Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal 

La Punta Leste, algo Extraterrestre de Madeira


cola de barco
Una lancha rápida viaja a lo largo de la costa sur de Ponta de São Lourenço.
exuberante flora
Uno de los pocos ejemplos de planta verde.
islote del faro
El faro de São Lourenço, coronando el Ilhéu do Farol.
fin-sao-lourenco-madeira-portugal-costa-norte
Carretera que conduce al norte desde Ponta de São Lourenço, con vistas a la costa norte de Madeira.
Ponta de São Lourenço
La caprichosa forma de Ponta de São Lourenço.
Vista compartida
Los excursionistas toman un descanso en la ruta PR8 desde Madeira para admirar la costa norte de Ponta de São Lourenço.
pesca bendita
Pesca artesanal en la costa sur de Ponta de São Lourenço.
Roca elefante
Una roca en forma de paquidermo entre Caniçal y Ponta de São Lourenço.
El muelle de la sardina
Cais do Sardinha y su playa rocosa.
paraíso inaccesible
Mar esmeralda y cristalino en la costa norte de Ponta de São Lourenço.
En camino
Walker recorre el itinerario PR 8 a lo largo del borde oriental de la isla de Madeira.
Aterrizaje
Ave marina que se posa sobre una cresta basáltica.
Colonia de acantilados rojos
Acantilados afilados frente a la costa norte de Ponta de São Lourenço.
Inusual, con tonos ocres y tierra cruda, Ponta de São Lourenço es a menudo la primera vista de Madeira. Cuando la recorremos, nos fascina, sobre todo, lo que la más tropical de las islas portuguesas no suele ser.

Los primeros días de la actual pandemia y sus encierros se estaban produciendo cuando la noticia de una evasión indebida se destacó sobre el resto.

Cristiano Ronaldo se había ido a Madeira unos días.

Con la isla y todo Portugal confinados, publicó fotos de sí mismo con su pareja e hijo en una gira por Ponta de São Lourenço.

Su capricho, entonces más reciente, suscitó una digna polémica, aun así, lejos de la excentricidad geológica de la extravagante península que le acogía.

Elephant Rock, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

Una roca en forma de paquidermo entre Caniçal y Ponta de São Lourenço.

El primer y extraño avistamiento de la isla de Madeira

Al pasar, si se distraen, los que llegan en ferry desde la vecina isla de Porto Santo se le puede hacer pensar que nunca abandonó el punto de partida.

Ponta de São Lourenço está mucho más en consonancia con Porto Santo o las Desertas que con la verde, en algunos puntos, la exuberante Madeira.

Y, sin embargo, lo encierra como un apéndice oriental, sinuoso y extraño, que el extremo opuesto de la isla no tiene igual.

Ponta de Sao Lourenço, Madeira, Portugal

La caprichosa forma de Ponta de São Lourenço.

En nuestro caso, partimos de capitalfunchal. Pasando Machico, la vista del complejo portuario e industrial de Caniçal nos deja aprensivos.

Alrededor de Quinta do Lorde, dejamos atrás el último vestigio de civilización poblada.

Costa Norte, Madeira, Portugal

Carretera que conduce al norte desde Ponta de São Lourenço, con vistas a la costa norte de Madeira.

Una rotonda que alberga una frondosa palmera y una casa móvil que sirve comida y bebida marca el límite de la carretera.

A partir de ahí, a lo largo de 9 km, Ponta de São Lourenço asume los colores y las formas que le dio su geología volcánica y prehistórica.

Se revela y deslumbra por la Naturaleza.

Andadores, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

Los excursionistas toman un descanso en la ruta PR8 desde Madeira para admirar la costa norte de Ponta de São Lourenço.

PR8 - Un sendero por encima y por debajo de Ponta de São Lourenço

El carril que surca recibió el código PR8. Comienza curvando la media ladera, sobre el Atlántico terso y cristalino de Baía d'Abra.

Luego, baja a un lugar estrecho cerrado por Praia de São Lourenço.

