Montaña Redonda y Rancho Salto Yanigua, República Dominicana

De Montaña Redonda a Rancho Salto Yanigua


los-haitises-republica-dominicana-rescate-garca
acrobacias
cruz dominicana
Patchwork tropical
Direcciones
Arrozales y el Atlántico
El Burro del rancho Salto Yanigua
Pan de Coco
minería de ámbar
pozo minero
escaparate tropical
laguna verde
El retratista fotografiado
Minería de piedras
letrero a todo color
salto yanigua
Descubriendo el noroeste dominicano, ascendemos a la Montaña Redonda de Miches, recientemente transformada en un insólito pico de evasión. Desde la cima, apuntamos a Bahía de Samaná y Los Haitises, pasando por la pintoresca estancia Salto Yanigua.

Cuando viajamos, las soluciones a las que llegamos no siempre son perfectas.

En este particular amanecer, dejó el Pueblo de Uvero Alto atrás, nos encontramos a bordo de un autobús coreano importado, lleno de turistas alemanes somnolientos de Europa.

Joel Montilla, el guía de servicio, sabe que tiene que despertar y activar a los pasajeros.

Armado con un micrófono, interroga al grupo sobre las nacionalidades a bordo. La mayoría son alemanes. Nos acompañan austriacos y suizos. Discrepantes y, por supuesto, intrigados por el resto, todavía quedan dos portugueses. Nosotros.

Todavía estábamos a bordo, con un conocimiento demasiado básico de alemán. La mía, adquirida en dos largos años de clases en el Gõethe Institut de Lisboa, entre los 13 y los 15 años.

Sara, por aprender a escuchar a sus padres comunicarse en alemán, por razones que, por sí solas, darían para otra larga historia.

Ahora bien, estos fondos inusuales nos permitieron entender mucho más del discurso tranquilo y pausado de Joel de lo que estábamos contando. Dado que la guía se aseguró de cubrir todos los temas dominicanos interesantes que se le ocurrieron, hicimos un esfuerzo por redoblar la apuesta.

En este entretenimiento cognitivo, casi una hora después, llegamos a la primera escala del día.

Cuando Joel toca un “Runde Berg”, sabemos que estamos ante el famoso M.ronda ontana de Michels.

El guía dicta un traslado desde el bus hasta camiones equipados con asientos y potente tracción en las cuatro ruedas.

Ascendemos por el camino embarrado que conduce a la cumbre, en una modalidad de rally que hace las delicias de algunos de los pasajeros. Hace que los demás entren en pánico.

 Montaña Redonda: un cerro con panorámicas privilegiadas

Menos de diez minutos después, aterrizamos en la cima sinuosa y redondeada de la elevación, a pesar del pomposo nombre, un mero montículo.

Aun así, por su ubicación privilegiada, un lugar con vistas panorámicas a su alrededor, algunas, al norte y noroeste, del Océano Atlántico, la Bahía de Samaná y las lagunas Redonda y del Limón.

Otros, en direcciones opuestas, de pastos surcados por restos de vegetación, en las laderas de las montañas de La Española de verdad.

Poco a poco, una multitud, ya no sólo germánica, ocupa el cenit de Montana.

Los forasteros contemplan sus vistas durante un tiempo que acaban acortando, atraídos por las diversiones que allí han instalado los dominicanos.

Algunos se alinean para los columpios.

Otros, por la tirolina que se desliza, en L, por la media cuesta frente al mar.

De pie en la colina, muy por encima de los columpios, una cruz blanca fijada contra un pilar con los colores de la bandera de República Dominicana, bendice el lugar y las piruetas y acrobacias que allí se realizan.

Incluidos los columpios invertidos que, por momentos, dos guías se empeñan en exhibir.

Se agota el tiempo destinado a la montaña, pero no el viento que la castiga durante todo el día.

Rumbo al norte y al pueblo de Miches

Volvemos al piedemonte, al bus y al carretera Bávaro-Miches, estrecha carretera que serpentea entre caseríos y pueblos de origen pesquero, hasta cruzar el río Yeguada, en pleno corazón de la ciudad que le da la segunda mitad de su nombre.

De Miches en adelante, seguimos la continuación, ya adaptada a “Sabana-Miches”, según la escala que sigue. Alrededor de Sabana, giramos al sur hacia El Valle.

