miquines, Islas Feroe

En el lejano oeste de las Islas Feroe


Acerca de Mykines Crest
Ovejas en primer plano y una hilera de excursionistas en las alturas de Mykines.
A bordo del "Josup"
Pasajeros del "Jósup", el barco que hace el viaje entre Sórvagur y la isla de Mykines.
Las 40 casas de Mykines
El único asentamiento en Mykines, Islas Feroe
Caminante detrás de Mykines Crest
Visitante de Mykines, pasa por un pasillo protegido por una puerta.
Río a Mykines
Las casas de Mykines y uno de los arroyos que surcan la isla.
Frailecillos en el aire
Los frailecillos intentan aterrizajes difíciles en el umbral de Mykines.
pasto desde el suelo hasta los techos
Casas tradicionales del pueblo de Mykines, con tejados de hierba y turba.
vida de frailecillo
Frailecillos sobre una estera de hierba Mykines.
paseo pastoral
Los excursionistas descienden por un sendero de Mykines con una manada corriendo frente a ellos.
dúo ovino
Ovejas con distintos estilos de lana en una maleza Mykines.
trio en la niebla
Las figuras desaparecieron en la niebla que de repente se apoderó de Mykinesholmur.
Oveja perdiendo su alfombra de lana
Ovejas en proceso de perder su lana, rascándose contra una roca.
Picos Mykines
Picos afilados de Mykines y Mykinesholmur.
Dúo en tonos de verde
Los excursionistas caminan por el sendero que conduce a Mykinesholmur.
loro
Colonia de frailecillos en un acantilado de Mykinesholmur.
Rubia y Moreno
Los caballos pastan sobre el pueblo de Mykines.
Cola de las Islas Feroe
Los jóvenes excursionistas siguen un sendero de regreso al pueblo de Mykines.
curiosidad de lana
Los corderos acechan desde lo alto de la cresta de Mykines, con un enorme precipicio detrás de ellos.
el refugio perfecto
Cordero protegido del viento y la niebla en un terreno de Mykinesholmur.
Frailecillos, Frailecillos
Dos de los muchos frailecillos. Mykines es el hogar de la colonia más grande de esta ave en las Islas Feroe.
Mykines establece el umbral occidental del archipiélago de las Feroe. Albergó a 179 personas, pero la dureza de su retiro insular los ha desanimado. Hoy, solo nueve almas sobreviven allí. Cuando la visitamos, encontramos la isla entregada a sus mil ovejas y las inquietas colonias de frailecillos.

Con Mykines ya a la vista, fuimos de la isla de Streymoy a la isla de Vagar a través de uno de los convenientes túneles submarinos de las Islas Feroe (4.9 km). Bordeamos la pista del aeropuerto internacional de Vagar. Desde su proyección, descendemos, en esos, al nivel del mar.

Como tantos otros pueblos repartidos por el intrincado y accidentado archipiélago, Sorvágur se esconde en una cala que encierra un fiordo.

Cerca del final de la carretera de Bakkavegur y al borde del pueblo, llegamos a la última parada de la carretera en el viaje: el pequeño puerto local desde el que partían los barcos hacia la vecina isla de Mykines. Nos topamos con una cola multinacional, conversadora y, como se supone en estas tierras nórdicas de Europa, ordenada.

Tindholmur, Drangarnir y el Packed Crossing a bordo del "Jósup"

Del bautismo "Josup”, El barco resulta ser más pequeño de lo que esperábamos. Aun así, los pasajeros se adaptan perfectamente a los asientos de popa y de pie en los bordes alrededor de la cabina del timonel. Pronto navegamos a lo largo del Sorvagsfjordur.

Islote de Tindhólmur y roca Dranganir, lejanas Islas Feroe

Isla de Tindholmur y la Roca de Dranganir, vistas desde la distancia.

Cuando ese golfo se abre hacia el Atlántico, el hombre al timón apunta el barco hacia el suroeste. Navega entre la sinuosa península que delimita el fiordo y el islote de Tindhólmur. Estamos cruzando un Atlántico Norte especial.

Bordeamos el acantilado de Drangarnir y el propio Tindholmur sobresale del lecho marino hacia el cielo como exuberantes esculturas de la erosión y los milenios. En los últimos tiempos, se encuentran entre las imágenes más publicitadas del archipiélago.

