mexcaltitán, Nayarit, México

Una Isla entre el Mito y la Génesis Mexicana


Méxcaltitán del Ar
cumpleaños disney
Pesca bajo la mirada del pelícano
un barquero
conversación discreta
plaza central
Fragatas vs Pelícanos
la pequeña iglesia
Almestrada Santos y Flavia García
El mural de Aztlán
Llamada con historial
Secado, Modo Tropical
pelícanos americanos
drenaje forzado
Restaurante “El Camarón”
vida de calle
calle venecia
Señor Cuauhtémoc
de llegada
Mexcaltitán es una isla lacustre redondeada, llena de casas y que, durante la temporada de lluvias, solo es transitable en bote. Aún se cree que podría ser Aztlán. El pueblo que dejaron los aztecas en un deambular que terminó con la fundación de Tenochtitlán, la capital del imperio que conquistarían los españoles.

El cruce desde el muelle hasta el muelle de entrada a la isla es tan rápido que se burla del viaje por carretera al que nos habíamos enfrentado para llegar.

Desde San Blas hacia el norte, las carreteras recién construidas se sucedieron.

Para ellos, un recorrido laberíntico, por caminos y callejones cada vez más estrechos, entre pueblos perdido en las planicies resecas del estado de Nayarit.

El último tramo sobre asfalto, con más de 10 km, ya está cubierto por las aguas vagabundas de la Laguna Grande de Mexcaltitán, una laguna al borde del Pacífico, inmensa, aunque no tanto como otras al norte.

En este preámbulo pavimentado, alto y denso, interminables setos de manglares lo custodian a ambos lados. Espacios, riachuelos, grandes charcos y otros cuerpos de agua menos definidos rompen la dictadura de los manglares.

Algunas de estas lagunas revelan grupos y familias de pescadores, equipados con sedales y redes, entretenidos por el pescado que allí abunda.

Sin previo aviso, la recta interminable se da sola. Hacia la parte trasera del Embarcadero de Tuxpan, una orilla de tierra que sirve tanto de puerto como de estacionamiento.

El ujier de turno nos indica desde donde parten los barcos. Nos acercamos al muelle convencidos de que esperaríamos a la siguiente salida.

El lanchero se apresura a explicar que los trámites fueron distintos: “No amigos, esto es más pasajero llega, pasajero se va. La isla ya está allí”.

Mexcaltitán a la vista. De todas formas.

Abordamos el barco cubierto. En unos minutos, nos cruzamos con dos barcos casi idénticos. Momentos después llegamos al muelle más cercano a la isla de Mexcaltitán.

Está decorado por un mural en formato panorámico, con el centro a la sombra de un techo de abrigo que protege el diseño de un medallón ancestral.

En el extremo izquierdo, un indígena con taparrabos maniobra una canoa como un gondolero.

Por el contrario, lo que se nos aparece es un rey, o emperador, envuelto en un yelmo emplumado. Aún teníamos que desembarcar. La isla y sus islotes ya intentaban convencernos de su magnitud histórica.

Fuimos del barco al muelle. Dos residentes cargan colchones a punto de ser trasladados a otros lugares.

Otro lidia con la inestable red telefónica de la zona, en una emotiva llamada que, como ocurre con la nostalgia, va y viene.

Avanzamos hasta el corazón de la isla. Unas decenas de pasos y entramos en la Plaza Central.

Probamos así la pequeñez casi radial de Mexcaltitán, que tiene un perímetro de unos 400 metros, 350 m de norte a sur, XNUMX m de este a oeste.

Los Peregrinos Católicos de Mexcaltitán

Los domingos por la tarde, el pueblo recibe a un buen número de extranjeros.

Una parte son turistas.

Como supimos, muchos más eran cristianos, reunidos allí para la misa de un sacerdote colombiano que se había ganado la estima y la simpatía de una creciente comunidad de creyentes.

Tantos que no cabían en la iglesia de San Pedro y San Pablo, la iglesia católica más antigua y pequeña de la isla, que encontramos frecuentada por una familia entregada a sus oraciones, pero no tanto como les hubiera gustado.

Un extraño murmullo resuena desde el fondo del altar. Viene del otro extremo de la plaza, del otro lado del quiosco de música y la palmera que le hace compañía, un buriti, nos parece.

Durante la mañana, las distintas delegaciones cristianas desembarcadas en la isla se habían concentrado en el edificio más diáfano del Museo del Origen.