En este pueblo pasamos del asfalto a un camino de tierra que atraviesa la selva tropical y, en espacios, plantaciones de palma que generan el valioso aceite de palma.

Para entonces, el río Yanigua zigzaguea hacia el sur, en una profusión y exuberancia de meandros que, sin embargo, nos cruzamos.

Nos desviamos por otro camino, casi un camino, perdido en la vegetación que espesa la proximidad del río.

Rancho Salto Yanigua: El Pintoresco Campo de la República Dominicana

Nos detenemos en el claro abierto por uno de los muchos ranchos y haciendas que salpican este campo olvidado de República Dominicana.

Un letrero grande y llamativo lo identifica con la moda de letreros que se ha vuelto viral en América Latina. De todos los colores. Se ilustra con ejemplos de la fauna y flora de estos lugares.

Con tres pisos de ancho creciente, el rótulo adorna e identifica la propiedad, sin lugar a dudas: “Rancho Salto Yanigua”.

Joel Montilla saluda a Simón Duran, el dueño.

El dúo intenta conducir a los visitantes al área gastronómica de la finca, instalada, por conveniencia, al borde del curso hundido del río, frente a la cascada que justifica su toponimia.

Allí, sobre un fuego de leña, un tímido cocinero hornea y dora un pan de coco que llena casi la mitad de una sartén grande.

La mañana había avanzado.

A esa hora, cualquier alma nacida de buenas personas comienza a tener hambre.

Experimentado en el arte de acoger y complacer a los extraños, Simón y su familia tratan de consolarlos.

Bocadillos dominicanos del campo, uno tras otro

con tazas de mamajuana, el licor nacional dominicano, siempre están garantizados como fuente de vigor, virilidad o, lo que sea, fertilidad.

Como alternativas no alcohólicas ofrecen café, cacao o café moca, en este caso endulzado con chocolate de cacao producido en la huerta orgánica de la estancia.

Bebemos un poco de ambos cuando Simón Duran y el cocinero empiezan a servir los panes de coco, todavía humeantes y que nos aconsejan rellenar con una nutritiva y deliciosa crema de cacao y miel.

Tarde, el desayuno llega como un manjar de los dioses de La Española.

Solo el atractivo flujo del Salto Yaniqua, justo más adelante, disuade a los visitantes de seguir atracándose.

En un instante, una multitud de ansiosos bañistas inunda el río.

El Salto del Río Yanigua, justo al borde del Rancho

Se entregan a los chapoteos, a los saltos y, por ejemplo, de un anfitrión que los acompañaba, a tratamientos dermofaciales espontáneos garantizados por la arcilla blanquecina que cubría el fondo del río.

Juan Carlos, el retratista al servicio del recorrido, también compone su máscara.

De hecho, se embellece hasta el doble. Con una plumeria roja expuesta encima de una oreja.

"Chicos, ¿no se aprovechan de esto?” nos pregunta, casi ofendido, cuando nos ve sin rastro de la arcilla con la que se había cubierto la cara.

Poco después, sin esperarlo, nos encontramos víctimas de ese barro milagroso.

Seguimos a Simón Durán en un recorrido por la estancia. Pasando por plantaciones de banano, plantaciones de piña, papaya y otras frutas y verduras.

Apreciamos la casa que había instalado en el árbol más alto y frondoso de la propiedad, ya equipada con un panel solar y otros equipos y decoraciones dignas de huéspedes aventureros.

Charlamos a su sombra, cuando un burro del rancho se une al grupo, decidido a comerse un snack de zanahoria o algo a lo que ya está acostumbrado.

Simón nos aconseja que no le prestemos demasiada atención.

El problemático descubrimiento de la mina de ámbar local

Continuamos en una especie de escape encubierto cuando nos topamos con la extracción de ámbar, larimar y otras piedras del rancho.

De vuelta a la orilla del río, tres trabajadores haitianos repetían la misma secuencia de operaciones.

Uno de ellos, en el fondo de un pozo, llenaba un bidón de grava extraída del lecho.

Otros dos trataron de levantarlo con la cuerda y arrojarlo a un área de clasificación.

Intrigados, seguimos el proceso, hablando. Una vez dos veces.