Sin embargo, se desvía en la dirección opuesta.

Allí nos deja en un mirador orientado al norte que muestra un fuerte de islotes y rocas exuberantes, castigado sin piedad por el mar del norte.

Acantilados, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

Acantilados afilados frente a la costa norte de Ponta de São Lourenço.

Incluso a la sombra, nos impresiona la magnificencia de la cala que se extiende desde allí hasta la especie de cabo de Ponta do Rosto.

Sus acantilados se elevan otros cien metros sobre el mar.

En varios puntos, la pista avanza sobre el filo de la navaja desde estas alturas. Renueva una inesperada sensación de vértigo.

En zigzag, descendemos al istmo poco profundo, curvo y sombrío donde el “Mar del Norte” casi se funde con el Sur.

El extremo opuesto nos sitúa en la base de la cuasi-isla que sigue.

Barco de pesca, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

Pesca artesanal en la costa sur de Ponta de São Lourenço.

Hacía tiempo que vislumbrábamos un diminuto oasis, un palmeral tan verde como fuera de contacto.

Unos cientos de pasos más adelante, nos dimos cuenta de que daba sombra a la famosa Casa do Sardinha, bar, restaurante, centro de actividades y recuperación de energía.

Para muchos, la principal razón de ser de la caminata.

Casa do Sardinha, el corazón logístico de Ponta de São Lourenço

El nombre del establecimiento sigue siendo ese porque con los años se fue dando a conocer.

Ambos fueron legados por los antiguos dueños de aquellas tierras, ganaderos, como atestiguan las piedras de corral que allí aún existen, en una época en que buena parte de la península admitía pastos e incluso cultivos.

Trigo, de la cebada plantada por los campesinos del pueblo pesquero de Caniçal, quienes la hicieron germinar en el suelo aparentemente inhóspito del actual Ilhéu da Cevada (del Desembarcadouros).

No tardamos en verlo.

San Lorenzo, motivo del santo bautismo

Ponta de São Lourenço está siempre ligada a los primeros momentos del descubrimiento y colonización de Madeira. Conserva el nombre de la carabela de João Gonçalves Zarco, uno de los tres descubridores de la isla.

El descubrimiento de Madeira tuvo lugar en 1419, un año después del de Porto Santo. A su vez, la colonización más cercana a Ponta de São Lourenço, Caniçal, tuvo lugar hacia 1489, cuando Vasco Martins Moniz y su hijo mayor García Moniz se instalaron en una finca allí.

A principios del siglo XVI, Moniz construyó una iglesia que dio origen a la más antigua de las pequeñas parroquias de Madeira, São Sebastião do Caniçal, más tarde parroquia de Caniçal y una de las coutadas favoritas descendientes del pionero Donatário do Porto de Machico, Tristan Vaz.

Ponta de Sao Lourenço, Madeira, Portugal

Mar esmeralda y cristalino en la costa norte de Ponta de São Lourenço.

Corsarios ingleses, piratas moros y amenazas relacionadas

La colonización del extremo oriental de la isla siempre ha resultado problemática. A punto de dar la vuelta al siglo XVII, en plena dinastía filipina, los ingleses, enemigos viscerales de la Corona española, se encargaron de atacar y saquear a sus habitantes.

No fueron los únicos. El aislamiento de esa punta de Madeira, a las puertas de África, también la hacía vulnerable a los saqueos moriscos.

La zona resultó tan susceptible que la Capitanía de Machico a menudo recordaba a los colonos que estuvieran atentos a los incendios en Caniçal.

Durante algún tiempo, este fue el único sistema de alerta para ataques provenientes del lado de Ponta de São Lourenço. Años más tarde, un pequeño fuerte de vigilancia lo reforzó.

La infraestructura de defensa podría haber sido otra, mucho más funcional, si la ambición del marqués de Pombal hubiera pasado de la mente de erigir un puerto en la Baía d'Abra, que se conjeturaba para albergar diez barcos.

