El motor del automóvil ni siquiera se calienta cuando la primera parada está justificada. Tenemos la Torre del Compte por delante y, incluso sin doncella a la que salvar, parece imposible escapar a la apelación.

El pueblo aparece, como en equilibrio, sobre una pendiente de 500 metros de altura. Conserva buena parte de su recinto amurallado y una de las seis primitivas puertas de acceso. Una de estas puertas, San Roque, conduce al calle con el mismo nombre, una de las más bonitas del pueblo, bordeada por casas señoriales encaladas y plantas superiores con galerías arqueadas.

La recorrimos de principio a fin, pasando por un vendedor de frutas y verduras, la fachada de la iglesia y otras menos imponentes. Tras arriesgarnos en un desvío, encontramos el mirador que buscábamos, sobre el valle del río Matarraña. Apreciamos el paisaje cuando un lugar nos pregunta: “¿Allí también hay sequía?”.

en estos pueblos, la noticia salta de balcón en balcón y la información que nos dieron los portugueses, hace media hora, en una breve conversación a la entrada del pueblo, casi nos adelanta camino al otro extremo. "Es más o menos como aquí". nosotros reciprocamos. Por ahora, nada especial. Cuando nos acerquemos al verano se verá ”. La respuesta pareció dejar intrigado al interlocutor.

Volvemos al asfalto con el plan de visitar la capital de la comarca, Valderrobres, no sin antes hacer una parada estratégica en La Fresneda. El tramo es corto pero confirma que, por estos lados, el campo y los pueblos todavía tienen espacios propios. Vamos a donde vayamos, curva tras curva, huertas interminables y más olivares y almendros. Aparte, como quien no tiene nada que ver con el entorno bucólico y simplemente sigue escudriñando el horizonte en busca de ejércitos infieles, están los fuertes, las torres de las iglesias y sus casas. 

La Fresneda resultó de la convivencia de las órdenes militares del Temple y Calatrava y la monja de los Mínimos, en un territorio donde, a pesar de la presencia de la Santa Inquisición, también acabaron encajando musulmanes y judíos.

Al lado de toda su belleza, grandeza y autenticidad histórica, de ese pasado de frágil separación entre la luz y la oscuridad, todavía hay una atmósfera mística. Se cobija en las distintas iglesias y en la ermita de Santa Bárbara (aislada en un desierto y protegida por cipreses centenarios) y alcanza su apogeo en la Casa Consistorial, cuyos niveles inferiores esconden la prisión más terrorífica de la región. Es una clasificación que solo se desprecia hasta que se conoce que sus mazmorras están formadas por varios niveles interconectados por una trampilla, por donde los verdugos arrojaban a los prisioneros, desde una gran altura, a la parte más profunda. Aquí, el famoso "No esperaba el español Inquisición”De la compañía Monty Python, tendría aún menos sentido. 

Regresamos a la luz y al camino. Poco después, vislumbramos los contornos elevados del inevitable castillo e iglesia locales. Además de la capital, Valderrobres es el corazón de la comarca. La ciudad está dividida en dos por el mismo Matarraña que nos ha ido acompañando. En una orilla se encuentra el casco antiguo monumental, en la otra, el moderno anexo. Junto a ellos se encuentra un elegante puente de piedra que conduce a la puerta de la fortaleza, donde se detecta fácilmente una doble función.

Sobre el arco, en su hornacina de piedra, se encuentra un peregrino de San Roque que, con la rodilla izquierda descubierta (signo del saber gnóstico), recibe desde hace siglos a los que vienen. Unos metros más arriba, hay un estrangulador de perro, estratégicamente colocado para que la compañía desmotiva a los ejércitos enemigos, sean fieles o infieles. Todo indica que, en estos tiempos de paz y turismo, es el santo quien más trabajo tiene. Tras pasar la puerta, descubres la Plaza Mayor y, en ella, terrazas llenas de visitantes y gente de Valderrobres en plena fiesta.

