Manaus, Brasil

Los Saltos y Sobresaltos de la ex-Capital Mundial del Caucho


de nuevo en el centro de atención
El Teatro Amazonas brilla en el corazón histórico de Manaus.
memoria de goma
Caboclo Sôr Tom reconstituye el procesamiento centenario de la savia del árbol del caucho.
barco de la jungla
Embarcaciones tradicionales de los ríos Negro y Solimões ancladas en un muelle en Manaus.
Teatro lateral
Fachada lateral del Teatro Amazonas, el edificio cultural supremo de Manaus y el Amazonas.
Media tarde
Los transeúntes pasean por la Praça de São Sebastião, que acogió el Teatro Amazonas.
"Barra de Armando"
Reúnase en la terraza de un bar propiedad de un emigrante portugués recién fallecido de Coimbra.
Romance fluvial
Pareja habla sobre la plataforma flotante que alberga Bar da Denise y Sopão do Tio Jorge.
en el buen mercado
Legado de la era de la riqueza y el lujo en el corazón de la selva amazónica, el establecimiento Au Bon Marché
Mercantil de Manaos
Una de las fachadas del antiguo mercado Adolpho Lisboa, junto a la ribera del Río Negro.
Asalto a pescaderías
Pescaderías en el sector pesquero de la lonja de Manaus, donde se comercializan los famosos pescados amazónicos: pacu, pirarucu, tambaqui, etc.
Una hermosa aduana amarilla.
El elegante e histórico edificio de la aduana de Manaus, con vistas al vasto caudal del Río Negro.
De 1879 a 1912, solo la cuenca del río Amazonas generó el látex que, de un momento a otro, el mundo necesitaba. De la nada, Manaos se convirtió en una de las ciudades más avanzadas de la Tierra. Pero un explorador inglés llevó el árbol al sudeste asiático y arruinó la producción pionera. Manaos volvió a demostrar elasticidad. Hoy en dia, és la ciudad más grande del Amazonas y la séptima de Brasil.

Desde el piso 12 del hotel Taj Mahal, el horizonte se alejaba varias decenas de kilómetros.

El Teatro Amazonas se nos reveló en su entorno centenario: el vasto Río Negro al oeste, precedido por una curiosa mezcla de casas históricas y Manaos, exuberante vegetación tropical del Amazonas y torres de viviendas u oficinas proyectadas en lo alto.

A lo lejos, el moderno puente sobre el Río Negro y una franja de habitación marginal se deslizaba, cuanto más lejos, más informe y estrecho.

No estábamos alojados en ese hotel así que ampliamos la subida panorámica hasta más tarde.

Nos bastó ver cómo iba anocheciendo, la plaza se llenaba de gente y se animaba, la samba o la música country resonaba, las terrazas de piñas se inundaban de cerveza y conversaciones interminables.

Explanada de Bar do Armando, Manaus, Brasil

Reúnete en la terraza de un bar propiedad de un emigrante portugués de Coimbra fallecido recientemente

La capital cada vez más cosmopolita de la Amazonía

En estos días, Manaos es este mundo eurotropical con represas y mucho más. Se expandió desde la orilla del río e invadió 11.500 km.2 de la selva amazónica.

Un pequeño séquito de intrépidos colonos, temerosos de la inmensidad en la que habían sido colocados y, en particular, de los nativos hostiles, se convirtió en una población multiétnica y multicultural de 2.600.000 almas entregadas a la selva, la urbana de Manaos, no el natural en alrededor.

Cualquiera que visite estos lugares rápidamente quedará intrigado por lo que los hizo posibles.

Tras la restauración de la independencia y la antigua rivalidad colonial, los portugueses se vieron a sí mismos como beneficiarios de la Unión Ibérica, que aprovecharon para apoderarse del interior de Brasil. También se mantuvieron alerta ante las pretensiones de sus habituales rivales hispanos y las de los holandeses, estos últimos con sede en Surinam.

En 1668, construyeron el fuerte de São José da Barra do Rio Negro, en el corazón del Amazonas y junto al confluencia de dos de sus arterias más importantes, la Negra y la Solimões. Lo construyeron en roca y barro con la ayuda de indígenas y mestizos. Muchos terminaron instalándose allí.

Una vez que llegaron los agricultores portugueses y sus esclavos, la población aumentó exponencialmente.