En lugar de esta estructura, hoy Ponta de São Lourenço es atendida por el pequeño Cais do Sardinha, el fondeadero y la pequeña playa de guijarros y aguas cristalinas que deleitan a los excursionistas con gratificantes baños. Allí también tendríamos nuestro pero, volvamos al camino.

Muelle de Sardinha, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

Cais do Sardinha y su playa rocosa.

El ascenso definitivo y más extenuante

Es detrás de la Casa do Sardinha donde comienza el último tramo del PR8, con mucho el más agotador. Un boceto de una escalera formada por cientos de terrazas irregulares y demasiado anchas exige toda su fuerza a los muslos.

Ponta de Sao Lourenço, Madeira, Portugal

Walker recorre el itinerario PR 8 a lo largo del borde oriental de la isla de Madeira.

Sabemos que ganamos y que conquistamos los 162 metros del Pico do Furado cuando nos topamos con el mirador sin salida de Ponta do Furado.

En esta cumbre, nuevamente expuesta al norte, internada en el Atlántico como ninguna hasta entonces, el vendaval es infernal. La estabilidad necesaria para la fotografía nos perturba y agrava el temor de que, sin planes para hacerlo, nos estrellemos contra el fondo rocoso y pedregoso de las estribaciones del Morro do Furado.

Nos deslumbra la soledad insular del faro ligeramente equilibrado de Ponta de São Lourenço (107 m), el umbral humanizado de la península. Y al este, con un atisbo de las esbeltas Desertas.

Incluso ansiosos por avanzar más allá de la fortaleza atada con cuerdas, resistimos el vendaval y esquivamos la tragedia.

A pocos metros del Pico do Furado, nos asombra el resplandor vegetal de una planta que prolifera entre la sombra y la humedad atrapada entre dos acantilados.

Ponta de Sao Lourenço, Madeira, Portugal

Uno de los pocos ejemplos de planta verde.

Una reserva especial de fauna y flora

De aspecto inhóspito, Ponta de São Lourenço alberga formas de vida tan especiales que, en 1982, fue declarada Reserva Natural: la propia península, reserva parcial. Ilhéu da Cevada, reserva total.

En total, la península alberga 138 especies de plantas, 31 de las cuales son exclusivas del isla de la Madera.

En cuanto a fauna, alberga una de las mayores colonias de gaviotas del archipiélago, Corre-caminhos, Jilgueros, Canaries-da-Terra, Francelhos, Cagarras, Roques-de-Castro, Almas-Negras y ejemplares de Garajau- Comum, como algunos caracoles endémicos inusuales.

Aterrizaje, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

Ave marina que se posa sobre una cresta basáltica.

En alta mar, aunque más fácil de encontrar en las islas Desertas, puedes ver Lobos-Marinhos de vez en cuando.

Volvemos a la Casa do Sardinha.

Desde esa sede providencial, volvemos al inicio del camino.

Descubriendo Ponta de São Loureço. Ahora por mar

Unos días después, completamos la caminata con una exploración marina de Ponta de São Lourenço. Zarpamos desde el muelle de Quinta do Lorde.

Navegamos por las pistas que preceden a la península y, pasando Ponta do Buraco, sobre las tranquilas aguas de Baía d'Abra.

Ponta de Sao Lourenço, Madeira, Portugal

Una lancha rápida viaja a lo largo de la costa sur de Ponta de São Lourenço.

Después de una escala en Cais do Sardinha, nos dirigimos a la base de Ponta do Furado, desde donde, a diferencia del mirador anterior, pudimos detectar y fotografiar el agujero geológico en cuestión.

Continuamos por Ilhéu da Cevada, hasta llegar al estrecho que lo separa del vecino ocre de São Lourenço.

Ahora, desde la superficie del mar, nos impresiona doblarnos con la coronación intrépida del faro homónimo, inaugurado en 1870 y, como tal, el antiguo faro de Madeira.

De alguna manera, Ilhéu do Farol nos protegió de las corrientes y olas caprichosas generadas por el encuentro de los mares del Norte y del Sur, lo hizo, pero no mucho.

