miquines, Islas Feroe

En el lejano oeste de las Islas Feroe


Acerca de Mykines Crest
Ovejas en primer plano y una hilera de excursionistas en las alturas de Mykines.
A bordo del "Josup"
Pasajeros del "Jósup", el barco que hace el viaje entre Sórvagur y la isla de Mykines.
Las 40 casas de Mykines
El único asentamiento en Mykines, Islas Feroe
Caminante detrás de Mykines Crest
Visitante de Mykines, pasa por un pasillo protegido por una puerta.
Río a Mykines
Las casas de Mykines y uno de los arroyos que surcan la isla.
Frailecillos en el aire
Los frailecillos intentan aterrizajes difíciles en el umbral de Mykines.
pasto desde el suelo hasta los techos
Casas tradicionales del pueblo de Mykines, con tejados de hierba y turba.
vida de frailecillo
Frailecillos sobre una estera de hierba Mykines.
paseo pastoral
Los excursionistas descienden por un sendero de Mykines con una manada corriendo frente a ellos.
dúo ovino
Ovejas con distintos estilos de lana en una maleza Mykines.
trio en la niebla
Las figuras desaparecieron en la niebla que de repente se apoderó de Mykinesholmur.
Oveja perdiendo su alfombra de lana
Ovejas en proceso de perder su lana, rascándose contra una roca.
Picos Mykines
Picos afilados de Mykines y Mykinesholmur.
Dúo en tonos de verde
Los excursionistas caminan por el sendero que conduce a Mykinesholmur.
loro
Colonia de frailecillos en un acantilado de Mykinesholmur.
Rubia y Moreno
Los caballos pastan sobre el pueblo de Mykines.
Cola de las Islas Feroe
Los jóvenes excursionistas siguen un sendero de regreso al pueblo de Mykines.
curiosidad de lana
Los corderos acechan desde lo alto de la cresta de Mykines, con un enorme precipicio detrás de ellos.
el refugio perfecto
Cordero protegido del viento y la niebla en un terreno de Mykinesholmur.
Frailecillos, Frailecillos
Dos de los muchos frailecillos. Mykines es el hogar de la colonia más grande de esta ave en las Islas Feroe.
Mykines establece el umbral occidental del archipiélago de las Feroe. Albergó a 179 personas, pero la dureza de su retiro insular los ha desanimado. Hoy, solo nueve almas sobreviven allí. Cuando la visitamos, encontramos la isla entregada a sus mil ovejas y las inquietas colonias de frailecillos.

Con Mykines ya a la vista, fuimos de la isla de Streymoy a la isla de Vagar a través de uno de los convenientes túneles submarinos de las Islas Feroe (4.9 km). Bordeamos la pista del aeropuerto internacional de Vagar. Desde su proyección, descendemos, en esos, al nivel del mar.

Como tantos otros pueblos repartidos por el intrincado y accidentado archipiélago, Sorvágur se esconde en una cala que encierra un fiordo.

Cerca del final de la carretera de Bakkavegur y al borde del pueblo, llegamos a la última parada de la carretera en el viaje: el pequeño puerto local desde el que partían los barcos hacia la vecina isla de Mykines. Nos topamos con una cola multinacional, conversadora y, como se supone en estas tierras nórdicas de Europa, ordenada.

Tindholmur, Drangarnir y el Packed Crossing a bordo del "Jósup"

Del bautismo "Josup”, El barco resulta ser más pequeño de lo que esperábamos. Aun así, los pasajeros se adaptan perfectamente a los asientos de popa y de pie en los bordes alrededor de la cabina del timonel. Pronto navegamos a lo largo del Sorvagsfjordur.

Islote de Tindhólmur y roca Dranganir, lejanas Islas Feroe

Isla de Tindholmur y la Roca de Dranganir, vistas desde la distancia.

Cuando ese golfo se abre hacia el Atlántico, el hombre al timón apunta el barco hacia el suroeste. Navega entre la sinuosa península que delimita el fiordo y el islote de Tindhólmur. Estamos cruzando un Atlántico Norte especial.

Bordeamos el acantilado de Drangarnir y el propio Tindholmur sobresale del lecho marino hacia el cielo como exuberantes esculturas de la erosión y los milenios. En los últimos tiempos, se encuentran entre las imágenes más publicitadas del archipiélago.