Del interior emanaban las proféticas palabras del idolatrado sacerdote colombiano, Carlos Cancelado, y los gritos y gemidos de fieles conmovidos, en estado de éxtasis absoluto.

En la plaza, otros nativos se entregaron a la prioridad mundana de su subsistencia.

Entre devotos y turistas, cada vez más visitantes desembarcaban en la isla.

Los isleños con buen ojo para los negocios nos esperaban en los quioscos. recuerdos y artesanías coloridas huichol, una etnia indígena de los estados del occidente de México, incluida la de Nayarit que continuamos descubriendo.

Una isla que vive para el camarón

Otros expusieron una variedad de antojitos y especialidades que los mexicanos tratan como antojitos, y las bebidas favoritas de la nación. En micheladas y las cheladas, las especiales de Mexcaltitán, con sabor a camarón.

El artrópodo rojizo es, al fin y al cabo, el principal producto y principal fuente de ingresos de la isla. Los pescadores lo capturan, especialmente entre mayo y agosto y desde las tres de la mañana hasta la madrugada.

Vemos los mariscos y su trabajo secándose al sol tropical, sobre láminas de plástico verde.

Los restaurantes locales lo sirven fresco y abundante en gloriosos ceviches y otros platos imperdibles. albondigas de langostinos y el tlaxtihuil, un caldo tradicional que resulta de cocer maíz con camarones.

La tienda de artículos para el hogar “Angélica” anuncia que vende gelatina, pero lo más notable es que tamales de camarones.

Uno de los restaurantes de la Plaza Central, humilde, popular como pocos y donde acabamos de almorzar, se llama, por cierto, “El Camarón”.

Las lluvias que hacen de Mexcaltitán la Venecia de México,

Salimos a descubrir el resto de la isla.

Una calle circular, Venecia, nos permite caminar alrededor de ella, entre las casas de planta baja pintadas en una variedad de tonos brillantes, al buen estilo mexicano, ya no en el blanco y el rojo que tiñen gran parte de la Plaza Central.

En plena estación seca en el occidente de México, las aguas de la laguna están bajas. Bajan de un día para otro.

Como explica el señor Cuauhtémoc, el experto del pueblo en reparar ventiladores, con el torso desnudo, en mayo el calor y la humedad se vuelven insoportables.

Tan pronto como el sol sale por el horizonte, la gente apenas puede salir de sus casas.

Es entonces cuando más solicitan sus servicios, casi siempre con urgencia.

De junio a noviembre, las constantes y fuertes lluvias inflan la laguna sin apelación. En lugar de caminar por el pueblo, los aproximadamente XNUMX residentes viajan en bote.

A calle venecia, como el apodo de la Venecia mexicana de Mexcaltitán, ilustran la era anfibia y aún más excéntrica de la isla.

En la pretemporada que atravesamos, el caudal del extremo sureste de Mexcaltitán y su malecón deja ver una lengua de arena.

Se ha convertido en el lugar de descanso favorito de decenas de pelícanos blancos americanos y algunas otras aves que toleran, sobrevuelan y atormentan a las fragatas oportunistas.

Mientras las plumas se secan, las aves que habitan el efímero islote vigilan a los peces.

De los que nadan allí y de los que descargan los pescadores cuando regresan al fondeadero fangoso debajo del calle Miguel Hidalgo.

Esta fue la calle elegida para honrar al padre de la independencia de México.

El mito eventualmente real de Aztlán de los aztecas

A imagen de miles de otras calles y avenidas de los cuatro rincones de la nación.

Según varios historiadores, el papel de Mexcaltitán en la formación de la mexicanidad habría sido mucho anterior. Y, en términos históricos, tan o más cruciales.

El término azteca, luego con un sinónimo en mexica (del Valle de México), define al pueblo que partió de Aztlán, su tierra ancestral. Aztlán sería una isla exuberante situada en un gran lago, lleno de aves y animales donde los indígenas pescaban y cazaban desde canoas, entre jardines flotantes de milpas y plantaciones complementarias.

Un sector de historiadores sostiene que, a pesar de su mención en los antiguos escritos aztecas y la creencia que en él deposita el ahora secular Movimiento Chicano, Aztlán nunca pasó de ser un lugar mitológico.

Algunos, especialmente el político y arqueólogo Alfredo Chavero (1841-1906) y Wigberto Jimenéz Moreno, se proclamaron apologistas de su existencia real.