Drangarnir, el primero que pasamos, está formado por dos formaciones rocosas. El más destacado es una especie de pórtico marino surrealista. Cuenta con un "agujero de aguja" en el corazón de un enorme acantilado con la parte superior cortada en diagonal, como por un hacha de los dioses.

Islote de Tindholmur, Islas Feroe

Islote de Tindholmur visto desde el barco “Jósup” con sus cinco picos aún visibles.

A medida que nos alejamos de él, vemos que Tindholmur se define a sí mismo con sus cinco picos afilados alineados sobre un acantilado rocoso y cóncavo que contrasta con la pendiente oblicua y verde de enfrente. Más que gráfico y fotogénico, el isleño es excéntrico y majestuoso. Tan emblemático que los habitantes de las Islas Feroe se dignan nombrar cada uno de sus picos: Ytsti, Arni, Lítli, Breidi y Bogdi.

Pero no es solo la geología lo que mejora Drangarnir y Tindholmur. Los feroeses suelen decir que "sus islas no tienen mal tiempo, lo que tienen es mucho tiempo". Allí mismo, el duro clima y la inevitable bravura del mar ilustran a la perfección este dicho.

Pasajeros de "Josup" con destino a Mykines, Islas Feroe

Pasajeros en el “Jósup”, el barco que hace el viaje entre Sórvagur y la isla de Mykines.

Navegación del sur y Mykines Far West Anchorage

Tan pronto como dejamos la protección canalizada del fiordo y entramos en el pasaje entre el umbral de Vagar y Tindhólmur, el “Josup”Lucha contra poderosas corrientes y olas que la caída del viento y las mareas hacen caprichosa. Algunos pasajeros sufren los efectos de la fuerza de balanceo, que continúa, implacablemente, hasta que nos alineamos con la costa sur de Mykines y nos protegemos del poderoso norte.

Recorrimos buena parte de los 10km de la costa sur de la isla, por el pie de sus acantilados rocosos que, a intervalos, vemos cubiertos por una hierba resistente de verano.

Una hora después de salir de Sórvagur, el barco se dirige a una cala más estrecha que otras que habíamos pasado. El pequeño puerto improvisado de Mykines y el pueblo homónimo, el único de la isla, con sus casas agrupadas arriba, en un valle cubierto de hierba, se revelan.

Pueblo de Mykines, Islas Feroe

Casas Mykines, vistas desde el mar.

Cientos de pájaros instalados en las grietas y nichos de los acantilados circundantes nos reciben con chillidos agudos de indignación.

Tan ordenadamente como habíamos abordado, desembarcamos. Subimos una empinada escalera. En la parte superior, un joven residente da la bienvenida a los forasteros y les explica lo que pueden y no pueden hacer en la isla.

El sendero asombroso al faro de Mykinesholmur

Se delinearon cinco senderos, cada uno con su propio color y características de mapa. Sabíamos de antemano que el número 5, el que corría hasta el faro en la punta de la isla hermana de Mykinesholmur y regresaba al punto de partida, era el más popular. No tardaríamos en confirmar por qué.

Caminante en Mykinesholmur Trail, Mykines, Islas Feroe

Caminante camina por el sendero que conduce al faro de Mykinesholmur.

Decidimos guardar la visita al pueblo para la vuelta. Le dimos la espalda y subimos una larga pendiente al borde de prados salpicados de ovejas. En su cima, llegamos a la cresta de esa sección de Mykines. Este patrón contrastante y vertiginoso se iba a repetir durante buena parte de la caminata.

Cada vez que nos aventuramos a asomarnos al norte de esa cresta, nos encontrábamos con abismos verticales que, en sus puntos más altos, alcanzaban varios cientos de metros.

Sin embargo, como ya habíamos visto en otras partes de las Islas Feroe, decididos a llegar a la exuberante hierba regada por el húmedo viento del norte, las ovejas a menudo nos desafiaban. Los vimos en todos los colores y formas. Negro, blanco, marrón y jaspeado.

ovejas y más ovejas

Ovejas, corderos y corderos apacibles. Oveja enorme con muecas territoriales y cuernos rizados a juego. Muchos de los especímenes habían sido esquilados. O, semidesnudos, dejaron caer la gruesa capa de lana que los protegía del gélido invierno. Entre estas ovejas, varias intentaban aliviar la picazón causada por el (relativo) calor del verano frotándose contra rocas afiladas.