Drangarnir, el primero que pasamos, está formado por dos formaciones rocosas. El más destacado es una especie de pórtico marino surrealista. Cuenta con un "agujero de aguja" en el corazón de un enorme acantilado con la parte superior cortada en diagonal, como por un hacha de los dioses.

Islote de Tindholmur, Islas Feroe

Islote de Tindholmur visto desde el barco “Jósup” con sus cinco picos aún visibles.

A medida que nos alejamos de él, vemos que Tindholmur se define a sí mismo con sus cinco picos afilados alineados sobre un acantilado rocoso y cóncavo que contrasta con la pendiente oblicua y verde de enfrente. Más que gráfico y fotogénico, el isleño es excéntrico y majestuoso. Tan emblemático que los habitantes de las Islas Feroe se dignan nombrar cada uno de sus picos: Ytsti, Arni, Lítli, Breidi y Bogdi.

Pero no es solo la geología lo que mejora Drangarnir y Tindholmur. Los feroeses suelen decir que "sus islas no tienen mal tiempo, lo que tienen es mucho tiempo". Allí mismo, el duro clima y la inevitable bravura del mar ilustran a la perfección este dicho.

Pasajeros de "Josup" con destino a Mykines, Islas Feroe

Pasajeros en el “Jósup”, el barco que hace el viaje entre Sórvagur y la isla de Mykines.

Navegación del sur y Mykines Far West Anchorage

Tan pronto como dejamos la protección canalizada del fiordo y entramos en el pasaje entre el umbral de Vagar y Tindhólmur, el “Josup”Lucha contra poderosas corrientes y olas que la caída del viento y las mareas hacen caprichosa. Algunos pasajeros sufren los efectos de la fuerza de balanceo, que continúa, implacablemente, hasta que nos alineamos con la costa sur de Mykines y nos protegemos del poderoso norte.

Recorrimos buena parte de los 10km de la costa sur de la isla, por el pie de sus acantilados rocosos que, a intervalos, vemos cubiertos por una hierba resistente de verano.

Una hora después de salir de Sórvagur, el barco se dirige a una cala más estrecha que otras que habíamos pasado. El pequeño puerto improvisado de Mykines y el pueblo homónimo, el único de la isla, con sus casas agrupadas arriba, en un valle cubierto de hierba, se revelan.

Pueblo de Mykines, Islas Feroe

Casas Mykines, vistas desde el mar.

Cientos de pájaros instalados en las grietas y nichos de los acantilados circundantes nos reciben con chillidos agudos de indignación.

Tan ordenadamente como habíamos abordado, desembarcamos. Subimos una empinada escalera. En la parte superior, un joven residente da la bienvenida a los forasteros y les explica lo que pueden y no pueden hacer en la isla.

El sendero asombroso al faro de Mykinesholmur

Se delinearon cinco senderos, cada uno con su propio color y características de mapa. Sabíamos de antemano que el número 5, el que corría hasta el faro en la punta de la isla hermana de Mykinesholmur y regresaba al punto de partida, era el más popular. No tardaríamos en confirmar por qué.

Caminante en Mykinesholmur Trail, Mykines, Islas Feroe

Caminante camina por el sendero que conduce al faro de Mykinesholmur.

Decidimos guardar la visita al pueblo para la vuelta. Le dimos la espalda y subimos una larga pendiente al borde de prados salpicados de ovejas. En su cima, llegamos a la cresta de esa sección de Mykines. Este patrón contrastante y vertiginoso se iba a repetir durante buena parte de la caminata.

Cada vez que nos aventuramos a asomarnos al norte de esa cresta, nos encontrábamos con abismos verticales que, en sus puntos más altos, alcanzaban varios cientos de metros.

Sin embargo, como ya habíamos visto en otras partes de las Islas Feroe, decididos a llegar a la exuberante hierba regada por el húmedo viento del norte, las ovejas a menudo nos desafiaban. Los vimos en todos los colores y formas. Negro, blanco, marrón y jaspeado.

ovejas y más ovejas

Ovejas, corderos y corderos apacibles. Oveja enorme con muecas territoriales y cuernos rizados a juego. Muchos de los especímenes habían sido esquilados. O, semidesnudos, dejaron caer la gruesa capa de lana que los protegía del gélido invierno. Entre estas ovejas, varias intentaban aliviar la picazón causada por el (relativo) calor del verano frotándose contra rocas afiladas.