Hasta tal punto que varios grupos de misioneros se sumaron a la inversión evangélica en la capilla de Nª Senhora da Conceição, hoy nombrada patrona del pueblo.

El entretenimiento de la tarde en la Praça de São Sebastião

Otra tarde, los bancos del jardín de la Praça de São Sebastião están ocupados por amigos jóvenes de piel blanca, piel casi negra, ojos almendrados y cabello lacio, como los de los indígenas de tantas tribus nativas de la selva circundante. .

Plaza de São Sebastião, Manaus, Brasil

Los transeúntes pasean por la Praça de São Sebastião, que acogió el Teatro Amazonas.

Una pareja de chinos de mediana edad regaña a sus hijos en mandarín, los ignoran y los regañan en portugués brasileño. Varios puestos de la mini feria que se instalaron allí son operados por pequeños comerciantes indios o con raíces en el Medio Oriente.

Bar do Armando, con sus cabezudos del festival Bumba Meu Boi y una gran bandera portuguesa, al lado de la bandera brasileña, entre otras, más pequeña, de otros países, pertenece a la Iglesia pero desde hace mucho tiempo ha sido explorada por una familia portuguesa. .

Mientras sirve cervezas en el mostrador, la camarera Oriane nos explica más sobre cómo hacerlo.

“Ser Armando falleció hace mucho tiempo. Ahora la hija se quedó con la barra. Pero su familia eran verdaderos patricios. Creo que vinieron de… cómo se llama… oh eso es, es Coimbra”.

Un festival cultural se desarrolla frente al teatro. Allí, un grupo de coro juvenil canta recientes éxitos musicales de Disney: Rei Leão, Pocahontas y similares. Por esta época, la misa termina en la Iglesia de São Sebastião. Los creyentes se unen a la multitud y se rinden al llamado profano de la noche.

Tan sagrado como inconveniente, el sacerdote había ordenado un cierre explosivo de la Eucaristía. Los cohetes estallaron sobre el templo, iluminando su torre puntiaguda y las campanas con un repique no menos histérico.

A dúo, el rugido de la pólvora seca y el repique del campanario hacen de la noche una miseria, sobre todo la vida del coro que, con tanto ruido, canta para el títere. En el interior del teatro, en cambio, un público adinerado deleita, sin interferencias, en una ópera grandiosa.

El símbolo de la riqueza Teatro Borracheira da Amazonia

El Teatro Amazonas ha sido durante mucho tiempo la construcción de edificios amazónicos.

El símbolo de civilización más importante de todo el estado. Y, sin embargo, era un simple árbol amazónico: el Hevea brasiliensis - que lo hizo posible y que, durante más de un siglo, hizo de Manaos una improbable ”.París en la jungla.

Teatro do Amazonas, Manaus, Brasil

Fachada lateral del Teatro Amazonas, el edificio cultural supremo de Manaus y el Amazonas.

En el siglo XVIII, varios colonos y científicos ya habían notado cómo los nativos usaban la savia solidificada de este árbol para impermeabilizar zapatos y ropa, entre otros fines.

Las primeras muestras llegaron a Francia y su uso europeo se inauguró en 1803, en tirantes, elásticos de sujetadores y otros. Más tarde, la empresa estadounidense Goodyear descubrió el proceso de vulcanización y el caucho proporcionó los neumáticos para los vehículos que Ford pronto vendió en masa.

Después del Cabanagem, la población de Manaos había aumentado, pero la selva densa y empapada alrededor, la inexistencia de metales o piedras preciosas y los 1600km ubicados desde la desembocadura del Amazonas y la costa impidieron su desarrollo.

Hasta que, a fines del siglo XVIII, la culminación de la Revolución Industrial en Europa y América del Norte exigió cada vez más caucho, un producto muy valioso exclusivo de la Amazonía.

Caucho: la materia prima que cambió la Amazonía y el mundo

Los inversores europeos y estadounidenses acudieron en masa a la jungla de la que Manaos era el único centro comercial digno de ese nombre. Se establecieron en la ciudad o en granjas. Compraron vastas extensiones de selva que llenaron con plantaciones de árboles de caucho.

Ansiosos por el trabajo, obligaron a los indígenas a garantizar la extracción. En ciertas áreas, los nativos, poco preparados para la sumisión y tareas repetitivas que no tenían sentido para ellos, no resistieron la esclavitud, la brutalidad y las enfermedades propagadas por los colonos.