Quienes las refutan destacan que el hecho de que se difundiera a partir de 1970 hace más sospechosa su teoría.

En la década en que mexicanos y estadounidenses “descubrieron” las maravillas del estado de Nayarit y sus autoridades comenzaron a hacer un esfuerzo por promoverlo.

Sea como fuere, Chavero, Moreno y los partidarios de sus postulados aseveran que, con base en estos mismos escritos y en otros de los conquistadores y cronistas españoles, Mexcaltitán habría sido la isla que abandonaron los aztecas en 1091.

Que de allí partieron en peregrinación hacia el sur, en busca de las paradas señaladas por las divinidades, donde debían asentarse y fundar su propia nación.

Mexcaltitán y la tesis del punto de partida para Tenochtitlán

Se sabe hoy, sin grandes dudas, que el lugar a donde llegaron los aztecas fue Tenochtitlán, una isla ubicada en el lago de Texcoco, en el corazón del Valle de México.

Los escritos narran que Tenochtitlán fue revelada a los aztecas por Huitzilopochtli, dios del Sol, a través de la visión de un águila posada que devoraba una serpiente sobre un nopal. Esta escena animal aparece, aún hoy, centrada en la bandera nacional roja, verde y blanca de México.

Los aztecas convirtieron a Tenochtitlán en una poderosa ciudad-estado, capital de un gran imperio que expandieron hacia el sur, hasta encontrarse cara a cara con el imperio rival de los aztecas. Mayas y hasta que, en 1521, Hernán Cortéz y los conquistadores bajo su mando, apoyados por miles de indígenas rivales, los derrotaron.

Al momento de nuestra incursión a Mexcaltitán, no detectamos ningún otro extranjero en la isla.

Todos los visitantes, incluidos los cientos que vimos salir de la misa del Padre Cancelado, navegar a una isla secundaria y dirigirse al Embarcadero La Batanga, eran mexicanos de Nayarit, de otros estados y lugares.

La duda que queda y que, por supuesto, quedará para siempre es si Mexcaltitán es o no la tierra de origen de sus antepasados.

Yucatán, México

El fin del fin del mundo

Pasó el día anunciado pero el Fin del Mundo insistió en no llegar. En Centroamérica, los mayas miraraan y soportaran con incredulidad la histeria alrededor de su calendario.
Creel a Los Mochis, México

Barrancas del Cobre, Ferrocarril

El relevo de la Sierra Madre Occidental convirtió el sueño en una pesadilla constructiva que duró seis décadas. En 1961, por fin, el prodigioso Ferrocarril Chihuahua al Pacifico fue abierto. Sus 643 km atraviesan algunos de los paisajes más espectaculares de México.
Campeche, México

Desde hace 200 años jugando con la suerte

A finales del siglo XVIII, los campesinos se rindieron a un juego introducido para enfriar la fiebre de las cartas à dinero. Hoy, jugado casi solo por abuelitas, lotería de Campeche es poco más que una diversión.
Real de Catorce, San Luis Potosí, México

De Filón de Nueva España a Pueblo Magico Mexicano

A principios del siglo XIX, era una de las villas mineras que más plata garantizaba a la Corona española. Un siglo después, la plata se había devaluado de tal manera que Real de Catorce fue abandonado. Su historia y los peculiares escenarios filmados por Hollywood lo han convertido en uno de los pueblos más preciados de México.
Real de Catorce, San Luis Potosí, México

La depreciación de la plata que condujo a la del Pueblo (Parte II)

Con el cambio del siglo XX, el valor del metal precioso tocó fondo. De pueblo prodigioso, Real de Catorce pasó a ser fantasma. Todavía descubriendo, exploramos las ruinas de las minas en su origen y el encanto de la Pueblo resucitado
San Cristobal de las Casas a Campeche, México

Una Carrera de Relevos de Fe

El equivalente católico de Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora de Guadalupe mueve y conmueve a México. Sus fieles recorren las carreteras del país, decididos a llevar la prueba de su crencia a la patrona de las Américas.

Ciudad de México, México

alma mexicana

Con más de 20 millones de habitantes en una vasta área metropolitana, Ciudad de Mexico marca, desde su corazón del zócalo, el pulso espiritual de una nación que siempre ha sido vulnerable y dramática.