Al lado se encuentra la Fonda de la Plaza, una típica posada-restaurante donde Trini Gil y Sebastian Gea continúan haciendo honor a la tradición centenaria de la fonda (una especie de posada medieval) y el título de edificio más antiguo de Valderrobres. Como cualquier nativo estaría dispuesto a confirmar, cumplen perfectamente su propósito. "¡Todos los días, servimos bandejas interminables de los mejores manjares del condado!" El menú deja muy claro de qué están hablando: cono en escabeche, lomo rellena o solomillo asado que, si el cliente está de acuerdo, se van acompañados de los mejores vinos de la región y son seguidos de divinos postres: almendrats, casquetes o melocotón al vino.

Para llevar al extremo el precio de este genuino restaurante, conviene aclarar que, en el Matarraña, las fondas son casi una institución. Con el tiempo, siempre ocuparon lugares en la base de las aldeas, donde evitaron a los viajeros las empinadas subidas y aseguraron calor, buena comida y compañía.

Dejamos atrás la Plaza Mayor y nos adentramos en los callejones de Valderrobres que se alternan con escaleras de camino a la cima de la pendiente. Unos pocos pasos más y aparece la cima, aplastada por la presencia dominante del castillo-palacio y la iglesia gótica de Santa María. Llegamos justo a tiempo para un recorrido sin guía, enriquecido por una puesta de sol sin ceremonias. Con el final del día, el palacio cierra. 

Por la noche, pasamos por Fuentespalda hacia Monroyo. Nueve kilómetros después, cortamos hacia Rafales. Como esperábamos, Ráfales resulta ser otro pueblo en lo alto de un cerro, con un casco antiguo inmaculado, en el que destacan la Plaza Mayor, iglesias y una Casa Consistorial con más calabozos. 

Todo lo que es demasiado te enferma y, como tal, a la mañana siguiente decidimos explorar un poco los alrededores del campo. Cruzamos el pueblo con el objetivo para mirar el límite de El Estrecheces, una impresionante masa de roca, de esas que solo los escaladores saben apreciar. De donde somos, ver entre sí los acantilados, pero la distancia los priva de grandeza. Cambiamos de planes. decidimos irnos Matarraña y vamos directo para esto Morella, provincia de Castellón. SInuous, este camino atraviesa densos pinares y, más adelante, tiene que superar las cuestas del El maestrazgo, en una zona que la altitud se vuelve fría e inhóspita.

Después de una larga subida, 25 km después de Monroyo, finalmente se encuentra con lo que, en el desierto, podría ser un espejismo. A más de 1000 metros sobre el nivel del mar, como en lo alto de una colina, se encuentra un tosco castillo con varios niveles de murallas que se adaptan a las formas de una base rocosa. 

Nos vemos obligados a reconocer que, de esta manera, la descripción no se había alejado lo suficiente de lo que habíamos venido a encontrar, y cuya repetición nos hizo apresurar la visita de Rafale. Sin embargo, debido a la épica suntuosidad del encuadre, Morella logró activar, una vez más, la imaginación medieval.  

Ja pie, à A medida que nos acercábamos a las murallas, no pudimos resistirnos a echar un vistazo a los ejércitos moros en los innumerables recorridos en autobús recién llegados. Aceleramos el paso para ver si aún podíamos apreciar la ciudad antes de la invasión.

Destacan las diferencias. Quizás debido a la mayor dominación musulmana (hasta 1232), las casas son blancas y, debido a que la pendiente se extiende suavemente, las calles y plazas son algo más anchas y aireadas. También puedes sentir el dedo del turismo. Al contrario de lo que ocurría en el Matarraña, las tiendas de recuerdos no falta. Echamos un vistazo a las postales. Hay uno en particular que nos llama la atención: Morella nevada. Parece doblemente fascinante. Empezamos a hacer magia con un regreso invernal. “La zona es alta y helada la mayor parte del año. Atraparlo con nieve no debería ser complicado ". Es otro proyecto para volver a la lista. Esto debería ir allí para el quincuagésimo lugar. Aun así, nunca se sabe.

Volviendo a la realidad, nos encontramos con que es hora de volver a cambiar de aires. La última noche estaba programada para la costa. Desde Morella hasta allí recorrimos 65 km que solo paramos una o dos veces para fotografiar desde el costado de la carretera. Nos dirigimos hacia Vinaròs cuyo centro evitamos y continuamos hacia Alcanar. En el km 1059 de tal Ruta N-340, nos encontramos con el pequeño cartel de Finca Tancat de Codorniu. El desvío conduce a un mar de naranjos que oscurecen la vista del Mediterráneo y todo lo demás, pero la estrecha carretera nos deja en el lugar indicado. Terminamos entrando en una antigua casona veraniega propiedad de Alfonso XII, un borbón que, en el siglo XIX, adquirió el sobrenombre de Pacificador.