Reconstitución de la presa de caucho, afueras de Manaus, Brasil

Caboclo Sôr Tom reconstituye el procesamiento centenario de la savia del árbol del caucho

Murieron por miles. Indiferentes, los nuevos Rubber Barons se limitaron a emplear una ola de recién llegados ansiosos por someterse a esas ordalías.

En 1877, una terrible sequía azotó el noreste brasileño, especialmente el estado de Ceará. Muchos habitantes del noreste migraron a lo que soñaban como "Tierra de la fortuna”. Allí vivían en precarias chozas en las afueras de la ciudad y, ante la ilusoria asfixia del látex, seguían enriqueciendo a los barones. Manaus beneficiado por mesa.

La ostentación afrancesada del millonario Manaus

Fue promovida a la capital mundial del caucho, estaba equipada con electricidad y muchos otros lujos, antes que muchas ciudades europeas. Los modales franceses y franceses eran la moda ostentosa de la época. Cualquiera que no hablara francés o se comportara así se sentía disminuido frente a sus conciudadanos.

Cuando caminamos por las calles antiguas, cosmopolitas y superpobladas de Manaos, la prueba de esta antigua francofonía aparece, de forma evidente, en la arquitectura e incluso en los nombres de establecimientos de otras épocas.

Entre otras, una fachada de un edificio de esquina, toda de encaje, nos regala un precioso amarillo”Au Bon Marché.

Antigua tienda Au Bon Marché, Manaus, Brasil

Legado de la era de la riqueza y el lujo en el corazón de la selva amazónica, el establecimiento Au Bon Marché

Bajo el seudónimo de Robin Furneaux, Frederick Robin Smith, un historiador británico, describió la abundancia de este período. “Ninguna extravagancia, por absurda que sea, detuvo a los barones del caucho. Si uno compraba un yate enorme, otro mostraba leones adiestrados en su propiedad y un tercero daba champán a sus caballos ”.

Mientras nos guiamos por los rincones del teatro-ópera amazónico, entendemos mejor cómo resultó el más fastuoso de estos caprichos.

Fue propuesto en 1881, en plena Belle Époque. Lo propuso António Fernandes Junior, que tenía la visión de una joya cultural en el corazón de la selva amazónica y obtuvo la aprobación de la Cámara de Representantes.

El proyecto fue realizado por un estudio de ingeniería y arquitectura de Lisboa y la construcción corrió a cargo de un arquitecto italiano.

A juego, inauguró La Gioconda, de Amilcare Ponchielli.

Barcos amarrados en Manaus, Brasil

Embarcaciones tradicionales en los ríos Negro y Solimões ancladas en un muelle de Manaus

1912 - El comienzo de un declive inevitable

Cuando llegó el año 1912, los barones del caucho “brasileños” no pudieron ni siquiera presenciar la mayor de sus tragedias.

Sin que nadie lo supiera, el explorador inglés Sir Henry Wickam trasladó decenas de miles de pies del árbol del caucho a territorios británicos con un clima similar al del Amazonas, menos aislados y con costes de producción, en comparación, reducidos. El monopolio brasileño rápidamente se marchitó.

Adicta a la opulencia, Manaos se encontró en decadencia y abandonada por todos los que podían irse.

El teatro cerró durante gran parte del siglo XX, a la sombra del colapso de la iluminación que, antes proporcionada por generadores, empezó a alimentarse, a mano y lámpara a lámpara, con la grasa de los infames manatíes amazónicos.

Las casas resplandecientes quedaron con el tiempo y la humedad, el mismo vapor de clorofila que nos hace sudar un buen sudor mientras admiramos la deliciosa descomposición de la zona ribereña-portuaria de la ciudad: el bullicio del Mercado Municipal Adolpho Lisboa (bautizado en honor a uno de los los alcaldes más estimados de Manaos) y la fuerte flota de barcos que aseguran el transporte por las arterias fluviales del Amazonas.

Mientras tanto, estalló la Segunda Guerra Mundial. El Imperio Nipón ocupó los principales territorios productores de caucho de Asia. Así, desencadenó un segundo boom amazónico que duró poco más que el conflicto y no evitó el agravamiento de un vacío demográfico en la región amazónica.