Campeche, México

Un Bingo tan Juguetón que se Juega con Dibujitos

Los viernes por la noche, un grupo de damas ocupan mesas en el Parque Independencia y apuestan por nimiedades. Los premios más pequeños les salen en combinaciones de gatos, corazones, cometas, maracas y otros iconos.
San Cristóbal de Las Casas, México

El hogar dulce hogar de la conciencia social mexicana

Maya, mestiza e hispana, zapatista y turística, campestre y cosmopolita, San Cristóbal no tiene manos para medir. En él, mochileros visitantes y activistas políticos mexicanos y expatriados comparten una demanda ideológica común.
Cobá a Pac Chen, México

De las Ruinas a Los Hogares Mayas

En la península de Yucatán, la historia del segundo pueblo indígena mexicano más grande se entrelaza con su vida cotidiana y se fusiona con la modernidad. En Cobá, pasamos desde lo alto de una de sus antiguas pirámides hasta el corazón de un pueblo de nuestro tiempo.
Tulum, México

Las Más Caribeñas Ruínas Mayas

Construida junto al mar como un puesto excepcional decisivo para la prosperidad de la nación maya, Tulum fue una de sus últimas ciudades en sucumbir a la ocupación hispana. A fines del siglo XVI, sus habitantes lo abandonaron al tiempo y a un litoral inmaculado de la península de Yucatán.
Campeche, México

Campeche Acerca de Can Pech

Como sucedió en todo México, los conquistadores llegaron, vieron y ganaron. Can Pech, el pueblo maya, tenía casi 40 habitantes, palacios, pirámides y una arquitectura urbana exuberante, pero en 1540 había menos de 6 indígenas. Sobre las ruinas, los españoles construyeron Campeche, una de las ciudades coloniales más imponentes de América.
León, elefantes, PN Hwange, Zimbabwe
Safari
PN Hwange, Zimbabue

El legado del difunto León Cecil

El 1 de julio de 2015, Walter Palmer, un dentista y cazador de trofeos de Minnesota, mató a Cecil, el león más famoso de Zimbabwe. La masacre generó una ola viral de indignación. Como vimos en PN Hwange, casi dos años después, los descendientes de Cecil prosperan.
Los jóvenes caminan por la calle principal de Chame, Nepal
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 1o - Pokhara a Chame, Nepal

Finalmente, en camino

Después de varios días de preparación en Pokhara, partimos hacia el Himalaya. La ruta a pie solo la comenzamos en Chame, a 2670 metros de altitud, con los picos nevados de la cordillera del Annapurna ya a la vista. Hasta entonces, completamos un preámbulo de camino doloroso pero necesario por su pié subtropical.
Cabina Bay Watch, Miami Beach, Florida, Estados Unidos
Arquitectura y Diseño
Miami Beach, Estados Unidos

La playa de todas las vanidades

Pocas costas concentran, al mismo tiempo, tanto calor y exhibiciones de fama, riqueza y gloria. Ubicada en el extremo sureste de los EE. UU., Miami Beach se accede por medio de seis puentes que la conectan con el resto de Florida. Es escaso para el número de almas que la desean.
Era Susi remolcada por perro, Oulanka, Finlandia
Aventura
PN Oulanka, Finlândia

Un Lobo Poco Solitario

Jukka “Era-Susi” Nordman ha creado una de las jaurías de perros de trineo supremas del mundo. Se convirtió en uno de los personajes más icónicos de Finlandia, pero permanece fiel a su apodo ingles: Wilderness Wolf.
Dragon Dance, Moon Festival, Chinatown-San Francisco-Estados Unidos de América
Fiestas y Cerimónias
San Francisco, Estados Unidos

con la cabeza en la luna

Llega septiembre y los chinos de todo el mundo celebran las cosechas, la abundancia y la unidad. La enorme Sino-Comunidad de San Francisco se entrega en cuerpo y alma al Festival de la Luna más grande de California.
Santa Maria, Isla de Sal, Cabo Verde, Aterrizaje
Ciudades
Santa María, Sal, Cabo Verde

Santa María y la Bendición Atlántica de la Sal

Santa María fue fundada en la primera mitad del siglo XIX como almacén de exportación de sal. Hoy, gracias a la providencia de Santa María, el Sal Ilha vale mucho más que su materia prima.
Mercado de pescado de Tsukiji, Tokio, Japón
Comida
Tokio, Japón