En los primeros momentos en la isla, nos perdimos en esa oveja y maravilla fotogénica de ver tantas ovejas en movimientos y poses fotogénicas: en voladizos y nichos cubiertos de hierba, algunas encaramadas con el mar gris de fondo, otras contra el cielo cubierto que grisáceo el océano.

Ovejas en Mykines, Islas Feroe

Los corderos acechan desde lo alto de la cresta de Mykines, con un enorme precipicio detrás de ellos.

Finalmente, nos dimos cuenta de que no teníamos todo el tiempo del mundo. Reanudamos el sendero con solo paradas ineludibles para registrar las increíbles vistas que detectamos. Sobre todo el valle que quedó atrás y las coloridas casas que lo habitaban.

Aún en la fase ascendente de la ruta, nos engañamos pensando que el camino que conducía al faro seguiría, llano y liso. Unas decenas de metros más adelante, el sendero entra en un agarre aún más fuerte en la cresta. Nos revela un abismo frontal inesperado. Buscamos una secuela que no acabara con nuestras vidas.

Finalmente, encontramos el cable del sendero, escondido en una especie de pasaje natural que la erosión había forzado hacia el acantilado. Una puerta de madera y una cerca de alambre los protegieron de una caída larga y mortal. Simultáneamente, sirvieron como pórtico y corredor de acceso a una zona diferente de la isla, el reducto plagado de aves marinas responsable de la suprema fama del sendero del faro.

Otro dominio vertiginoso y avícola

En uno de los días anteriores habíamos participado en un recorrido por los acantilados de Vestmanna, anunciados como ideales para contemplar los pintorescos frailecillos. A decir verdad, por una razón u otra, no vimos en estas rocas indudablemente impresionantes ni un solo espécimen.

Tal frustración hizo que los participantes regresaran a la tierra refunfuñando por el engaño. En cambio, a partir de esa esquina, compartiríamos Mykines con la colonia de frailecillos más grande de las Islas Feroe.

Colonia de frailecillos a la entrada de Mykinesholmur, Islas Feroe

Colonia de frailecillos en un acantilado de Mykinesholmur.

Dejamos este corredor una vez más hacia el lado sur y cubierto de hierba de la isla. De un momento a otro, vimos varias cabezas de colores asomándonos desde madrigueras abiertas en la tierra húmeda y ocultas por matas de hojas. Fuera del camino, los especímenes aislados y escondidos se convirtieron en grupos sin nada que ocultar, alineados en crestas inclinadas que se asomaban a las ensenadas del mar.

Nos acercamos al desfiladero marino que separa el cuerpo principal de Mykines de la sub-isla de Mykinesholmur. La nortada se inserta, furiosa, en este intervalo. Deléitese con el paisaje y frailecillos, gaviotas, cormoranes, petirrojos, rabadillas y araos.

En el reino de los frailecillos

Nos sentamos un momento frente a un grupo de frailecillos en una cresta de la isla que usaban como punto de aterrizaje. Agradecemos que giren la cabeza de una manera u otra con sospecha, como marionetas mecánicas preprogramadas. Despegando, arrastrado a gran velocidad por el vendaval.

Frailecillos, Mykines

Dos de los muchos frailecillos. Mykines es el hogar de la colonia más grande de esta ave en las Islas Feroe.

Y, a su regreso, tratando de alinear su torpe frenada con el perfil de la pendiente y el espacio que la colonia les reservaba. Reímos y reímos cada vez que abortaban sus aterrizajes y, en apuros, se vieron obligados a realizar aproximaciones correctivas contra el viento.

Pero, al igual que con la oveja, recordamos que no podíamos vivir toda la tarde con la adorable "frailecillos”. En consecuencia, cruzamos el puente que cruza el desfiladero y nos aventuramos por un sendero intermedio en la vertiente sur de Mykinesholmur. A pesar de que una niebla fulminante se apodera de la isla, hemos vuelto a detectar ovejas en toda su abundancia y gracia.

Cordero al abrigo del viento en Mykinesholmur, Islas Feroe.

Cordero protegido del viento y la niebla en un terreno de Mykinesholmur.

El viejo faro de Mykineshóllmur perdido en la niebla

Cuando llegamos al faro de Mykines, la visibilidad se redujo a unos pocos metros. da más significado a Holmur colocado en 1909 en el borde de la isla como advertencia para la navegación. Náutico pero no solo. Antes de él, ya habían ocurrido muchas catástrofes.