Por casualidad, en el tercero, el tambor estaba más lleno.

Los hombres en la superficie, lo tiran al suelo.

La sobrecarga genera un rebote que nos llena a ellos y a nosotros de arcilla empapada.

Tardamos casi veinte minutos en recuperarnos del percance, buena parte de ese tiempo, en limpiarnos los ojos de la microtierra semipreciosa.

Cuando le contamos la desgracia a Juan Carlos, el fotógrafo se deja llevar por una risa bonachona: “¡Ah, así que los trataron a la fuerza!”. concluye en su suavizado castellano dominicano antillano.

Nos unimos a la comitiva que Simón Durán invitó a las mesas y al buffet que complementó las opciones del bandera dominicana, compuesto por el clásico arroz con frijoles con pollo y ensalada o, en una variante sin nombre aún por atribuir, con pescado empanizado del río Yanigua, igual o más divino.

Incursión Fluvio-Marina al Parque Nacional Los Haitises

Después de la comida, partimos hacia el norte, a través del dominio terrestre de los Parque Nacional Los Haitises. Varios kilómetros después, ya a bordo de un catamarán, por el mar apartado y remoto al pie de la inmensa cordillera.

Años antes ya habíamos tenido el privilegio de explorar sus cuevas llenas de pinturas rupestres, obras de los indígenas taínos.

Y los islotes siempre se los disputan fragatas y pelícanos, como en Laguna de Oviedo suroeste de República Dominicana, ubicado entre Barahona y Bahía de Las Águilas.

Fragatas, Cayo de Los Pájaros, Los Haitises, República Dominicana

Las fragatas sobrevuelan el Cayo de Los Pájaros, en Los Haitises.

No todo se repitió. En un momento, vimos una garza flotando en el mar. Sufría de un defecto en las piernas, por lo que no podía despegar. La tripulación decide rescatarla.

Intentan varias veces navegar poco profundo y atraparlo. En vano. Ya harto de la frustración, uno de los tripulantes se ofrece a bucear.

Persigue a la garza que, sintiéndose amenazada, hace todo lo posible por picotearla. "¡Cuidado con tus ojos! ¡Protege tus ojos!” gritan los compañeros conscientes del daño que el afilado pico podría infligir en los ojos del voluntario. Finalmente, logra agarrarla y subir a bordo.

El capitán acerca el catamarán a uno de los islotes aviares de Los Haitises, de donde habría caído el ave con alta probabilidad.

La operación de rescate contribuyó a hacer aún más marcada la naturaleza natural y salvaje que sigue siendo tan exótica en ciertas plazas fuertes de la República Dominicana.

En esta nación cada vez más rendida a mega-resorts y entornos artificiales colosales, tales impresiones han estado en peligro de extinción durante mucho tiempo.

 

COMO IR:

Reserva tu paquete para República Dominicana y sus excursiones -incluyendo Isla Saona- comercializado por operador jolidey y disponible en las agencias de viajes.

Ya en Rep. República Dominicana, también puedes reservar tu tour Isla Saona u otros tours a través de la agencia Visita República Dominicana

Puerto Plata, República Dominicana

La Plata de la Casa Dominicana

Puerto Plata resultó del abandono de La Isabela, el segundo intento de una colonia hispana en las Américas. Casi medio milenio después del desembarco de Colón, esta ciudad inauguró el inexorable fenómeno turístico de la República Dominicana. En un paso relámpago por la provincia, vemos cómo el mar, la montaña, la gente y el sol caribeño la hacen lucir..
península de samaná, PN Los Haitises, República Dominicana

De la península de Samaná a los Haitises dominicanos

En el extremo noreste de República Dominicana, donde aún triunfa la naturaleza caribeña, enfrentamos un Atlántico mucho más vigoroso de lo esperado en estas partes de las Americas. Allí cabalgamos en comunidad hasta la famosa cascada de Limón, cruzamos la bahía de Samaná y nos adentramos en la remota y exuberante “tierra de las montañas”, Haitises, que la encierra.
Laguna de Oviedo, República Dominicana