Faro de Ilhéu do Farol, Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal

El faro de São Lourenço, coronando el Ilhéu do Farol

Cuanto más dejamos la sombra de sus acantilados y nos exponíamos a la inmensidad del océano, más nos hacían sentir las olas y las corrientes la fragilidad que Gonçalves Zarco, Tristão Vaz Teixeira y Bartolomeu Perestrelo supieron domar.

Con el viento dramatizando el fluir del barco, se impuso un regreso a las tranquilas aguas del sur. Habíamos descubierto el extremo remoto de Ponta de São Lourenço.

En los muchos viajes que hicimos a la isla grande, nunca volvimos a ver una Madeira como esta.

RESERVE SU EXCURSIÓN EN BARCO A PONTA DE SÃO LOURENÇO CON MADEIRA SEA EMOTIONS:

https://madeiraseaemotions.com/pt

Tel .: (+351) 91 030 88   

Pico do Arieiro - Pico Ruivo, Madera, Portugal 

Pico Arieiro a Pico Ruivo, sobre un mar de nubes

El viaje comienza con un amanecer resplandeciente a 1818 m, muy por encima del mar de nubes en que se acurruca el Atlántico. A esto, le sigue una caminata sinuosa de subidas y bajadas que termina en la exuberante cumbre insular del Pico Ruivo, a 1861 metros de distancia del Pico Arieiro.
Paul do Mar a Ponta do Pargo a Achadas da Cruz, Madeira, Portugal 

Descubriendo la Finisterra de Madeira

Curva tras curva, túnel tras túnel, llegamos al soleado y festivo sur de Paul do Mar. Se nos pone la piel de gallina con la bajada al vertiginoso retiro de Achadas da Cruz. Ascendemos de nuevo y nos maravillamos con el cabo final de Ponta do Pargo. Todo esto, en los confines occidentales de Madeira.
Corvo, Azores

El Abrigo Atlántico Inverosímil de la isla de Corvo

17 km2 de un volcán hundido en una caldera verde. Un pueblo solitario basado en una fajã. Cuatrocientas treinta almas acurrucadas por la pequeñez de su tierra y la mirada de su vecina. Flores. Bienvenidos a la más intrépida de las islas de las Azores.
São Jorge, Azores

De Fajã a Fajã

En las Azores abundan las franjas de tierra habitable al pie de grandes acantilados. Ninguna otra isla tiene tantas fajãs como las más de 70 en la esbelta y elevada São Jorge. Fue en ellos donde se instalaron los jorgenses. Su ajetreada vida atlántica ahí descansa.
Graciosa, Azores

Su Gracia la Graciosa

Finalmente, desembarcaremos en Graciosa, nuestra novena isla en las Azores. Aunque sea menos espectacular y verde que sus vecinos, Graciosa conserva un encanto atlántico que le es único. Quienes tienen el privilegio de vivirlo, se llevan de esta isla del grupo central una estima que permanece para siempre.
Volcán de los Capelinhos, Faial, Azores

Tras la pista del misterio de Capelinhos

De una costa de la isla a la opuesta, a través de las brumas, parcelas de pastos y bosques típicos de las Azores, descubrimos Faial y el Misterio de su volcán más impredecible.
Horta, Azores

La Ciudad que da el Norte al Atlántico

La comunidad mundial de navegantes es muy consciente del alivio y la felicidad de ver la montaña Pico, y luego Faial y la bienvenida de Horta Bay y Peter Café Sport. El regocijo no se detiene ahí. En y alrededor de la ciudad, hay casas blancas y un torrente verde y volcánico que deslumbra a los que han llegado hasta ahora.
Isla de Flores, Azores

Los Confines Atlánticos de las Azores y Portugal

Donde, al oeste, incluso en el mapa las Américas parecen remotas, la Ilha das Flores es el hogar del dominio idílico-dramático supremo de las Azores. Casi cuatro mil florianos se rindieron al deslumbrante fin del mundo que les acogió.
Isla Terceira, Azores