La España medieval nos había dejado de rodillas. Seguimos el lema del rey y nos dedicamos a la paz y el descanso. 

Grande Zimbabue

Gran Zimbabwe, misterio sin fin

Entre los siglos XI y XIV, los pueblos bantú construyeron lo que se convirtió en la ciudad medieval más grande del África subsahariana. A partir de 1500, con el paso de los primeros exploradores portugueses que llegaron desde Mozambique, la ciudad ya estaba en decadencia. Sus ruinas, que inspiraron el nombre de la actual nación de Zimbabue, tienen muchas preguntas sin respuesta.  

Valencia a Xàtiva, España

Del Otro Lado de Iberia

Dejando de lado la modernidad valenciana, exploramos los escenarios naturales e históricos que la "comunidad" comparte con el Mediterráneo. Cuanto más viajamos, más nos seduce su brillante vida.

La Palma, Islas CanáriasEspaña

El más mediático de los cataclismos por Acontecer

La BBC informó que el colapso de una ladera volcánica en la isla de La Palma podría generar un mega-tsunami. Siempre que aumenta la actividad volcánica de la zona, los medios aprovechan la oportunidad para asustar al mundo.
Fortalezas

El mundo por defender: castillos y fortalezas que resisten

Bajo la amenaza de enemigos desde el fin de los tiempos, los líderes de pueblos y naciones construyeron castillos y fortalezas. Por todo el lugar, monumentos militares como estos siguen resistiendo.
Magome Tsumago, Japón

Magome a Tsumago: el camino abarrotado hacia el Japón medieval

En 1603, el shogun Tokugawa dictó la renovación de un antiguo sistema de carreteras. Hoy, el tramo más famoso de la ruta que unía Edo con Kioto es recorrido por una turba ansiosa por evasión.
Fuerteventura, Islas Canarias, España

La (a) Ventura Atlántica de Fuerteventura

Los romanos conocían las Canarias como las islas afortunadas. Fuerteventura conserva muchos de los atributos de aquella época. Sus playas perfectas para el windsurf y el surf de vela o simplemente para bañarse, justifican sucesivas “invasiones” de los hambrientos de sol del norte. En el interior volcánico y accidentado, permanece el bastión de las culturas indígenas y coloniales de la isla. Empezamos a desenredarlo por su largo sur.
Lanzarote, Islas Canarias

A César Manrique lo que es de César Manrique

Por sí sola, Lanzarote siempre sería una Canaria en sí misma, pero es casi imposible explorarla sin descubrir el genio inquieto y activista de uno de sus hijos pródigos. César Manrique falleció hace casi treinta años. La prolífica obra que dejó brilla sobre la lava de la isla volcánica que lo vio nacer.
El Hierro, Islas Canárias

El borde volcánico de Canarias y el Viejo Mundo

Hasta que Colón llegó a América, El Hierro fue visto como el umbral del mundo conocido y, durante un tiempo, el Meridiano que lo delimitaba. Medio milenio después, la última isla occidental de las Canarias sigue herviendo de un vulcanismo exuberante.
La Graciosa, Islas Canarias

La Más Graciosa de la Islas Canarias

Hasta 2018, la más pequeña de las Canarias habitadas no contaba para el archipiélago. Al llegar a La Graciosa, descubrimos el encanto insular de la ahora octava isla.
PN Timanfaya, Lanzarote, Islas Canárias

PN Timanfaya y las Montañas de Fuego de Lanzarote

Entre 1730 y 1736, de la nada, decenas de volcanes de Lanzarote entraron en erupción sucesivamente. La enorme cantidad de lava que lanzaron enterró varias aldeas y obligó a casi la mitad de los habitantes a emigrar. El legado de este cataclismo es el escenario marciano actual del exuberante PN Timanfaya.
Tenerife, Islas Canárias