En los primeros momentos en la isla, nos perdimos en esa oveja y maravilla fotogénica de ver tantas ovejas en movimientos y poses fotogénicas: en voladizos y nichos cubiertos de hierba, algunas encaramadas con el mar gris de fondo, otras contra el cielo cubierto que grisáceo el océano.

Ovejas en Mykines, Islas Feroe

Los corderos acechan desde lo alto de la cresta de Mykines, con un enorme precipicio detrás de ellos.

Finalmente, nos dimos cuenta de que no teníamos todo el tiempo del mundo. Reanudamos el sendero con solo paradas ineludibles para registrar las increíbles vistas que detectamos. Sobre todo el valle que quedó atrás y las coloridas casas que lo habitaban.

Aún en la fase ascendente de la ruta, nos engañamos pensando que el camino que conducía al faro seguiría, llano y liso. Unas decenas de metros más adelante, el sendero entra en un agarre aún más fuerte en la cresta. Nos revela un abismo frontal inesperado. Buscamos una secuela que no acabara con nuestras vidas.

Finalmente, encontramos el cable del sendero, escondido en una especie de pasaje natural que la erosión había forzado hacia el acantilado. Una puerta de madera y una cerca de alambre los protegieron de una caída larga y mortal. Simultáneamente, sirvieron como pórtico y corredor de acceso a una zona diferente de la isla, el reducto plagado de aves marinas responsable de la suprema fama del sendero del faro.

Otro dominio vertiginoso y avícola

En uno de los días anteriores habíamos participado en un recorrido por los acantilados de Vestmanna, anunciados como ideales para contemplar los pintorescos frailecillos. A decir verdad, por una razón u otra, no vimos en estas rocas indudablemente impresionantes ni un solo espécimen.

Tal frustración hizo que los participantes regresaran a la tierra refunfuñando por el engaño. En cambio, a partir de esa esquina, compartiríamos Mykines con la colonia de frailecillos más grande de las Islas Feroe.

Colonia de frailecillos a la entrada de Mykinesholmur, Islas Feroe

Colonia de frailecillos en un acantilado de Mykinesholmur.

Dejamos este corredor una vez más hacia el lado sur y cubierto de hierba de la isla. De un momento a otro, vimos varias cabezas de colores asomándonos desde madrigueras abiertas en la tierra húmeda y ocultas por matas de hojas. Fuera del camino, los especímenes aislados y escondidos se convirtieron en grupos sin nada que ocultar, alineados en crestas inclinadas que se asomaban a las ensenadas del mar.

Nos acercamos al desfiladero marino que separa el cuerpo principal de Mykines de la sub-isla de Mykinesholmur. La nortada se inserta, furiosa, en este intervalo. Deléitese con el paisaje y frailecillos, gaviotas, cormoranes, petirrojos, rabadillas y araos.

En el reino de los frailecillos

Nos sentamos un momento frente a un grupo de frailecillos en una cresta de la isla que usaban como punto de aterrizaje. Agradecemos que giren la cabeza de una manera u otra con sospecha, como marionetas mecánicas preprogramadas. Despegando, arrastrado a gran velocidad por el vendaval.

Frailecillos, Mykines

Dos de los muchos frailecillos. Mykines es el hogar de la colonia más grande de esta ave en las Islas Feroe.

Y, a su regreso, tratando de alinear su torpe frenada con el perfil de la pendiente y el espacio que la colonia les reservaba. Reímos y reímos cada vez que abortaban sus aterrizajes y, en apuros, se vieron obligados a realizar aproximaciones correctivas contra el viento.

Pero, al igual que con la oveja, recordamos que no podíamos vivir toda la tarde con la adorable "frailecillos”. En consecuencia, cruzamos el puente que cruza el desfiladero y nos aventuramos por un sendero intermedio en la vertiente sur de Mykinesholmur. A pesar de que una niebla fulminante se apodera de la isla, hemos vuelto a detectar ovejas en toda su abundancia y gracia.

Cordero al abrigo del viento en Mykinesholmur, Islas Feroe.

Cordero protegido del viento y la niebla en un terreno de Mykinesholmur.

El viejo faro de Mykineshóllmur perdido en la niebla

Cuando llegamos al faro de Mykines, la visibilidad se redujo a unos pocos metros. da más significado a Holmur colocado en 1909 en el borde de la isla como advertencia para la navegación. Náutico pero no solo. Antes de él, ya habían ocurrido muchas catástrofes.