Isla Terceira: viaje a través de un archipiélago único de las Azores

Se llamó la Isla de Jesucristo y ha irradiado, durante mucho tiempo, el culto al Espíritu Santo. Alberga Angra do Heroísmo, la ciudad más antigua y espléndida del archipiélago. Son solo dos ejemplos. Los atributos que hacen la isla Terceira única son muchos.
Santa María, Azores

Santa María: Isla Madre de las Azores Solo hay una

Fue la primera en el archipiélago en emerger del fondo del mar, la primera en ser descubierta, la primera y única en recibir Cristovão Colombo y un Concorde. Estos son algunos de los atributos que hacen especial a Santa María. Cuando la visitamos, encontramos muchos más.
São Miguel, Azores

Isla de São Miguel: Azores impresionantes, por naturaleza

Una biosfera inmaculada que las entrañas de la tierra moldean y templan se muestra, en São Miguel, en formato panorámico. São Miguel es la más grande de las islas portuguesas. Y es una obra de arte de la Naturaleza y del Hombre plantada en medio del Atlántico Norte.
Isla del Pico, Azores

Isla de Pico: el Volcán de las Azores con el Atlántico a sus Pies

Por un mero capricho volcánico, el retazo más joven de las Azores se proyecta en el apogeo de rocas y lava del territorio portugués. La isla de Pico alberga su montaña más alta y afilada. Pero no solo. Es un testimonio de la resistencia y el ingenio de los azorianos que domaran esta impresionante isla y el océano circundante.
Castro Laboreiro, Portugal   

De Castro de Laboreiro a Raia da Serra Peneda - Gerês

Llegamos a (i) la eminencia de Galicia, a 1000 m de altitud e incluso más. Castro Laboreiro y los pueblos de los alrededores destacan sobre la monumentalidad granítica de las montañas y el Planalto da Peneda y Laboreiro. Al igual que su gente resistente que, a veces entregada a Brandas y a veces a Inverneiras, todavía vive en estos impresionantes lugares.
Sistelo, Peneda-Gerês, Portugal 

Desde el "pequeño Tíbet portugués" hasta los Baluartes de maíz

Dejamos los acantilados de Srª da Peneda en dirección a Arcos de ValdeVez y los pueblos que un imaginario erróneo bautizó como Pequeño Tíbet Portugués. De estos pueblos en terrazas pasamos por otros famosos por custodiar, como tesoros dorados y sagrados, las espigas que cosechan. Caprichosa, la ruta revela la naturaleza resplandeciente y la fertilidad verde de estas tierras en Peneda-Gerês.
Campos de Gerês -Terras de Bouro, Portugal 

Por los Campos do Gerês y las Terras de Bouro

Continuamos en un largo recorrido en zigzag por los dominios de Peneda-Gerês y de Bouro, dentro y fuera de esta que és una de las zonas más veneradas del norte de Portugal.
Montalegre, Portugal 

Por lo Alto do Barroso y lo Cima de Trás-os-Montes

Nos mudamos de Terras de Bouro para las de Barroso. Con base en Montalegre, deambulamos por Paredes do Rio, Tourém, Pitões das Júnias y su monasterio, pueblos impresionantes en el umbral norte de Portugal . Si es cierto que Barroso ha tenido más habitantes, visitantes no le debrian faltar.
Porto Santo, Portugal 

Alabada sea la Isla de Porto Santo

Porto Santo, descubierto durante una tormentosa Vuelta del Mar, sigue siendo un refugio providencial. Innumerables aviones que el clima desvía de la vecina Madeira garantizan su aterrizaje allí. Como lo hacen miles de vacacionistas cada año, rindidos ante la suavidad e inmensidad de la playa dorada y la exuberancia de los paisajes volcánicos.
Sendero Terra Chã y Pico Branco, Porto Santo