La zona franca y la reciente recuperación de Manaos

Veinte años después, un gobierno brasileño más atento y obsesionado con la modernización de las fronteras del país convirtió a Manaos en una zona franca. Le dio fuertes incentivos económicos y lo hizo accesible mediante una red de nuevas carreteras. Así, generó un flujo de inversión que atrajo a millones de nuevos habitantes, como inversión, tanto nacional como extranjera.

Manaos se ha consolidado como una de las ciudades más pobladas del país y uno de sus principales centros turísticos. Incluso demostró ser lo suficientemente importante como para albergar la construcción siempre controvertida y derrochadora de un nuevo estadio de fútbol y asumirse como una de las sedes de la Copa Mundial de la FIFA 2014.

Numerosas industrias han reemplazado la antigua exportación exclusiva de caucho y ahora aseguran la expansión constante de la ciudad.

Nueva fama del Teatro Manaus

El teatro, ese, recuperó su aura, a principios de los 80. Por esa época, el director Werner Herzog lo estrenó en su épica “Fitzcarraldo”. Ahora adorada, la película trata sobre Brian Sweeney Fitzgerald, un empresario irlandés y amante de la ópera que vive en Iquitos, cuando esta ciudad peruana también prosperaba con la exportación de caucho.

Más romántico que emprendedor, Fitzgerald persiguió un lunático plan para construir una ópera a imagen de la más prestigiosa de Europa en una zona selvática con un atroz acceso al río, habitada por indígenas intratables.

Sin querer revelar el resultado, a partir de esa época rentable, Iquitos se convirtió en la capital del caucho peruano y, más tarde, en la Amazonía peruana. Aun así, hoy en día es el hogar de menos de 500.000 habitantes.

Teatro de Manaos, Brasil

El Teatro Amazonas brilla en el corazón histórico de Manaus

El único Teatro-ópera amazónica Sudamericano es el Teatro Amazonas.

Passo do Lontra, Miranda, Brasil

El Brasil inundado de Mato Grosso

Estamos en el extremo occidental de Mato Grosso do Sul, pero el "mato" en estos lados, es otra cosa. En una extensión de casi 200.000 km2, el Brasil aparece parcialmente sumergido, por ríos, arroyos, lagos y otras aguas dispersas en vastas llanuras aluviales. Ni siquiera el calor jadeante de la estación seca agota la vida y la biodiversidad de los lugares y fincas del Pantanal como la que nos acogió a orillas del río Miranda.
Miranda, Brasil

Maria dos Jacarés: el Pantanal Alberga Criaturas Asi

Eurides Fátima de Barros nació en el interior de la comarca de Miranda. Hace 38 años, se mudó y a un pequeño negocio a lo largo de la carretera BR262 que cruza el Pantanal y ganó afinidad con los caimanes que vivían en su puerta. Disgustada de que, a veces, las criaturas allí fueran sacrificadas, comenzó a cuidarlas. Ahora conocida como Maria dos Jacarés, nombró a cada uno de los animales con el nombre de un jugador de fútbol o entrenador. También se asegura de que reconozcan sus llamadas.
Curitiba, Brasil

La vida elevada de Curitiba

No es solo la altitud de casi 1000 metros a la que se encuentra la ciudad. Cosmopolita y multicultural, la capital de Paraná tiene una calidad de vida y desarrollo humano únicos en Brasil.

Florianópolis, Brasil

El legado azoriano del Atlántico sur

Durante el siglo XVIII, miles de isleños portugueses buscaron una vida mejor en los confines del sur de Brasil. En los pueblos que fundaron abundan las huellas de afinidad con los Azores.

Morro de São Paulo, Brasil

Un litoral divino de Bahía

Hace tres décadas, era solo una remota y humilde aldea de pescadores. Hasta que algunas comunidades post-hippies revelaron el retiro del Morro y lo promovieron a una especie de santuario playero.
Lençóis da Bahía, Brasil

La libertad pantanosa del Quilombo de Remanso

Los esclavos fugitivos han sobrevivido durante siglos alrededor de un humedal en Chapada Diamantina. Hoy, el quilombo de Remanso es un símbolo de su unión y resistencia, pero también de la exclusión por la que fueron votados.
Ilhabela, Brasil

Ilhabela: después del horror, la belleza atlántica

El noventa por ciento del bosque atlántico conservado, las cascadas idílicas y las playas suaves y salvajes hacen honor a su nombre. Pero si retrocedemos en el tiempo, también revelamos la horrible faceta histórica de Ilhabela.
Ilhabela, Brasil