Figuras en la niebla cerca del faro de Mykinesholmur, Islas Feroe.

Las figuras desaparecieron en la niebla que de repente se apoderó de Mykinesholmur.

Según la historia, en 1595, unos 50 barcos de diversas partes del archipiélago fueron sorprendidos por una gran tormenta y se hundieron. Se cree que todos los hombres aptos para el trabajo de Mykines han fallecido. En 1607, el “walcheren“, Un barco holandés se hundió frente a la isla y los vecinos se abastecieron con buena parte de la mercancía que había a bordo.

Al pasar por el extremo sur y bajo de Mykinesholmur, nos encontramos con un mar distorsionado, lleno de olas y crestas generadas por poderosas corrientes. Ni siquiera estábamos bajo una tormenta, pero esta vista nos deja pocas dudas de lo que ese Atlántico Norte era capaz de hacer.

Colonia de aves y mar agitado en Mykinesholmur, Islas Feroe

Colonia de pájaros en un acantilado en el borde de Mykinesholmur con un mar agitado por una fuerte corriente.

En 1970, un avión Fokker F27 Friendship procedente de Bergen, Noruega, con destino al aeropuerto de Vagar, se encontró con mal tiempo. Se estrelló en Mykines. El capitán y todos los pasajeros sentados en el lado izquierdo del avión murieron de inmediato.

Otros veintiséis sobrevivieron, aunque algunos con heridas graves. Tres de los que habían sufrido heridas leves pudieron caminar hasta el pueblo y pedir ayuda. Los habitantes acudieron al rescate al menos hasta la llegada de una patrullera danesa.

En ese mismo año, se automatizó la luz del faro. En consecuencia, el último residente (de un máximo histórico de 22) dejó la aldea de Holm para siempre.

Los visitantes jóvenes regresan a la aldea de Mykines, Islas Feroe

Los jóvenes excursionistas siguen un sendero de regreso al pueblo de Mykines.

Regresa a la isla a toda prisa

Por nuestra parte, de ninguna manera íbamos a ser protagonistas de tragedias. Nos preocupaba la perspectiva de que la niebla se espesara aún más y disimulara los vertiginosos raíles colgantes que nos habían llevado hasta allí. Como tal, apresuramos el regreso.

Bajamos al pueblo de Mykines, empapados en sudor pero a salvo. Recuperando el aliento, deambulamos por sus callejones, entre casas tradicionales con techos de césped y césped y otras con arquitecturas diferentes, entre ellas la iglesia sin cruz que bendice a la diminuta y descendiente comunidad de la isla.

Casas tradicionales de Mykines, Islas Feroe

Casas tradicionales del pueblo de Mykines, con tejados de hierba y turba.

Solo nos encontramos con extraños con los que habíamos llegado en barco, varios de ellos charlando en la posada local, Marit's House B&B.

En su pico de población en 1925, cuando formó uno de los pueblos más grandes de las Islas Feroe, Mykines albergaba a 179 habitantes. En 1940, aún quedaban 170. A partir de entonces, poco a poco, los indígenas abandonaron su retiro, entregándose a la vida más conveniente en otras partes del archipiélago.

Todavía quedan 40 casas en el pueblo. Solo seis de ellos están habitados durante todo el año. Como es el caso en las Islas Feroe, los nueve habitantes de la isla, los dueños resistentes de la tierra, las muchas ovejas de la isla y algunos equinos usan helicópteros para ir y venir de la isla y recibir suministros y correo que sigue siendo distribuido por Jancy, su fiel billetera.

Caballos en Mykines, Islas Feroe

Los caballos pastan sobre el pueblo de Mykines.

Los helicópteros son especialmente útiles durante el invierno, cuando el mar casi siempre es demasiado agitado para viajes seguros. Pero incluso en verano, las tormentas que llegan sin previo aviso obligan a cancelar las travesías en barco.

El clima traicionero a menudo obliga a los forasteros a permanecer en Mykines durante días y días. Alrededor de las siete de la tarde, vimos el “Josup”Para volver a atracar en la isla.

Barco Jósup en el puerto de Mykines, Islas Feroe

Barco “Jósup” fondeado en el pequeño puerto de Mykines.