Pico Branco, Terra Chã y otros caprichos de la Isla Dorada

En su esquina noreste, Porto Santo es otra cosa. De espaldas al sur y su extensa playa, develamos un litoral montañoso, accidentado e incluso boscoso, en la compañia de islotes que salpican un Atlántico aún más azul.
Funchal, Madeira

Portal hacia un Portugal casi tropical

Madeira se encuentra a menos de 1000 km al norte del Trópico de Cáncer. Y la exuberáncia verde que le valió el sobrenombre de la Isla Jardín del Atlántico se puede ver en cada rincón de su empinada capital.
Vale das Furnas, São Miguel

El Calor Azoriano del Vale das Furnas

Nos sorprendió, en la isla más grande de las Azores, una caldera llena de pequeñas granjas, masiva y profunda hasta el punto de albergar dos volcanes, una enorme laguna y casi dos mil habitantes de São Miguel. Pocos lugares en el archipiélago son, al mismo tiempo, tan grandiosos y acogedores como el verde y humeante Vale das Furnas.
Serengeti, gran migración de la sabana, Tanzania, ñus en el río
Safari
PN Serengueti, Tanzania

La Gran Migración de la Sabana Sin Fin

En estas praderas que los masai dicen jeringa (que corren para siempre), millones de ñus y otros herbívoros persiguen las lluvias. Para los depredadores, su llegada y la del monzón son la misma salvación.
Thorong La, circuito de Annapurna, Nepal, foto para la posteridad
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 13 - High Camp a Thorong La a Muktinat, Nepal

En el Auge del Circuito Annapurna

A 5416m de altitud, el paso Thorong La es el gran reto y el principal motivo de ansiedad del itinerario. Tras haber matado a 2014 caminantes, en octubre de 29, cruzarlo en seguridad genera un desahogo digno de doble celebración.
sombra vs luz
Arquitectura y Diseño
Kyoto, Japón

El templo de Kioto renacido de las cenizas

El Pabellón Dorado se ha salvado de la destrucción varias veces a lo largo de la historia, incluso la de las bombas lanzadas por Estados Unidos. No resistió a la perturbación mental de Hayashi Yoken. Cuando lo admirámos, lucia como nunca.
Salto Angel, Rio que cae del cielo, Angel Falls, PN Canaima, Venezuela
Aventura
PN Canaima, Venezuela

Kerepakupai, Salto Angel: El río que cae del cielo

En 1937, Jimmy Angel aterrizó una avioneta en una meseta perdida en la jungla venezolana. El aventurero estadounidense no encontró oro pero conquistó el bautismo de la cascada más larga sobre la faz de la Tierra
Carreras de camellos, Festival del desierto, Sam Sam Dunes, Rajasthan, India
Fiestas y Cerimónias
Jaisalmer, India

Hay Fiesta en el Desierto de Thar

Tan pronto como se rompe el breve invierno, Jaisalmer se entrega a desfiles, carreras de camellos y concursos de turbante y bigotes. Sus murallas, callejones y las dunas circundantes adquieren más color que nunca. Durante los tres días del evento, nativos y forasteros observan, deslumbrados, cómo el vasto e inhóspito Thar resplandece de vida.
Estatua de la Madre Armenia, Ereván, Armenia
Ciudades
Ereván, Armenia

Una capital entre Oriente y Occidente

Heredera de la civilización soviética, alineada con el gran Rusia, Armenia se deja seducir por las formas más democráticas y sofisticadas de Europa Occidental. En los últimos tiempos, los dos mundos han chocado en las calles de tu capital. Desde la disputa popular y política, Ereván dictará el nuevo rumbo de la nación.
Cacao, Chocolate, Santo Tomé Príncipe, Roça Água Izé
Comida
São Tomé e Príncipe

Cocoa Gardens, Corallo y la fábrica de chocolate

A principios del siglo XX, Santo Tomé y Príncipe generava más cacao que cualquier otro territorio. Gracias a la dedicación de algunos empresarios, la producción sobrevive. Las dos islas saben al mejor chocolate.
Visitantes a la casa de Ernest Hemingway, Key West, Florida, Estados Unidos
Cultura
Key West, Estados Unidos