El Mar Muerto (nada) de República Dominicana

La hipersalinidad de la Laguna de Oviedo fluctúa en función de la evaporación y el agua aportada por la lluvia y el caudal procedente de la vecina sierra de Bahoruco. Los nativos de la región estiman que, por regla general, tiene tres veces el nivel de sal marina. Allí descubrimos prolíficas colonias de flamencos e iguanas, entre muchas otras especies que conforman uno de los ecosistemas más exuberantes de la isla Hispaniola.
Barahona, República Dominicana

La República Dominicana Playera de Barahona

Sábado tras sábado, la esquina suroeste de República Dominicana entra en modo de descompresión. Poco a poco, sus seductoras playas y lagunas dan la bienvenida a una marea de gente eufórica que se entrega a un peculiar retumbar anfibio.
Laguna de Oviedo a Bahía de las Águilas, República Dominicana

En Busca de la Playa Dominicana Inmaculada

Una de las costas dominicanas más vírgenes es también una de las más remotas. Descubriendo la provincia de Pedernales, quedamos deslumbrados por el semidesértico Parque Nacional Jaragua y por la pureza caribeña de la Bahía de las Águilas.
Lago Enriquillo, República Dominicana

Enriquillo: el Gran Lago de las Antillas

Entre 300 y 400km2, situado a 44 metros bajo el nivel del mar, Enriquillo es el lago supremo de las Antillas. Aun que hipersalino y sofocado por temperaturas atroces, sigue aumentando. Los científicos tienen dificultades para explicar por qué.
Santo Domingo, República Dominicana

La Anciana Colonial más Longeva de las Américas

Santo Domingo es la colonia habitada por más tiempo del Nuevo Mundo. Fundada en 1498 por Bartolomé Colombo, la capital de República Dominicana conserva intacto un verdadero tesoro de resiliencia histórica.
Isla Saona, República Dominicana

Una Savona en las Antillas

Durante su segundo viaje a las Américas, Colón desembarcó en una isla exótica y encantadora. Lo llamó Savona, en honor a Michele da Cuneo, un marinero de Saboya que lo vio como un destacado de la gran Hispaniola. Hoy llamada Saona, esta isla es uno de los amados edenes tropicales de la República Dominicana.

savuti, botswana, leones devoradores de elefantes
Safari
Savuti, Botsuana

Los Leones Devoradores de Eelefantes de Savuti

Un trozo del desierto de Kalahari se seca o se riega según los caprichos tectónicos de la región. En Savuti, los leones se han acostumbrado a depender de sí mismos. También se alimentan de los animales más grandes de la sabana.
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 5o- Ngawal-BragaNepal

Rumbo a Braga. La Nepalí.

Pasamos otra mañana de clima glorioso descubriendo Ngawal. A continuación, completamos un viaje corto hacia Manang, la ciudad principal en el camino hacia el cenit del circuito de Annapurna. Nos quedamos en Braga (Braka). La aldea pronto demostraría ser uno de sus lugares más inolvidables.
sombra vs luz
Arquitectura y Diseño
Kyoto, Japón

El templo de Kioto renacido de las cenizas

El Pabellón Dorado se ha salvado de la destrucción varias veces a lo largo de la historia, incluso la de las bombas lanzadas por Estados Unidos. No resistió a la perturbación mental de Hayashi Yoken. Cuando lo admirámos, lucia como nunca.
Tótems, Pueblo Botko, Malekula, Vanuatu
Aventura
Malekula, Vanuatu

Canibalismo de carne y hueso

Hasta principios del siglo XX, los devoradores de hombres todavía se banqueteavan en el archipiélago de Vanuatu. En el pueblo de Botko descubrimos por qué los colonos europeos le tenían tanto miedo a la isla de Malekula.
Fiestas y Cerimónias
Apia, Samoa

Fia Fia - Folklore Polinesio de Alta Rotación

De Nueva Zelanda a la Isla de Pascua y de aquí a Hawai, existen muchas variaciones de danzas polinesias. Las noches samoanas de Fia Fia, en particular, son animadas por uno de los estilos más acelerados.
Acantilados sobre el Valle de la Desolación, cerca de Graaf Reinet, Sudáfrica
Ciudades
Graaf Reinet, Sudáfrica