El Volcán que Asombra el Atlántico

Con 3718 m, El Teide es el techo de Canarias y España. No solo. Si se mide desde el fondo del océano (7500 m), solo dos montañas son más pronunciadas. Los indígenas guanches la consideraban el hogar de Guayota, su diablo. Cualquiera que viaje a Tenerife sabe que el viejo Teide está en todas partes.
La Palma, Islas Canárias

La Isla Bonita de Canarias

En 1986, Madonna Louise Ciccone lanzó un éxito que popularizó la atracción que ejercía una isla imaginaria. Cayo Ambergris, en Belice, cosechó beneficios. A este lado del Atlántico, los palmeros así ven su verdadera e deslumbrante Canaria.
Vegueta, Gran Canária, Islas Canárias

Por el Corazón de las Canarias Reales

El antiguo y majestuoso barrio de la Vegueta de Las Palmas se destaca en la larga y compleja hispanización de Canarias. Después de un largo período de expediciones nobles, comenzó allí la conquista definitiva de Gran Canaria y del resto de islas del archipiélago, bajo el mando de los monarcas de Castilla y Aragón.
Tenerife, Islas Canárias

Por el Este de la isla de la Montaña Blanca

La casi triangula Tenerife tiene un centro dominado por el majestuoso volcán Teide. Pero, en su extremo oriental, hay otro dominio accidentado, aún así, el lugar de la capital de la isla y de otros pueblos ineludibles, con bosques misteriosos e increíbles costas abruptas.
Gran Canária, Islas Canárias

Gran (diosas) Canária (s)

Es solo la tercera isla más grande del archipiélago. Impresionó tanto a los navegantes y colonos europeos que se acostumbraron a tratarlo como la suprema.
Lanzarote, Islas Canárias, España

La Jangada de Basalto de José Saramago

En 1993, frustrado por el desprecio del gobierno portugués por su obra “El Evangelio Según Jesucristo"”, Saramago se traslada con su mujer Pilar del Río a Lanzarote. De vuelta a esta isla canaria un tanto extraterrestre, volvimos a encontrar su hogar. Y el refugio de la censura al que se vio abocado el escritor.
Jabula Beach, Kwazulu Natal, Sudáfrica
Safari
Santa Lucía, Sudáfrica

Una África tan salvaje cuanto Zulúe

En la eminencia de la costa de Mozambique, la provincia de KwaZulu-Natal es el hogar de una Sudáfrica inesperada.Las playas desiertas llenas de dunas, vastos pantanos estuarinos y colinas cubiertas de niebla llenan esta tierra salvaje bañada por el Índico. Lo comparten los súbditos de la siempre orgullosa nación zulú y una de las faunas más prolíficas y diversas del continente africano.
Rebaño en Manang, circuito de Annapurna, Nepal
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 8 ° Manang, Nepal

Manang: la Última Aclimatación en la Civilización

Seis días después de dejarmos Besisahar, finalmente llegamos a Manang (3519m). Situada al pie de las montañas Annapurna III y Gangapurna, Manang es la civilización que mima y prepara a los excursionistas para el siempre temido cruce del desfiladero Thorong La (5416 m).
Estatua de la Madre Armenia, Ereván, Armenia
Arquitectura y Diseño
Ereván, Armenia

Una capital entre Oriente y Occidente

Heredera de la civilización soviética, alineada con el gran Rusia, Armenia se deja seducir por las formas más democráticas y sofisticadas de Europa Occidental. En los últimos tiempos, los dos mundos han chocado en las calles de tu capital. Desde la disputa popular y política, Ereván dictará el nuevo rumbo de la nación.
Mushing completo para perros
Aventura
Seward, Alaska

El Mushing Estival de Alasca

Hace casi 30 grados y los glaciares se están derritiendo. En Alaska, los empresarios tienen poco tiempo para enriquecerse. Hasta finales de agosto, el mushing de perros no puede detenerse.
Día de Australia, Perth, bandera australiana
Fiestas y Cerimónias
Perth, Australia

Día de Australia: En honor a la Fundación, de Luto por la Invasión

26/1 es una fecha polémica en Australia. Mientras que los colonos británicos lo conmemoran con barbacoas y mucha cerveza, los aborígenes celebran el hecho de que no los han aniquilado por completo.
Kronstadt Russia Autumn, propietaria del Bouquet
Ciudades
Kronstadt, Rusia