El Recreo Caribeño de Hemingway

Effusivo como siempre, Ernest Hemingway llamó a Key West "el mejor lugar en el que he estado ...". En las profundidades tropicales de los Estados Unidos, encontró la evasión y la diversión loca y borracha. Y la inspiración para escribir con una intensidad a la altura.
Fuegos artificiales del 4 de julio-Seward, Alaska, Estados Unidos
Deportes
Seward, Alaska

El 4 de julio más largo

La independencia de Estados Unidos se celebra, en Seward, Alaska, de manera modesta. Aun así, el 4 de julio y su celebración parecen no tener fin.
Vista desde John Ford Point, Monument Valley, Nacao Navajo, Estados Unidos
De viaje
Monument Valley, Estados Unidos

¿Indios o Vaqueros?

Cineastas occidentales icónicos como John Ford inmortalizaron lo que es el territorio indio más grande de Estados Unidos. Hoy, en la Nación Navajo, los Navajo también viven en la piel de sus viejos enemigos.
Mujer campesina, Majuli, Assam, India
Etnico
Majuli (isla), India

Una isla en cuenta regresiva

Majuli es la isla fluvial más grande de la India y aún sería una de las más grandes de la faz de la Tierra si no fuera por la erosión del río Bramaputra que la ha hecho disminuir durante siglos. Si, como se teme, se sumerge en veinte años, más que una isla, un bastión cultural y paisajístico místico del Subcontinente desaparecerá.
Sunset, Avenue of Baobabs, Madagascar
Portafolio de fotos de Got2Globe

días como tantos otros

Hiroshima, ciudad entregada a la paz, Japón
Historia
Hiroshima, Japón

Hiroshima: una Ciudad Comprometida con La Paz

El 6 de agosto de 1945, Hiroshima sucumbió a la explosión de la primera bomba atómica utilizada en la guerra. 70 años después, la ciudad lucha por el recuerdo de la tragedia y por que las armas nucleares sean erradicadas hasta 2020.
El hinduismo balinés, Lombok, Indonesia, el templo Batu Bolong, el volcán Agung en segundo plano.
Islas
Lombok, Indonesia

Lombok: hinduismo balinés en una isla del Islam

La fundación de Indonesia se basó en la creencia en un solo Dios. Este principio ambiguo siempre ha generado controversias entre nacionalistas e islamistas, pero en Lombok, los balineses se toman en serio la libertad de culto.
Rompehielos Sampo, Kemi, Finlandia
Invierno Blanco
Kemi, Finlândia

No es un "barco del amor". Rompe Hielo desde 1961

Construido para mantener las vías fluviales durante el invierno ártico más extremo, el rompehielos Sampo”Cumplió su misión entre Finlandia y Suecia durante 30 años. En 1988, se reformó y se dedicó a viajes más cortos que permiten a los pasajeros flotar en un canal recién abierto en el Golfo de Botnia, dentro de trajes que, más que especiales, parecen Espaciales.
Baie d'Oro, Île des Pins, Nueva Caledonia
Literatura
Île-des-Pins, Nueva Caledonia

La isla que Usurpó el Paraíso

En 1964, Katsura Morimura deleitó a Japón con una novela de tono turquesa desarollada en la isla de Ouvéa. Pero la vecina Île-des-Pins se apoderó del título "La Isla Más Cercana al Paraíso" y sigue seducindo a más visitantes.
Walter Peak, Queenstown, Nueva Zelanda
Naturaleza
Nueva Zelanda  

Cuando Contar Ovejas quita el Sueño

Hace 20 años, Nueva Zelanda tenía 18 ovejas por habitante. Por razones políticas y económicas, el promedio se redujo a la mitad. En las antípodas, muchos criadores están preocupados por su futuro.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Walvis Bay, Namibia, bahía, dunas
Parques naturales
Walvis Bay, Namíbia