En Ilhabela, camino a Bonete

Una comunidad de caiçaras descendientes de piratas fundó un pueblo en un rincón de Ilhabela. A pesar del difícil acceso, Bonete fue descubierta y considerada una de las mejores playas de Brasil.
Goiás Velho, Brasil

Un legado de la fiebre del oro

Dos siglos después del apogeo de la prospección, perdido en el tiempo y en la inmensidad del Planalto Central, Goiás estima a su admirable arquitectura colonial, la sorprendente riqueza que allí queda por descubrir.
Brasilia, Brasil

Brasilia: de la utopía a la capital y arena política de Brasil

Desde la época del Marqués de Pombal se hablava de trasladar la capital de Brasil al interior. Hoy, la ciudad quimera sigue pareciendo surrealista, pero dicta las reglas del desarrollo del país.
Lençóis da Bahía, Brasil

Lençóis da Bahía: ni los diamantes son eternos

En el siglo XIX, Lençóis se convirtió en el mayor proveedor mundial de diamantes. Pero el comercio de gemas no duró como se esperaba. Hoy, la arquitectura colonial que heredó es su riqueza más preciada.
Central Hidroeléctrica Binacional Itaipu, Brasil

Central Hidroeléctrica Binacional Itaipú: la Fiebre del Watt

En 1974, miles de brasileños y paraguayos acudieron en masa a la zona de construcción de la entonces presa más grande del mundo. 30 años después de la finalización, Itaipu genera el 90% de la energía de Paraguay y el 20% de la de Brasil.
Isla de Marajó, Brasil

La Isla de los Búfalos

Un barco que transportaba búfalos desde India se habrá hundido en la desembocadura del río Amazonas. Hoy, la isla de Marajó que los acogió tiene una de las manadas más grandes del mundo. Brasil ya no seria lo mismo sin estos bovinos.
Cataratas del Iguazú, Brasil/Argentina

El tronar del Gran Agua

Después de un largo viaje tropical, el río Iguazú da el salto de los saltos. Allí, en la frontera entre Brasil y Argentina, se forman las cascadas más grandes e impresionantes de la faz de la Tierra.
Chapada Diamantina, Brasil

Bahía de Gema

Hasta finales del sigloXIX, Chapada Diamantina era una tierra de inconmensurables prospecciones y ambiciones. Ahora que los diamantes son raros, los visitantes ansían descobrir sus mesetas y galerias subterráneas.
Goiás Velho, Brasil

Vida y obra de una escritora marginada

Nacida en Goiás, Ana Lins Bretas pasó la mayor parte de su vida lejos de su castradora familia y de la ciudad. Regresada a sus orígenes, retrató la mentalidad prejuiciosa del campo brasileño.
Pirenópolis, Brasil

Cruzadas Brasileñas

Los ejércitos cristianos expulsaron a las fuerzas musulmanas de la Península Ibérica en el siglo XV pero, en Pirenópolis, en el estado brasileño de Goiás, los súbditos sudamericanos de Carlos Magno siguen triunfando.
Pirenópolis, Brasil

Cabalgata de fe

Introducida en 1819 por sacerdotes portugueses, la Fiesta del Divino Espírito Santo de Pirenópolis agrega una red compleja de celebraciones religiosas y paganas. Tiene una duración de más de 20 días, en su mayoría sobre la silla de montar.
Manaus, Brasil

Al encuentro del Encuentro de las Aguas

El fenómeno no es único, pero en Manaos tiene una especial belleza y solemnidad. En cierto punto, los ríos Negro y Solimões convergen en el mismo lecho del Amazonas, pero en lugar de mezclarse inmediatamente, ambos caudales continúan uno al lado del otro. Mientras exploramos estas partes de Brasil, testimoniamos el enfrentamiento inusual del Encuentro de las Águas.
Pirenópolis, Brasil

Una polis en los Pirineos sudamericanos

Las minas de Nossa Senhora do Rosário da Meia Ponte fueron erigidas por pioneros portugueses, en el pico del ciclo del oroProbablemente por nostalgia, los emigrantes catalanes llamaron a las montañas locales Pirineos. En 1890, ya en una época de independencia e innumerables helenizaciones de sus ciudades, los brasileños bautizaran esta ciudad colonial de Pirenópolis.
hipopótamo, parque nacional chobe, botswana
Safari
PN Chobe, Botsuana