El otoño de la isla-ciudad rusa de todas las encrucijadas

Fundado por Pedro el Grande, se convirtió en el puerto y base naval que protegía a San Petersburgo y al norte de la Gran Rusia. En marzo de 1921, se rebeló contra los bolcheviques que había apoyado en la Revolución de Octubre. En este octubre que atravesamos, Kronstadt vuelve a estar cubierta del mismo amarillo exuberante de la incertidumbre.
Comida
comida mundial

Gastronomía sin fronteras ni prejuicios

Cada pueblo, sus recetas y manjares. En ciertos casos, los mismos que deleitan a naciones enteras repelen a muchos otros. Para quienes viajan por el mundo, el ingrediente más importante es una mente muy abierta.
Cultura
Pueblos del Sur, Venezuela

Los Pauliteiros de Mérida, sus danzas y compañía

Desde principios del siglo XVII, con los pobladores hispanos y, más recientemente, con los emigrantes portugueses, las costumbres y tradiciones bien conocidas en la Península Ibérica y, en particular, en el norte de Portugal, se consolidaron en los Pueblos del Sur.
árbitro de combate, pelea de gallos, filipinas
Deportes
Filipinas

Cuando solo las peleas de gallos despiertan Filipinas

Prohibidas en gran parte del Mundo, las peleas de gallos prosperan en Filipinas donde mueven millones de personas y de pesos. A pesar de sus eternos problemas, es el sabong que más estimula a la nación.
Erika Madre
De viaje
Filipinas

Los Dueños de las Carreteras Filipinas

Con el final de la Segunda Guerra Mundial, los filipinos transformaron miles de jeeps estadounidenses abandonados y crearon el sistema de transporte nacional. Hoy, los exuberantes jeepneys dominan el asfalto de la nación.
Etnico
muestra

El Mundo en Escena

Por todo el Mundo, cada nación, región, pueblo y hasta barrio tiene su cultura. En viaje, nada és más gratificante que admirar, al vivo y in loco, lo que las hace únicas.
Portafolio de fotos de Got2Globe
Portafólio Got2Globe

La Vida allá Afuera

marcha patriota
Historia
Taiwán

Hermosa pero Insegura

Los navegantes portugueses no podían imaginar el embrollo reservado para Formosa. Casi 500 años después, aunque no esté segura de su futuro, Taiwán prospera. En algún lugar entre la independencia y la integración en la Gran China.
Roça Bombaim, Roça Monte Café, isla de Santo Tomé, bandera
Islas
Centro de São Tomé, São Tomé e Príncipe

De Roça a Roça, Hacia el Corazón Tropical de São Tomé

En el camino entre Trindade y Santa Clara, nos topamos con el aterrador pasado colonial de Batepá. Al pasar por las roças de Bombaim y Monte Café, la historia de la isla parece haberse diluido en el tiempo y en la atmósfera clorofílica de la selva santomense.
Costa, fiordo, Seydisfjordur, Islandia
Invierno Blanco
Seydisfjordur, Islandia

Del Arte de la Pesca a la Pesca del Arte

Cuando los armadores de Reykjavik compraron la flota pesquera de Seydisfjordur, el pueblo tuvo que adaptarse. Hoy, captura a los discípulos del arte de Dieter Roth y otras almas bohemias y creativas.
Baie d'Oro, Île des Pins, Nueva Caledonia
Literatura
Île-des-Pins, Nueva Caledonia

La isla que Usurpó el Paraíso

En 1964, Katsura Morimura deleitó a Japón con una novela de tono turquesa desarollada en la isla de Ouvéa. Pero la vecina Île-des-Pins se apoderó del título "La Isla Más Cercana al Paraíso" y sigue seducindo a más visitantes.
Parque Terra Nostra, Furnas, São Miguel, Azores, Portugal
Naturaleza
Vale das Furnas, São Miguel

El Calor Azoriano del Vale das Furnas

Nos sorprendió, en la isla más grande de las Azores, una caldera llena de pequeñas granjas, masiva y profunda hasta el punto de albergar dos volcanes, una enorme laguna y casi dos mil habitantes de São Miguel. Pocos lugares en el archipiélago son, al mismo tiempo, tan grandiosos y acogedores como el verde y humeante Vale das Furnas.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Alturas tibetanas, mal de altura, montaña prevenir para tratar, viajar
Parques naturales

Mal de Montaña: no es malo. ¡Apesta!