Era hora de volver a la capital Torshavn. Mientras abordamos no pudimos quitarnos la sensación de querer estar allí dos, tres, cuatro días. Una semana. Lo que.

PN Thingvellir, Islandia

En los Orígenes de la Remota Democracia Vikinga

La génesis del gobierno popular que nos viene a la mente és la helénica. Pero lo que se cree que fue el primer parlamento del mundo se inauguró a mediados del siglo X, en el gélido interior de Islandia.
Nueva Zelanda  

Cuando Contar Ovejas quita el Sueño

Hace 20 años, Nueva Zelanda tenía 18 ovejas por habitante. Por razones políticas y económicas, el promedio se redujo a la mitad. En las antípodas, muchos criadores están preocupados por su futuro.
Península de Banks, Nueva Zelanda

El Astillazo de Tierra Divino de la Península de Banks

Visto desde el aire, la protuberancia más obvia en la costa este de la Isla Sur parece haber implosionado una y otra vez. Volcánica pero verde y bucólica, la Península de Banks confina en su geomorfología de casi rueda dentada la esencia de la envidiable vida de Nueva Zelanda.
Nesbyen a Flam, Noruega

Tren Flamsbana: Noruega Sublime de la Primera a la Última Estación

Por carretera y a bordo del Flam Railway, en una de las rutas ferroviarias más empinadas del mundo, llegamos a Flam y la entrada al Sognefjord, el más grande, profundo y venerado de los fiordos escandinavos. Desde el punto de partida hasta la última estación, se confirma esta monumental Noruega que hemos desvelado.
Husavík a Mívatn, Islandia

Nieve interminable en la isla de Fogo

Cuando, a mediados de mayo, Islandia ya disfruta del calor del sol pero el frío pero el frío y la nieve persisten, los habitantes ceden a una fascinante ansiedad veraniega.
Islandia

Isla de Fuego, Hielo y Cascadas

La cascada suprema de Europa se precipita en Islandia. Pero no es la única. En esta isla boreal, con lluvia o nieve constante y en medio de una batalla entre volcanes y glaciares, se estrellan torrentes sin cuenta.
Laguna de Jok​ülsárlón, Islandia

El Canto y el Hielo

Creado por el agua del Océano Ártico y el deshielo del glaciar más grande de Europa, Jokülsárlón forma un dominio gélido e imponente. Los islandeses la veneran y le rinden tributos sorprendentes.
Islandia

La Calidez Geotérmica de la Isla de Hielo

La mayoría de los visitantes valoran el paisaje volcánico de Islandia por su belleza. Los islandeses también extraen de ellos el calor y la energía cruciales para la vida que llevan a las puertas del Ártico.
Oslo, Noruega

Una Capital (Sobre) Capitalizada

Uno de los problemas de Noruega ha sido decidir cómo invertir los miles de millones de euros de su fondo soberano recordista. Ni los recursos desmesurados salvan a Oslo de sus inconsistencias sociales.
Kalsoy, Islas Feroe

Un faro en el fin del mundo de las Islas Feroe

Kalsoy es una de las islas más aisladas del archipiélago de las Feroe. También conocida como “la flauta” por su forma alargada y los numerosos túneles que la sirven, apenas la habitan 75 habitantes. Mucho menos que los forasteros que la visitan cada año, atraídos por la maravilla boreal de su faro de Kallur.
Tórshavn, Islas Feroe

Puerto de las Islas Feroe de Thor

Ha sido el asentamiento principal en las Islas Feroe desde al menos el año 850 d.C., año en el que los colonos vikingos establecieron un parlamento allí. Tórshavn sigue siendo una de las capitales más pequeñas de Europa y el refugio divino de un tercio de la población de las Islas Feroe.
Vágar, Islas Feroe

El Lago que se cierne sobre el Atlántico norte

Por capricho geológico, Sorvagsvatn es mucho más que el lago más grande de las Islas Feroe. Acantilados de entre treinta y ciento cuarenta metros delimitan el extremo sur de su cauce. Desde ciertas perspectivas, da la idea de estar suspendido sobre el océano.
Kirkjubour, Streymoy, Islas Feroe

Donde el cristianismo de las Islas Feroe dio la costa

Apenas un año después del primer milenio, Sigmundur Brestisson, un misionero vikingo, llevó la fe cristiana a las Islas Feroe. Kirkjubour se convirtió en refugio y sede episcopal de la nueva religión.
Streymoy, Islas Feroe