Una lanza Bóer en Sudáfrica

En los primeros tiempos de la colonia, los exploradores y colonos holandeses estaban aterrorizados por el Karoo, una región de gran calor, gran frío, grandes inundaciones y sequías severas. Hasta que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales fundó Graaf-Reinet. Desde entonces, la cuarta ciudad más antigua de la nación arcoiris prosperó en una encrucijada fascinante de su historia.
Máquinas de bebidas, Japón
Comida
Japón

El imperio de las máquinas de bebidas

Hay más de 5 millones de cajas luminosas ultra-tecnológicas dispersas por todo el país y muchas más latas y botellas exuberantes de atractivas bebidas. Los japoneses hace tiempo que dejaron de resistirse a ellas.
Verificación de correspondencia
Cultura
Rovaniemi, Finlândia

De la Laponia finlandesa al Ártico, de visita a la Tierra de Papá Noel

Hartos de esperar a que el anciano barbudo descienda por la chimenea, invertimos la historia. Aprovechamos un viaje a la Laponia finlandesa y pasamos por su hogar furtivo.
Carreras de renos, Kings Cup, Inari, Finlandia
Sport
Inari, Finlândia

La carrera más loca en la cima del mundo

Los lapones y samis de Finlandia han estado compitiendo a remolque de sus renos durante siglos. En la final de la Copa de los Reyes - Porokuninkuusajot -, se enfrentan a gran velocidad, muy por encima del Círculo Polar Ártico y muy abajo de cero.
Caballos bajo la nieve, Islandia, el fuego de la isla de nieve interminable
De viaje
Husavík a Myvatn, Islandia

Nieve interminable en la isla de Fogo

Cuando, a mediados de mayo, Islandia ya disfruta del calor del sol pero el frío pero el frío y la nieve persisten, los habitantes ceden a una fascinante ansiedad veraniega.
Cola vietnamita
Étnico

nha trang-doc let, Vietnam

La sal de la tierra vietnamita

En busca de costas atractivas en la vieja Indochina, nos desilusionamos con la rudeza de la zona de baño de Nha Trang. Y es en el trabajo femenino y exótico de las marismas de Hon Khoi donde encontramos un Vietnam más agradable.

fotografía de la luz del sol, sol, luces
Portafolio de fotos de Got2Globe
Luz Natural (Parte 2)

Un sol, tantas luces

La mayoría de las fotos de viajes se toman a la luz del sol. La luz del sol y el clima forman una interacción caprichosa. Aprenda a predecir, detectar y utilizar de la mejor manera.
Sala de exposiciones y teatro musical, Tbilisi, Georgia
História
Tbilisi, Geórgia

Georgia todavia con Perfume de la Revolución de las Rosas

En 2003, un levantamiento político popular hizo que la esfera de influencia en Georgia se inclinara de este a oeste. Desde entonces, la capital Tbilisi no ha renunciado ni a sus siglos de historia soviética, ni al supuesto revolucionario de integrarse en Europa. Cuando la visitamos, quedamos deslumbrados por la fascinante mezcla de sus vidas pasadas.
Los creyentes cristianos dejando una iglesia, Upolu, Samoa Occidental
Islas
Upolu, Samoa  

En el Corazón Roto de Polinésia

La imaginería del paradisíaco Pacífico Sur es incuestionable en Samoa, pero su belleza tropical no paga las facturas ni de la nación ni de los habitantes. Quien visita este archipiélago se encuentra con un pueblo dividido entre someterse a la tradición y el estancamiento financiero o desarraigarse en países con horizontes más amplios.
Maksim, pueblo Sami, Inari, Finlandia-2
Invierno Blanco
Inari, Finlândia

Los Guardianes de la Europa Boreal

Discriminado durante mucho tiempo por los colonos escandinavos, finlandeses y rusos, el pueblo sami recupera su autonomía y se enorgullece de su nacionalidad.
José Saramago en Lanzarote, Islas Canarias, España, Glorieta de Saramago
Literatura
Lanzarote, Islas Canárias, España

La Jangada de Basalto de José Saramago

En 1993, frustrado por el desprecio del gobierno portugués por su obra “El Evangelio Según Jesucristo"”, Saramago se traslada con su mujer Pilar del Río a Lanzarote. De vuelta a esta isla canaria un tanto extraterrestre, volvimos a encontrar su hogar. Y el refugio de la censura al que se vio abocado el escritor.
Playa Nogales, La Palma, Islas Canarias
Naturaleza
La Palma, Islas Canárias