Figuras en la niebla cerca del faro de Mykinesholmur, Islas Feroe.

Las figuras desaparecieron en la niebla que de repente se apoderó de Mykinesholmur.

Según la historia, en 1595, unos 50 barcos de diversas partes del archipiélago fueron sorprendidos por una gran tormenta y se hundieron. Se cree que todos los hombres aptos para el trabajo de Mykines han fallecido. En 1607, el “walcheren“, Un barco holandés se hundió frente a la isla y los vecinos se abastecieron con buena parte de la mercancía que había a bordo.

Al pasar por el extremo sur y bajo de Mykinesholmur, nos encontramos con un mar distorsionado, lleno de olas y crestas generadas por poderosas corrientes. Ni siquiera estábamos bajo una tormenta, pero esta vista nos deja pocas dudas de lo que ese Atlántico Norte era capaz de hacer.

Colonia de aves y mar agitado en Mykinesholmur, Islas Feroe

Colonia de pájaros en un acantilado en el borde de Mykinesholmur con un mar agitado por una fuerte corriente.

En 1970, un avión Fokker F27 Friendship procedente de Bergen, Noruega, con destino al aeropuerto de Vagar, se encontró con mal tiempo. Se estrelló en Mykines. El capitán y todos los pasajeros sentados en el lado izquierdo del avión murieron de inmediato.

Otros veintiséis sobrevivieron, aunque algunos con heridas graves. Tres de los que habían sufrido heridas leves pudieron caminar hasta el pueblo y pedir ayuda. Los habitantes acudieron al rescate al menos hasta la llegada de una patrullera danesa.

En ese mismo año, se automatizó la luz del faro. En consecuencia, el último residente (de un máximo histórico de 22) dejó la aldea de Holm para siempre.

Los visitantes jóvenes regresan a la aldea de Mykines, Islas Feroe

Los jóvenes excursionistas siguen un sendero de regreso al pueblo de Mykines.

Regresa a la isla a toda prisa

Por nuestra parte, de ninguna manera íbamos a ser protagonistas de tragedias. Nos preocupaba la perspectiva de que la niebla se espesara aún más y disimulara los vertiginosos raíles colgantes que nos habían llevado hasta allí. Como tal, apresuramos el regreso.

Bajamos al pueblo de Mykines, empapados en sudor pero a salvo. Recuperando el aliento, deambulamos por sus callejones, entre casas tradicionales con techos de césped y césped y otras con arquitecturas diferentes, entre ellas la iglesia sin cruz que bendice a la diminuta y descendiente comunidad de la isla.

Casas tradicionales de Mykines, Islas Feroe

Casas tradicionales del pueblo de Mykines, con tejados de hierba y turba.

Solo nos encontramos con extraños con los que habíamos llegado en barco, varios de ellos charlando en la posada local, Marit's House B&B.

En su pico de población en 1925, cuando formó uno de los pueblos más grandes de las Islas Feroe, Mykines albergaba a 179 habitantes. En 1940, aún quedaban 170. A partir de entonces, poco a poco, los indígenas abandonaron su retiro, entregándose a la vida más conveniente en otras partes del archipiélago.

Todavía quedan 40 casas en el pueblo. Solo seis de ellos están habitados durante todo el año. Como es el caso en las Islas Feroe, los nueve habitantes de la isla, los dueños resistentes de la tierra, las muchas ovejas de la isla y algunos equinos usan helicópteros para ir y venir de la isla y recibir suministros y correo que sigue siendo distribuido por Jancy, su fiel billetera.

Caballos en Mykines, Islas Feroe

Los caballos pastan sobre el pueblo de Mykines.

Los helicópteros son especialmente útiles durante el invierno, cuando el mar casi siempre es demasiado agitado para viajes seguros. Pero incluso en verano, las tormentas que llegan sin previo aviso obligan a cancelar las travesías en barco.

El clima traicionero a menudo obliga a los forasteros a permanecer en Mykines durante días y días. Alrededor de las siete de la tarde, vimos el “Josup”Para volver a atracar en la isla.

Barco Jósup en el puerto de Mykines, Islas Feroe

Barco “Jósup” fondeado en el pequeño puerto de Mykines.