A la Deriva en la Isla de las Corrientes

Salimos de la capital Torshavn rumbo al norte. Cruzamos desde Vestmanna hasta la costa este de Streymoy. Hasta llegar al extremo norte de Tjornuvík, nos deslumbra una y otra vez la verde excentricidad de la isla feroesa más grande.
Saksun, StreymoyIslas Feroe

El Pueblo feroés que no Quiere ser Disneylandia

Saksun es uno de varios pequeños pueblos impresionantes en las Islas Feroe que visitan cada vez más forasteros. Se distingue por la aversión a los turistas de su principal propietario rural, autor de reiteradas antipatías y ataques contra los invasores de su tierra.
León, elefantes, PN Hwange, Zimbabwe
Safari
PN Hwange, Zimbabue

El legado del difunto León Cecil

El 1 de julio de 2015, Walter Palmer, un dentista y cazador de trofeos de Minnesota, mató a Cecil, el león más famoso de Zimbabwe. La masacre generó una ola viral de indignación. Como vimos en PN Hwange, casi dos años después, los descendientes de Cecil prosperan.
Circuito de Annapurna, de Manang a Yak-kharka
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 10º Manang a Yak Jarka, Nepal

De camino a las Tierras (más) Altas de los Annapurnas

Tras una pausa de aclimatación en la civilización casi urbana de Manang (3519 m), avanzamos en el ascenso al cenit de Thorong La (5416 m). Ese día, llegamos a la aldea de Yak Kharka, a 4018 m, un buen punto de partida para los campamentos en la base del gran desfiladero.
Casas tradicionales, Bergen, Noruega.
Arquitectura y Diseño
Bergen, Noruega

El gran puerto hanseático de Noruega

Ya poblada a principios del siglo XI, Bergen se convirtió en la capital, monopolizó el comercio del norte de Noruega y, hasta 1830, fué una de las ciudades más grandes de Escandinavia. Hoy dia, Oslo lidera la nación. Bergen sigue destacada por su exuberancia arquitectónica, urbana e histórica.
El pequeño faro de Kallur, destacado en el caprichoso relieve norte de la isla de Kalsoy.
Aventura
Kalsoy, Islas Feroe

Un faro en el fin del mundo de las Islas Feroe

Kalsoy es una de las islas más aisladas del archipiélago de las Feroe. También conocida como “la flauta” por su forma alargada y los numerosos túneles que la sirven, apenas la habitan 75 habitantes. Mucho menos que los forasteros que la visitan cada año, atraídos por la maravilla boreal de su faro de Kallur.
El hinduismo balinés, Lombok, Indonesia, el templo Batu Bolong, el volcán Agung en segundo plano.
Fiestas y Cerimónias
Lombok, Indonesia

Lombok: hinduismo balinés en una isla del Islam

La fundación de Indonesia se basó en la creencia en un solo Dios. Este principio ambiguo siempre ha generado controversias entre nacionalistas e islamistas, pero en Lombok, los balineses se toman en serio la libertad de culto.
Lubango, Angola, Huila, Murales
Ciudades
Lubango, Angola

La ciudad en la cima de Angola

Incluso separadas de la sabana y el Atlántico por cadenas montañosas, las tierras frescas y fértiles de Calubango siempre han atraído a forasteros. Los madeirenses que fundaron Lubango a más de 1790 m y la gente que se unió a ellos la convirtieron en la ciudad más alta y una de las más cosmopolitas de Angola.
joven vendedora, nación, pan, Uzbekistán
Comida
Valle de Fergana, Uzbekistán

Uzbekistán, la Nación que no Carece de Pan

Pocos países aprovechan los cereales como Uzbekistán. En esta república de Asia Central, el pan juega un papel vital y social. Los uzbekos lo producen y consumen con devoción y en abundancia.
Mujeres con cabello largo de Huang Luo, Guangxi, China
Cultura
Longsheng, China

Huang Luo: el pueblo chino del cabello más largo

En una región multiétnica cubierta de arrozales en terrazas, las mujeres de Huang Luo se han rendido a la misma obsesión capilar. Dejan crecer el pelo más largo del mundo, años enteros, hasta una longitud media de 170 a 200 cm. Por extraño que parezca, para mantenerlos hermosos y brillantes, solo usan agua y arroz.
Fuegos artificiales del 4 de julio-Seward, Alaska, Estados Unidos
Deportes
Seward, Alaska