El Litoral Descomunal de Walvis Bay

Desde la ciudad costera más grande de Namibia hasta el borde del desierto de Namib en Sandwich Harbour, se encuentra un dominio de océano, dunas, niebla y vida salvaje como ningún otro. Desde 1790, la fructífera Walvis Bay ha servido como puerta de entrada.
Rinoceronte, PN Kaziranga, Assam, India
Patrimonio Mundial de la UNESCO
PN Kaziranga, India

La fortaleza de los monoceros indios

Situado en el estado de Assam, al sur del gran Río Brahmaputra, PN Kaziranga ocupa una vasta área de pantano aluvial. Acoje dos tercios de los rinoceronte unicornio del mundo, alrededor de 100 tigres, 1200 elefantes y muchos otros animales. Presionado por la proximidad humana y la inevitable caza furtiva, este precioso parque solo no ha podido protegerse de las hiperbólicas inundaciones de los monzones y de algunas controversias.
ahora desde arriba, hechicero de nueva zelanda, Christchurch, nueva zelanda
Personajes
Christchurch, Nueva Zelanda

El Brujo Maldito de Nueva Zelanda

A pesar de su notoriedad en las antípodas, Ian Channell, el hechicero de Nueva Zelanda, no pudo predecir ni prevenir varios terremotos que azotaron Christchurch. A los 88 años, luego de 23 años de contrato con la ciudad, hizo declaraciones muy polémicas y terminó despedido.
Cabo Ledo Angola, moxixeiros
Playas
Cabo Ledo, Angola

Cabo Ledo y su Bahía del Regocijo

A sólo 120 kilómetros al sur de Luanda, las caprichosas olas del Atlántico y los acantilados coronados de moxixeiros compiten por la tierra del musseque. La gran cala es compartida por extranjeros entregados al lugar y residentes angoleños que desde hace mucho tiempo se apoyan en el generoso mar.
Camino en conflicto
Religion
Jerusalén, Israel

Por las Beliciosas Calles de Via Dolorosa

En Jerusalén, mientras recorren la Vía Dolorosa, los creyentes se dan cuenta de lo difícil que es alcanzar la paz del Señor en las calles más disputadas de la faz de la Tierra.
White Pass Yukon Train, Skagway, Ruta del Oro, Alaska, EE.
Sobre Raíles
Skagway, Alaska

Una variante de la fiebre del oro de Klondike

La última gran fiebre del oro estadounidense terminó hace mucho. Hoy en día, cientos de cruceros cada verano vierten a miles de visitantes adinerados en las calles llenas de tiendas de Skagway.
Verduras, Little India, Sari Singapur, Singapur
Sociedad
Little India, Singapura

Little india. Singapur de Sari

Son miles de habitantes en lugar de los 1.3 millones de la madre patria, pero Little India, un barrio del diminuto Singapur, no carece de alma. Ni de alma, ni de olor a curry, ni de música de Bollywood.
el proyeccionista
Vida diaria
Sainte-Luce, Martinica

Un proyeccionista nostálgico

De 1954 a 1983, Gérard Pierre proyectó muchas de las películas famosas que llegaron a Martinica. A 30 años del cierre de la sala en la que trabajaba, aún le resultaba difícil cambiar de bobina.
PN Tortuguero, Costa Rica, barco público
Fauna silvestre
PN Tortuguero, Ubicación: Costa Rica

La Costa Rica y Inundada de Tortuguero

El Mar Caribe y las cuencas de varios ríos bañan el noreste de la nación Tica, una de las zonas más húmedas y ricas en flora y fauna de Centroamérica. Llamado así porque las tortugas verdes anidan en sus arenas negras, Tortuguero se extiende tierra adentro por 312 km.2 de impresionante jungla acuática.
Mushing completo para perros
Vuelos Panorámicos
Seward, Alaska

El Mushing Estival de Alasca

Hace casi 30 grados y los glaciares se están derritiendo. En Alaska, los empresarios tienen poco tiempo para enriquecerse. Hasta finales de agosto, el mushing de perros no puede detenerse.