Era hora de volver a la capital Torshavn. Mientras abordamos no pudimos quitarnos la sensación de querer estar allí dos, tres, cuatro días. Una semana. Lo que.

PN Thingvellir, Islandia

En los Orígenes de la Remota Democracia Vikinga

La génesis del gobierno popular que nos viene a la mente és la helénica. Pero lo que se cree que fue el primer parlamento del mundo se inauguró a mediados del siglo X, en el gélido interior de Islandia.
Nueva Zelanda  

Cuando Contar Ovejas quita el Sueño

Hace 20 años, Nueva Zelanda tenía 18 ovejas por habitante. Por razones políticas y económicas, el promedio se redujo a la mitad. En las antípodas, muchos criadores están preocupados por su futuro.
Península de Banks, Nueva Zelanda

El Astillazo de Tierra Divino de la Península de Banks

Visto desde el aire, la protuberancia más obvia en la costa este de la Isla Sur parece haber implosionado una y otra vez. Volcánica pero verde y bucólica, la Península de Banks confina en su geomorfología de casi rueda dentada la esencia de la envidiable vida de Nueva Zelanda.
Nesbyen a Flam, Noruega

Tren Flamsbana: Noruega Sublime de la Primera a la Última Estación

Por carretera y a bordo del Flam Railway, en una de las rutas ferroviarias más empinadas del mundo, llegamos a Flam y la entrada al Sognefjord, el más grande, profundo y venerado de los fiordos escandinavos. Desde el punto de partida hasta la última estación, se confirma esta monumental Noruega que hemos desvelado.
Husavík a Mívatn, Islandia

Nieve interminable en la isla de Fogo

Cuando, a mediados de mayo, Islandia ya disfruta del calor del sol pero el frío pero el frío y la nieve persisten, los habitantes ceden a una fascinante ansiedad veraniega.
Islandia

Isla de Fuego, Hielo y Cascadas

La cascada suprema de Europa se precipita en Islandia. Pero no es la única. En esta isla boreal, con lluvia o nieve constante y en medio de una batalla entre volcanes y glaciares, se estrellan torrentes sin cuenta.
Laguna de Jok​ülsárlón, Islandia

El Canto y el Hielo

Creado por el agua del Océano Ártico y el deshielo del glaciar más grande de Europa, Jokülsárlón forma un dominio gélido e imponente. Los islandeses la veneran y le rinden tributos sorprendentes.
Islandia

La Calidez Geotérmica de la Isla de Hielo

La mayoría de los visitantes valoran el paisaje volcánico de Islandia por su belleza. Los islandeses también extraen de ellos el calor y la energía cruciales para la vida que llevan a las puertas del Ártico.
Oslo, Noruega

Una Capital (Sobre) Capitalizada

Uno de los problemas de Noruega ha sido decidir cómo invertir los miles de millones de euros de su fondo soberano recordista. Ni los recursos desmesurados salvan a Oslo de sus inconsistencias sociales.
Kalsoy, Islas Feroe

Un faro en el fin del mundo de las Islas Feroe

Kalsoy es una de las islas más aisladas del archipiélago de las Feroe. También conocida como “la flauta” por su forma alargada y los numerosos túneles que la sirven, apenas la habitan 75 habitantes. Mucho menos que los forasteros que la visitan cada año, atraídos por la maravilla boreal de su faro de Kallur.
Tórshavn, Islas Feroe

Puerto de las Islas Feroe de Thor

Ha sido el asentamiento principal en las Islas Feroe desde al menos el año 850 d.C., año en el que los colonos vikingos establecieron un parlamento allí. Tórshavn sigue siendo una de las capitales más pequeñas de Europa y el refugio divino de un tercio de la población de las Islas Feroe.
Vágar, Islas Feroe

El Lago que se cierne sobre el Atlántico norte

Por capricho geológico, Sorvagsvatn es mucho más que el lago más grande de las Islas Feroe. Acantilados de entre treinta y ciento cuarenta metros delimitan el extremo sur de su cauce. Desde ciertas perspectivas, da la idea de estar suspendido sobre el océano.
Kirkjubour, Streymoy, Islas Feroe

Donde el cristianismo de las Islas Feroe dio la costa

Apenas un año después del primer milenio, Sigmundur Brestisson, un misionero vikingo, llevó la fe cristiana a las Islas Feroe. Kirkjubour se convirtió en refugio y sede episcopal de la nueva religión.
Streymoy, Islas Feroe