Al viajar, sucede que nos encontramos ante la falta de tiempo para explorar un lugar tan imperdible como alto. La medicina y las experiencias previas con Altitude Evil dictan que no debemos arriesgarnos a ascender apresuradamente.
on Stage, Antigua, Guatemala
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Antigua, Guatemala

Guatemala hispana en la moda de Antigua

En 1743, varios terremotos arrasaron una de las ciudades coloniales pioneras más encantadoras de América. Antigua se ha regenerado pero conserva la religiosidad y el drama de su pasado épico-trágico.
La máscara del Zorro en exhibición en una cena en la Pousada Hacienda del Hidalgo, El Fuerte, Sinaloa, México
Personajes
El fuerte, Sinaloa, México

La Cuna del Zorro

El Fuerte es una ciudad colonial en el estado mexicano de Sinaloa. En su historia quedará registrado el nacimiento de Don Diego de La Vega, se dice que en una casona del pueblo. En su lucha contra las injusticias del yugo español, Don Diego se transformó en un esquivo enmascarado. En El Fuerte siempre tendrá lugar el legendario “El Zorro”.
La Digue, Seychelles, Anse d'Argent
Playas
La Digue, Seychelles

Monumental Granito Tropical

Las playas escondidas por una exuberante jungla, hechas de arena coralina bañada por un mar turquesa-esmeralda son todo menos raras en el Océano Índico. La Digue se recreó a sí misma. Alrededor de su costa, brotan enormes rocas que la erosión ha esculpido como un tributo del tiempo a la Naturaleza.
Maksim, pueblo Sami, Inari, Finlandia-2
Religion
Inari, Finlândia

Los Guardianes de la Europa Boreal

Discriminado durante mucho tiempo por los colonos escandinavos, finlandeses y rusos, el pueblo sami recupera su autonomía y se enorgullece de su nacionalidad.
Tren del Fin del Mundo, Tierra del Fuego, Argentina
Sobre Raíles
Ushuaia, Argentina

Última Estación: El Fin del mundo

Hasta 1947, el Tren del Fin del Mundo realizaba innumerables viajes para que los prisioneros del penal de Ushuaia cortasen leña. Hoy, los pasajeros son otros, pero ningún otro tren pasa más al sur.
Kente Festival Agotime, Ghana, oro
Sociedad
De Kumasi a Kpetoe, Gana

Un viaje-celebración de la moda tradicional de Ghana

Después de un tiempo en la gran capital ashanti de Ghana ashanti Cruzamos el país hasta la frontera con Togo. Las razones de este largo viaje fueron el kente, una tela tan venerada en Ghana que varios jefes tribales le dedican un suntuoso festival.
rebaño, fiebre aftosa, carne débil, colonia pellegrini, argentina
Vida diaria
Colonia Pellegrini, Argentina

Cuando la carne es débil

Es bien conocido el inconfundible sabor de la carne argentina. Pero esta riqueza es más vulnerable de lo que se cree. La amenaza de la fiebre aftosa, en particular, mantiene sobre brasas a las autoridades y a los productores.
Refugio Gandoca Manzanillo, Bahía
Fauna silvestre
Gandoca-Manzanillo (Refugio de Vida Silvestre), Costa Rica

El Escondite Caribeño de Gandoca-Manzanillo

En el fondo de su costa sureste, en las afueras de Panamá, la nación “tica” protege un trozo de selva, pantanos y el mar Caribe. Además de un providencial refugio de vida silvestre, Gandoca-Manzanillo es un impresionante edén tropical.
Costa de Napali y Cañón de Waimea, Kauai, Hawai Arrugas
Vuelos Panorámicos
Napali Coast, Hawai

Las Arrugas deslumbrantes de Hawaii

Kauai es la isla más verde y lluviosa del archipiélago hawaiano. También la más antigua. Mientras exploramos su costa de Napali por tierra, mar y aire, nos sorprende ver cómo el paso de los milenios solo la ha favorecido.