La Isla Bonita de Canarias

En 1986, Madonna Louise Ciccone lanzó un éxito que popularizó la atracción que ejercía una isla imaginaria. Cayo Ambergris, en Belice, cosechó beneficios. A este lado del Atlántico, los palmeros así ven su verdadera e deslumbrante Canaria.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Parques naturales
Viajes en Bote

Para Aquellos Hartos de Navegar en la Red

Súbete y déjate llevar por los imperdibles viajes en barco como el archipiélago filipino de Bacuit y el mar helado del golfo finlandés de Botnia.
templo kongobuji
Patrimonio Mundial de la UNESCO
monte koya, Japón

A mitad de camino hacia el nirvana

Según algunas doctrinas del budismo, se necesitan varias vidas para alcanzar la iluminación. La sucursal de shingon afirma que se hace en una. Desde el monte Koya, puede ser incluso más fácil.
ahora desde arriba, hechicero de nueva zelanda, Christchurch, nueva zelanda
Personajes
Christchurch, Nueva Zelanda

El Brujo Maldito de Nueva Zelanda

A pesar de su notoriedad en las antípodas, Ian Channell, el hechicero de Nueva Zelanda, no pudo predecir ni prevenir varios terremotos que azotaron Christchurch. A los 88 años, luego de 23 años de contrato con la ciudad, hizo declaraciones muy polémicas y terminó despedido.
mini-esnórquel
Playas
Islas Phi Phi, Tailandia

Volver a Danny Boyle Beach

Han pasado 15 años desde el debut del clásico mochilero basado en la novela de Alex Garland. La película popularizó los lugares donde se rodó. Poco después, algunos desaparecieron temporalmente pero literalmente fuera del mapa, pero hoy su controvertida fama permanece intacta.
Peregrinos en la cima, Monte Sinaí, Egipto
Religion
Monte Sinai, Egipto

Fuerza en las piernas y fe en Dios

Moisés recibió los Diez Mandamientos en la cima del monte Sinaí y se los reveló a la gente de Israel. Hoy, cientos de peregrinos suben, todas las noches, los 4000 escalones de ese doloroso pero místico ascenso.
Tren del Fin del Mundo, Tierra del Fuego, Argentina
Sobre Raíles
Ushuaia, Argentina

Última Estación: El Fin del mundo

Hasta 1947, el Tren del Fin del Mundo realizaba innumerables viajes para que los prisioneros del penal de Ushuaia cortasen leña. Hoy, los pasajeros son otros, pero ningún otro tren pasa más al sur.
Intervención policial, judíos ultraortodoxos, Jaffa, Tel Aviv, Israel
Sociedad
Jaffa, Israel

Protestas poco ortodoxas

Una contrucción en Jaffa, Tel Aviv, amenazava con profanar lo que los judíos ultraortodoxos pensaban ser restos de sus antepasados. Y ni la revelación de que eran tumbas paganas los disuadió de la contestación.
Abandono, Alaska Fashion Life, Talkeetna
Vida diaria
Talkeetna, Alaska

La vida Alaskeña de Talkeetna

Antes, un mero pueblo minero, Talkeetna rejuveneció en 1950 para servir a los escaladores del Monte McKinley. Es, con mucho, la ciudad más alternativa y cautivadora entre Anchorage y Fairbanks.
León, elefantes, PN Hwange, Zimbabwe
Fauna silvestre
PN Hwange, Zimbabue

El legado del difunto León Cecil

El 1 de julio de 2015, Walter Palmer, un dentista y cazador de trofeos de Minnesota, mató a Cecil, el león más famoso de Zimbabwe. La masacre generó una ola viral de indignación. Como vimos en PN Hwange, casi dos años después, los descendientes de Cecil prosperan.
Puenting, Queenstown, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Queenstown, Nueva Zelanda

Queenstown, la reina de los deportes extremos

En el siglo. XVIII, el gobierno de Kiwi proclamó un pueblo minero en la Isla del Sur "apto para una reina".Los paisajes extremos y las actividades de hoy refuerzan a majestade do sempre desafiante estado de Queenstown.
PT EN ES FR DE IT