El 4 de julio más largo

La independencia de Estados Unidos se celebra, en Seward, Alaska, de manera modesta. Aun así, el 4 de julio y su celebración parecen no tener fin.
Erika Madre
De viaje
Filipinas

Los Dueños de las Carreteras Filipinas

Con el final de la Segunda Guerra Mundial, los filipinos transformaron miles de jeeps estadounidenses abandonados y crearon el sistema de transporte nacional. Hoy, los exuberantes jeepneys dominan el asfalto de la nación.
de este lado del atlántico
Etnico

Isla de Goreia, Senegal

Una isla esclava de la esclavitud

¿Pasaron varios millones o solo miles de esclavos por Goreia en su camino hacia las Américas? Sea cual sea la verdad, esta pequeña isla senegalesa nunca se librará del yugo de su simbolismo ”.

Arco iris en el Gran Cañón, un ejemplo de luz fotográfica prodigiosa
Portafolio de fotos de Got2Globe
Luz Natural (Parte 1)

Y la Luz se hizo en la Tierra. Sé como usarlo.

El tema de la luz en la fotografía es inagotable. En este artículo te damos algunas nociones básicas sobre tu comportamiento, para empezar, de forma justa y única de cara a la geolocalización, la hora del día y la época del año.
Misiones, San Ignacio Mini, Argentina
Historia
San Ignacio Miní, Argentina

Las Misiones Jesuíticas Imposibles de San Ignacio Mini

En el siglo XVIII, los jesuitas expandieron un dominio religioso en el corazón de América del Sur en el que convirtieron a los indígenas guaraníes en misiones jesuitas. Pero las Coronas Ibéricas arruinaron la utopía tropical de la Compañía de Jesús.
Baie d'Oro, Île des Pins, Nueva Caledonia
Islas
Île-des-Pins, Nueva Caledonia

La isla que Usurpó el Paraíso

En 1964, Katsura Morimura deleitó a Japón con una novela de tono turquesa desarollada en la isla de Ouvéa. Pero la vecina Île-des-Pins se apoderó del título "La Isla Más Cercana al Paraíso" y sigue seducindo a más visitantes.
Era Susi remolcada por perro, Oulanka, Finlandia
Invierno Blanco
PN Oulanka, Finlândia

Un Lobo Poco Solitario

Jukka “Era-Susi” Nordman ha creado una de las jaurías de perros de trineo supremas del mundo. Se convirtió en uno de los personajes más icónicos de Finlandia, pero permanece fiel a su apodo ingles: Wilderness Wolf.
Visitantes a la casa de Ernest Hemingway, Key West, Florida, Estados Unidos
Literatura
Key West, Estados Unidos

El Recreo Caribeño de Hemingway

Effusivo como siempre, Ernest Hemingway llamó a Key West "el mejor lugar en el que he estado ...". En las profundidades tropicales de los Estados Unidos, encontró la evasión y la diversión loca y borracha. Y la inspiración para escribir con una intensidad a la altura.
Isla Pico, Montaña Volcán Azores, a los Pies del Atlántico
Naturaleza
Isla del Pico, Azores

Isla de Pico: el Volcán de las Azores con el Atlántico a sus Pies

Por un mero capricho volcánico, el retazo más joven de las Azores se proyecta en el apogeo de rocas y lava del territorio portugués. La isla de Pico alberga su montaña más alta y afilada. Pero no solo. Es un testimonio de la resistencia y el ingenio de los azorianos que domaran esta impresionante isla y el océano circundante.
Estatua de la Madre Armenia, Ereván, Armenia
caer
Ereván, Armenia

Una capital entre Oriente y Occidente

Heredera de la civilización soviética, alineada con el gran Rusia, Armenia se deja seducir por las formas más democráticas y sofisticadas de Europa Occidental. En los últimos tiempos, los dos mundos han chocado en las calles de tu capital. Desde la disputa popular y política, Ereván dictará el nuevo rumbo de la nación.
Enriquillo, Gran Lago de las Antillas, República Dominicana, vista desde la Cueva das Caritas de Taínos
Parques naturales
Lago Enriquillo, República Dominicana