A la Deriva en la Isla de las Corrientes

Salimos de la capital Torshavn rumbo al norte. Cruzamos desde Vestmanna hasta la costa este de Streymoy. Hasta llegar al extremo norte de Tjornuvík, nos deslumbra una y otra vez la verde excentricidad de la isla feroesa más grande.
Saksun, StreymoyIslas Feroe

El Pueblo feroés que no Quiere ser Disneylandia

Saksun es uno de varios pequeños pueblos impresionantes en las Islas Feroe que visitan cada vez más forasteros. Se distingue por la aversión a los turistas de su principal propietario rural, autor de reiteradas antipatías y ataques contra los invasores de su tierra.
Parque Nacional de Gorongosa, Mozambique, vida silvestre, leones
Safari
Parque Nacional Gorongosa, Mozambique

El corazón salvaje de Mozambique da señales de vida

Gorongosa fue el hogar de uno de los ecosistemas más exuberantes de África, pero de 1980 a 1992 sucumbió a la Guerra Civil combatida por FRELIMO y RENAMO. Greg Carr, el inventor millonario de Voice Mail, recibió un mensaje del embajador de Mozambique ante la ONU desafiándolo a apoyar a Mozambique. Por el bien del país y la humanidad, Carr se comprometió a resucitar el parque nacional que el gobierno colonial portugués había creado allí.
Thorong Pedi a High Camp, circuito de Annapurna, Nepal, Lone Walker
Annapurna (circuito)
Circuito del Annapurna: 12º - thorong phedi a High Camp

El preludio de la travesía suprema

Esta sección del circuito de Annapurna está a solo 1 km de distancia, pero en menos de dos horas te lleva de 4450 ma 4850 my a la entrada del gran cañón. Dormir en High Camp es una prueba de resistencia a Mountain Evil que no todo el mundo pasa.
Costa, fiordo, Seydisfjordur, Islandia
Arquitectura y Diseño
Seydisfjordur, Islandia

Del Arte de la Pesca a la Pesca del Arte

Cuando los armadores de Reykjavik compraron la flota pesquera de Seydisfjordur, el pueblo tuvo que adaptarse. Hoy, captura a los discípulos del arte de Dieter Roth y otras almas bohemias y creativas.
Tótems, Pueblo Botko, Malekula, Vanuatu
Aventura
Malekula, Vanuatu

Canibalismo de carne y hueso

Hasta principios del siglo XX, los devoradores de hombres todavía se banqueteavan en el archipiélago de Vanuatu. En el pueblo de Botko descubrimos por qué los colonos europeos le tenían tanto miedo a la isla de Malekula.
buen consejo budista
Fiestas y Cerimónias
Chiang Mai, Tailandia

300 Wats de energía espiritual y cultural

Los tailandeses llaman wat a todos los templos budistas y su capital del norte los tiene en abundancia obvia. Entregado a sucesivos eventos celebrados entre santuarios, Chiang Mai nunca está completamente desconectado.
Calle San Pedro Atacama, Chile
Ciudades
San Pedro de Atacama, Chile

São Pedro de Atacama: La Vida de Adobe en el más árido de los desiertos

Los conquistadores españoles habían partido y el ferrocarril desvió las caravanas de ganado y salitre. San Pedro recuperava la paz, pero una horda de forasteros que descubrian la América del Sur invadió el pueblo.
Residente obeso de Tupola Tapaau, una pequeña isla en Samoa Occidental.
Comida
Tonga, Samoa, Polinesia

Pacífico XXL

Durante siglos, los nativos de las islas polinesias subsistieron de la tierra y del mar. Hasta la intrusión de las potencias coloniales y la posterior introducción de carnes grasas de comida rápida y las bebidas azucaradas han generado una plaga de diabetes y obesidad. Hoy, mientras gran parte del PIB nacional de Tonga de Samoa y los vecinos se desperdicia con estos "venenos occidentales", los pescadores apenas logran vender su pescado.
Garranos galopan por la meseta sobre Castro Laboreiro, PN Peneda-Gerês, Portugal
Cultura
Castro Laboreiro, Portugal   