El Mercado de Pescado que Ha Perdido su Frescura

En un año, cada japonés come más de su peso en pescado y marisco. Desde 1935, una parte considerable se procesó y vendió en el mercado de pescado más grande del mundo. Tsukiji fue cerrado en octubre de 2018, reemplazado por Toyosu.
Ooty, Tamil Nadu, paisaje de Bollywood, Heartthrob's Eye
Cultura
Ooty, India

En el Escenário Casi Ideal de Bollywood

El conflicto con Pakistán y la amenaza del terrorismo hicieron de los rodajes en Cachemira y Uttar Pradesh un drama. En Ooty, vemos cómo esta antigua estación colonial británica tomó la delantera.
Natación, Australia Occidental, Estilo australiano, Sol en los ojos
Sport
Busselton, Australia

2000 metros en estilo Aussie

En 1853, Busselton fue equipado con uno de los pontones más largos del mundo. Mundo. Cuando la estructura se ha degradado, los residentes decidieron darle la vuelta al problema. Desde 1996 lo hacen todos los años. Nadando.
viaje alrededor del mundo, símbolo de la sabiduría ilustrado en una ventana en el aeropuerto de Inari, Laponia finlandesa
De viaje
La Vuelta al Mundo - Parte 1

Viajar trae sabiduría. Descubra cómo viajar por el mundo.

La Tierra gira sobre sí misma todos los días. En esta serie de artículos, encontrará aclaraciones y consejos indispensables para quienes se empeñan en darle la vuelta al menos una vez en la vida.
Creel, Chihuahua, Carlos Venzor, coleccionista, museo
Étnico
Chihuahua a Creel, Chihuahua, México

En el Camiño de Creel

¿Cómo Chihuahua atrás, apuntamos hacia el suroeste y hacia tierras aún más altas en el norte de México. Junto a Ciudad Cuauhtémoc, visitamos a un anciano menonita. En los alrededores de Creel, convivimos por primera vez con la comunidad indígena Rarámuri de la Serra de Tarahumara.
Portafolio de fotos de Got2Globe
Portafólio Got2Globe

La Vida allá Afuera

, México, ciudad de plata y oro, casas sobre túneles
História
Guanajuato, México

La Ciudad que Brilla en todos los Colores

Durante el siglo XVIII, fue el pueblo que más plata producía en el mundo, una de las más opulentas de México y la España colonial. Varias de sus minas siguen activas, pero la riqueza más impresionante de Guanuajuato está en la excentricidad multicolor de su historia y herencia.
Ovejas y excursionistas en Mykines, Islas Feroe
Islas
Mykines, Islas Feroe

En el lejano oeste de las Islas Feroe

Mykines establece el umbral occidental del archipiélago de las Feroe. Albergó a 179 personas, pero la dureza de su retiro insular los ha desanimado. Hoy, solo nueve almas sobreviven allí. Cuando la visitamos, encontramos la isla entregada a sus mil ovejas y las inquietas colonias de frailecillos.
Iglesia de Santa Trinidad, Kazbegi, Georgia, el Cáucaso
Invierno Blanco
Kazbegi, Geórgia

Dios en las alturas del Cáucaso

En el siglo XIV, los religiosos ortodoxos se inspiraron en una ermita que un monje había erigido a una altitud de 4000 y encaramaran una iglesia entre la cumbre del monte Kazbek (5047 m) y el pueblo al pie. Cada vez más visitantes acuden a este lugar místico en las afueras de Rusia. Como ellos, para llegar allí, nos sometimos a los caprichos de la temida Carretera Militar de la Geórgia.
Baie d'Oro, Île des Pins, Nueva Caledonia
Literatura
Île-des-Pins, Nueva Caledonia

La isla que Usurpó el Paraíso

En 1964, Katsura Morimura deleitó a Japón con una novela de tono turquesa desarollada en la isla de Ouvéa. Pero la vecina Île-des-Pins se apoderó del título "La Isla Más Cercana al Paraíso" y sigue seducindo a más visitantes.
Cove, Big Sur, California, Estados Unidos
Naturaleza
Big Sur, Estados Unidos

La costa de todos los refugios

A lo largo de 150 km, la costa californiana está sujeta a una inmensidad de montañas, océanos y niebla. En este escenario épico, cientos de almas atormentadas siguen los pasos de Jack Kerouac y Henri Miller.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Impresiones espectáculo de Lijiang, Yangshuo, China, entusiasmo rojo
Parques naturales
Lijiang e Yangshuo, China