Enriquillo: el Gran Lago de las Antillas

Entre 300 y 400km2, situado a 44 metros bajo el nivel del mar, Enriquillo es el lago supremo de las Antillas. Aun que hipersalino y sofocado por temperaturas atroces, sigue aumentando. Los científicos tienen dificultades para explicar por qué.
Cansancio en tonos de verde.
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Suzdal, Rusia

En Suzdal, Pequenino celebra el pepino

Con verano y clima cálido, la ciudad rusa de Suzdal se relaja de su antigua ortodoxia religiosa. El casco antiguo también es famoso por tener los mejores pepinos del país. Cuando llega julio, lo recién cosechado se convierte en una auténtica fiesta.
aggie gray, Samoa, Pacífico Sur, Marlon Brando Fale
Personajes
Apia, Samoa

La Anfitriona del Pacífico Sur

Ha vendido hamburguesas a los GI's en la Segunda Guerra Mundial y abrió un hotel que hospedó a Marlon Brando y Gary Cooper. Aggie Gray falleció en 2. Su legado de acogida perdura en el Pacífico Sur.
Bañista, The Baths, Devil's Bay (The Baths) National Park, Virgen Gorda, Islas Vírgenes Británicas
Playas
Virgen Gorda, Islas Vírgenes Británicas

Los "Caribaños" Divinos de Virgen Gorda

Descubriendo las Islas Vírgenes, desembarcamos en una playa tropical y seductora, salpicada de enormes rocas de granito. Los baños parecen sacados de Seychelles pero son uno de los paisajes marinos más exuberantes del Caribe.
Monasterio de Tawang, Arunachal Pradesh, India
Religion
Tawang, India

El Valle Místico de la Profunda Discórdia

En el extremo norte de la provincia india de Arunachal Pradesh, Tawang alberga un espectacular paisaje montañoso, aldeas étnicas Mompa y majestuosos monasterios budistas. Aunque los rivales chinos no la han traspasado desde 1962, Pekín mira este dominio como parte de su Tibet. En consecuencia, la religiosidad y el espiritualismo han convivido durante mucho tiempo con un fuerte militarismo.
Ejecutivos dormir asiento de metro, dormir, dormir, metro, tren, Tokio, Japón
Sobre Raíles
Tokio, Japón

Los hipnopasajeros de Tokio

Japón es servido por millones de ejecutivos masacrados con ritmos de trabajo infernales y escasas vacaciones. Cada minuto de respiro en el camino al trabajo o al hogar les sirve para su inemuri, tomar una siesta en público.
Singapur, la isla del éxito y la monotonía
Sociedad
Singapura

La isla del éxito y la monotonía

Acostumbrada a planificar y ganar, Singapur seduce y recluta a personas ambiciosas de todo el mundo. Al mismo tiempo, parece aburrir hasta la muerte a algunos de sus habitantes más creativos.
Devolución de monedas
Vida diaria
Dawki, India

Dawki, Dawki, Bangladesh a la vista

Descendimos de las tierras altas y montañosas de Meghalaya a las planuras al sur y abajo. Allí, la corriente translúcida y verde del Dawki forma la frontera entre India y Bangladesh. Bajo un calor húmedo que no hemos sentido en mucho tiempo, la frescura del río atrae a cientos de indios y bangladesíes à una escapada pintoresca.
Rinoceronte, PN Kaziranga, Assam, India
Fauna silvestre
PN Kaziranga, India

La fortaleza de los monoceros indios

Situado en el estado de Assam, al sur del gran Río Brahmaputra, PN Kaziranga ocupa una vasta área de pantano aluvial. Acoje dos tercios de los rinoceronte unicornio del mundo, alrededor de 100 tigres, 1200 elefantes y muchos otros animales. Presionado por la proximidad humana y la inevitable caza furtiva, este precioso parque solo no ha podido protegerse de las hiperbólicas inundaciones de los monzones y de algunas controversias.
Costa de Napali y Cañón de Waimea, Kauai, Hawai Arrugas
Vuelos Panorámicos
Napali Coast, Hawai

Las Arrugas deslumbrantes de Hawaii

Kauai es la isla más verde y lluviosa del archipiélago hawaiano. También la más antigua. Mientras exploramos su costa de Napali por tierra, mar y aire, nos sorprende ver cómo el paso de los milenios solo la ha favorecido.