Desde Castro de Laboreiro a la Raya de la Sierra Peneda - Gerês

Llegamos a (i) la eminencia de Galicia, a 1000 m de altitud e incluso más. Castro Laboreiro y los pueblos de los alrededores destacan sobre la monumentalidad granítica de las montañas y el Planalto da Peneda y Laboreiro. Al igual que su gente resistente que, a veces entregada a Brandas y a veces a Inverneiras, todavía vive en estos impresionantes lugares.
Natación, Australia Occidental, Estilo australiano, Sol en los ojos
Deportes
Busselton, Australia

2000 metros en estilo Aussie

En 1853, Busselton fue equipado con uno de los pontones más largos del mundo. Mundo. Cuando la estructura se ha degradado, los residentes decidieron darle la vuelta al problema. Desde 1996 lo hacen todos los años. Nadando.
De viaje
Moçamedes a PN Iona, Namibe, Angola

Una Gran Entrada en la Angola de las Dunas

Aún con Moçâmedes como punto de partida, viajamos en busca de las arenas de Namibe y del Parque Nacional de Iona. La meteorología del cacimbo impide la continuación entre el Atlántico y las dunas hacia el deslumbrante sur de Baía dos Tigres. Sólo será cuestión de tiempo.
Jingkieng Wahsurah, Nongblai Village Roots Bridge, Meghalaya, India
Etnico
Meghalaya, India

Puentes de pueblos que crean raíces

La imprevisibilidad de los ríos en la región más húmeda de la Tierra nunca disuadió a los Khasi y Jaintia. Frente a la abundancia de árboles ficus elastica en sus valles, estas etnias se acostumbraron a moldear las ramas y cepas. De su tradición perdida en el tiempo, han legado cientos de deslumbrantes puentes de raízes a las generaciones futuras.
fotografía de la luz del sol, sol, luces
Portafolio de fotos de Got2Globe
Luz Natural (Parte 2)

Un sol, tantas luces

La mayoría de las fotos de viajes se toman a la luz del sol. La luz del sol y el clima forman una interacción caprichosa. Aprenda a predecir, detectar y utilizar de la mejor manera.
Bonaire, isla, Antillas Holandesas, ABC, Caribe, Rincón
Historia
Rincon, Bonaire

El rincón pionero de las Antillas Neerlandesas

Poco después de la llegada de Colón a América, los castellanos descubrieron una isla caribeña a la que llamaron Brasil. Temerosos de la amenaza pirata, escondieron la primera aldea en un valle. Después de un siglo, los holandeses se apoderaron de esta isla y la rebautizaron como Bonaire. No borraron el nombre sin pretensiones de la colonia precursora: Rincón.
Búfalos, Isla Marajo, Brasil, Búfalos de la policía de Soure
Islas
Isla de Marajó, Brasil

La Isla de los Búfalos

Un barco que transportaba búfalos desde India se habrá hundido en la desembocadura del río Amazonas. Hoy, la isla de Marajó que los acogió tiene una de las manadas más grandes del mundo. Brasil ya no seria lo mismo sin estos bovinos.
Verificación de correspondencia
Invierno Blanco
Rovaniemi, Finlândia

De la Laponia finlandesa al Ártico, de visita a la Tierra de Papá Noel

Hartos de esperar a que el anciano barbudo descienda por la chimenea, invertimos la historia. Aprovechamos un viaje a la Laponia finlandesa y pasamos por su hogar furtivo.
silueta y poema, Cora coralina, Goias Velho, Brasil
Literatura
Goiás Velho, Brasil

Vida y obra de una escritora marginada

Nacida en Goiás, Ana Lins Bretas pasó la mayor parte de su vida lejos de su castradora familia y de la ciudad. Regresada a sus orígenes, retrató la mentalidad prejuiciosa del campo brasileño.
Montezuma y Malpais, las mejores playas de Costa Rica, Catarata
Naturaleza
Montezuma, Costa Rica

De Regreso a los Brazos Tropicales de Montezuma

Han pasado 18 años desde que nos deslumbró esta una de las costas bendecidas de Costa Rica. Hace apenas dos meses, lo volvimos a encontrar. Tan acogedor como lo habíamos conocido.
Estatua de la Madre Armenia, Ereván, Armenia
caer
Ereván, Armenia

Una capital entre Oriente y Occidente

Heredera de la civilización soviética, alineada con el gran Rusia, Armenia se deja seducir por las formas más democráticas y sofisticadas de Europa Occidental. En los últimos tiempos, los dos mundos han chocado en las calles de tu capital. Desde la disputa popular y política, Ereván dictará el nuevo rumbo de la nación.
Isla de Praslin, Coco desde el mar, Seychelles, Eden Cove
Parques naturales