Una China impresionante

Uno de los cineastas asiáticos más reconocidos, Zhang Yimou se dedicó a grandes producciones al aire libre y fue coautor de las ceremonias de prensa de las Olimpíadas de Beijing. Pero Yimou también es responsable de “Impresiones”, una serie de espectáculos no menos controvertidas con escenarios en lugares emblemáticos de China.
Armenia Cradle Christianity, Monte Aratat
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Armenia

La cuna del cristianismo oficial

Solo 268 años después de la muerte de Jesús, una nación se habrá convertido en la primera en aceptar la fe cristiana por decreto real. Esta nación aún conserva su propia Iglesia Apostólica y algunos de los templos cristianos más antiguos del Mundo. De viaje por el Cáucaso, los visitamos en los pasos de Gregorio el Iluminador, el patriarca que inspira la vida espiritual de Armenia.
Verificación de correspondencia
Personajes
Rovaniemi, Finlândia

De la Laponia finlandesa al Ártico, de visita a la Tierra de Papá Noel

Hartos de esperar a que el anciano barbudo descienda por la chimenea, invertimos la historia. Aprovechamos un viaje a la Laponia finlandesa y pasamos por su hogar furtivo.
Crucero Princess Yasawa, Maldivas
Playas
Maldivas

Crucero por las Maldivas, entre islas y atolones

Traída de Fiji para navegar en las Maldivas, el "Princesa Yasawa" se ha adaptado bien a los nuevos mares. Como regla general, un día o dos de itinerario son suficientes para que aflore la autenticidad y el placer de la vida a bordo.
Ocupación china del Tíbet, Techo del mundo, Las fuerzas de ocupación
Religion
Lhasa, Tibet

La Sino-Demolición del Techo del Mundo

Los debates sobre soberanía siempre han sido una pérdida de tiempo. Cualquiera que quiera dejarse deslumbrar por la pureza, la amabilidad y el exotismo de la cultura tibetana debe visitar el territorio lo antes posible. La codicia de la civilización Han que mueve a China pronto enterrará al Tíbet milenario.
La historia del tren de juguete
Sobre Raíles
Siliguri a Darjeeling, India

El tren de juguete del Himalaya sigue circulando en serio

Ni la fuerte pendiente de algunos tramos ni la modernidad lo detienen. Desde Siliguri, en el pié tropical de la gran cadena montañosa asiática, hasta Darjeeling, con sus picos a la vista, el más famoso de los trenes de juguete indios asegura hace 117 años, día tras día, un arduo viaje de ensueño. De viaje por la zona, subimos a bordo y nos dejamos encantar.
Tokio, Japón criaderos, clientes y gato sphynx
Sociedad
Tokio, Japón

Ronroneos desechables

Tokio es la más grande de las metrópolis pero, en sus diminutos apartamentos, no hay lugar para mascotas. Los empresarios japoneses detectaron la brecha y lanzaron "cat cafés" en los que los afectos felinos se pagan por horas.
Casario, uptown, Fianarantsoa, ​​Madagascar
Vida diaria
Fianarantsoa, Madagascar

La ciudad malgache de la buena educación

Fianarantsoa ha sido fundada en 1831 por Ranavalona Iª, reina de la entonces predominante etnia merina. Ranavalona Iª fue vista por los contemporáneos europeos como aislacionista, tiránica y cruel. Dejando a un lado la reputación de la monarca, cuando entramos en ella, su antigua capital sureña permanece como el centro académico, intelectual y religioso de Madagascar.
hipopótamo, parque nacional chobe, botswana
Fauna silvestre
PN Chobe, Botsuana

Chobe: un río en la Frontera de la Vida con la Muerte

El Chobe marca la división entre Botsuana y tres de sus países vecinos, Zambia, Zimbabue y Namibia. Pero su caprichoso lecho tiene una función mucho más crucial que esta delimitación política.
Pasajeros, vuelos panorámicos: Alpes del Sur, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Aoraki Mount Cook, Nueva Zelanda

La conquista aeronáutica de los Alpes del Sur

En 1955, el piloto Harry Wigley creó un sistema para despegar y aterrizar sobre asfalto o nieve. Desde entonces, su compañía ha revellado, desde el aire, algunos de los mejores paisajes de Oceanía.
PT EN ES FR DE IT