Praslin, Seychelles

 

El Edén de los Enigmáticos Cocos de Mar

Durante siglos, los marineros árabes y europeos creyeron que la semilla más grande del mundo, que encontraron en las costas del Océano Índico en forma de caderas voluptuosas de mujer, provenía de un árbol mítico en el fondo de los océanos. La isla sensual que siempre los generó nos deja extasiados.
Isla de São Miguel, colores deslumbrantes por naturaleza
Patrimonio Mundial de la UNESCO
São Miguel, Azores

Isla de São Miguel: Azores impresionantes, por naturaleza

Una biosfera inmaculada que las entrañas de la tierra moldean y templan se muestra, en São Miguel, en formato panorámico. São Miguel es la más grande de las islas portuguesas. Y es una obra de arte de la Naturaleza y del Hombre plantada en medio del Atlántico Norte.
Monumento Heroes Acre, Zimbabwe
Personajes
Harare, Zimbabwe

Los últimos estallidos del surrealista Mugabué

En 2015, la primera dama de Zimbabue, Grace Mugabe, dijo que el presidente de 91 años gobernaría hasta los 100 en una silla de ruedas especial. Poco tiempo después, comenzó a insinuarse en su sucesión. Pero en los últimos días, los generales finalmente han precipitado la destitución de Robert Mugabe, quien lo ha reemplazado por el exvicepresidente Emmerson Mnangagwa.
República Dominicana Balnear de Barahona, Balneario Los Patos
Playas
Barahona, República Dominicana

La República Dominicana Playera de Barahona

Sábado tras sábado, la esquina suroeste de República Dominicana entra en modo de descompresión. Poco a poco, sus seductoras playas y lagunas dan la bienvenida a una marea de gente eufórica que se entrega a un peculiar retumbar anfibio.
Chiang Khong a Luang Prabang, Laos, a través del Mekong abajo
Religion
Chiang Khong - Luang Prabang, Laos

Barco lento, río Mekong abajo

La belleza y el menor costo de Laos son buenas razones para navegar entre Chiang Khong y Luang Prabang. Pero este largo descenso del río Mekong puede resultar tan agotador como pintoresco.
Sobre Raíles
Sobre Raíles

Viajes en tren: lo mejor del mundo sobre rieles

Ninguna forma de viajar es tan repetitiva y enriquecedora como ir sobre raíles. Sube a bordo de estos vagones y trenes dispares y disfruta del mejor paisaje del mundo en raíles.
Carreras de renos, Kings Cup, Inari, Finlandia
Sociedad
Inari, Finlândia

La carrera más loca en la cima del mundo

Los lapones y samis de Finlandia han estado compitiendo a remolque de sus renos durante siglos. En la final de la Copa de los Reyes - Porokuninkuusajot -, se enfrentan a gran velocidad, muy por encima del Círculo Polar Ártico y muy abajo de cero.
Visitantes en las ruinas de Talisay, Isla Negros, Filipinas
Vida diaria
Talisay City Filipinas

Monumento a un Amor Luso-Filipino

A finales del siglo XIX, Mariano Lacson, un granjero filipino, y Maria Braga, una portuguesa de Macao, se enamoraron y se casaron. Durante el embarazo de lo que sería su undécimo hijo, María sucumbió a una caída. Destruido, Mariano construyó una mansión en su honor. En medio de la Segunda Guerra Mundial, la mansión fue incendiada. Desde entonces, las elegantes ruinas que perduraron perpetúan su trágica relación.
Serengeti, gran migración de la sabana, Tanzania, ñus en el río
Fauna silvestre
PN Serengueti, Tanzania

La Gran Migración de la Sabana Sin Fin

En estas praderas que los masai dicen jeringa (que corren para siempre), millones de ñus y otros herbívoros persiguen las lluvias. Para los depredadores, su llegada y la del monzón son la misma salvación.
Mushing completo para perros
Vuelos Panorámicos
Seward, Alaska

El Mushing Estival de Alasca

Hace casi 30 grados y los glaciares se están derritiendo. En Alaska, los empresarios tienen poco tiempo para enriquecerse. Hasta finales de agosto, el mushing de perros no puede detenerse.