Chobe: un río en la Frontera de la Vida con la Muerte

El Chobe marca la división entre Botsuana y tres de sus países vecinos, Zambia, Zimbabue y Namibia. Pero su caprichoso lecho tiene una función mucho más crucial que esta delimitación política.
Fiel luz de velas, templo de la gruta de Milarepa, circuito de Annapurna, Nepal
Annapurna (circuito)
Circuito de Annapurna: 9º Manang a Cueva Milarepa, Nepal

Un paseo entre la aclimatación y la peregrinación

En pleno en el Circuito Annapurna, llegamos a Manang (3519m), todavía necesitando aclimatar para los tramos más altos que siguierían, inauguramos un viaje también espiritual a la cueva nepalí de Milarepa (4000m), el refugio de un Siddha (sabio) y santo budista.
Lüderitz, Namibia
Arquitectura y Diseño
Luderitz, Namibia

Wilkommen en Afrika

El canciller Bismarck siempre ha desdeñado las colónias de ultramar. Contra su voluntad y todo pronóstico, en plena Carrera por África, el comerciante Adolf Lüderitz obligó a Alemania a apoderarse de un rincón inhóspito del continente. La ciudad su homónima prosperó. Conserva una de las herencias más excéntricas del imperio germánico.
Salto Angel, Rio que cae del cielo, Angel Falls, PN Canaima, Venezuela
Aventura
PN Canaima, Venezuela

Kerepakupai, Salto Angel: El río que cae del cielo

En 1937, Jimmy Angel aterrizó una avioneta en una meseta perdida en la jungla venezolana. El aventurero estadounidense no encontró oro pero conquistó el bautismo de la cascada más larga sobre la faz de la Tierra
Saltar hacia adelante, Pentecostés Naghol, Puenting, Vanuatu
Fiestas y Cerimónias
Pentecostés, Vanuatu

Pentecostés Naghol: puenting para hombres de verdad

En 1995, la gente de Pentecostes amenazó con demandar a las empresas de deportes extremos por robar el ritual Naghol. En términos de audacia, la imitación elástica dista mucho de la original.
Hiroshima, ciudad entregada a la paz, Japón
Ciudades
Hiroshima, Japón

Hiroshima: una Ciudad Comprometida con La Paz

El 6 de agosto de 1945, Hiroshima sucumbió a la explosión de la primera bomba atómica utilizada en la guerra. 70 años después, la ciudad lucha por el recuerdo de la tragedia y por que las armas nucleares sean erradicadas hasta 2020.
Mercado de pescado de Tsukiji, Tokio, Japón
Comida
Tokio, Japón

El Mercado de Pescado que Ha Perdido su Frescura

En un año, cada japonés come más de su peso en pescado y marisco. Desde 1935, una parte considerable se procesó y vendió en el mercado de pescado más grande del mundo. Tsukiji fue cerrado en octubre de 2018, reemplazado por Toyosu.
cabina completa
Cultura
Saariselka, Finlândia

El delicioso calor del Ártico

Se dice que los finlandeses crearon los SMS para no tener que hablar. La imaginación de los fríos nórdicos se pierde en la bruma de sus queridas saunas, auténticas sesiones de fisioterapia y terapia social.
Fuegos artificiales del 4 de julio-Seward, Alaska, Estados Unidos
Deportes
Seward, Alaska

El 4 de julio más largo

La independencia de Estados Unidos se celebra, en Seward, Alaska, de manera modesta. Aun así, el 4 de julio y su celebración parecen no tener fin.
Corteza Europa, Canal Beagle, Evolución, Darwin, Ushuaia en Tierra del Fuego
De viaje
Canal Beagle, Argentina

Darwin y el canal Beagle: nel Rumbo de la Evolución

En 1833, Charles Darwin navegó a bordo del "Beagle"por los canales de Tierra del Fuego. Su paso por estos confines australes dio forma a la teoría revolucionaria que formuló sobre la Tierra y sus especies
Techos grises, Lijiang, Yunnan, China
Etnico
Lijiang, China

Una Ciudad gris Pero Poco

Visto desde la distancia, sus enormes casas se muestram lúgubres, pero las aceras y canales centenarios de Lijiang son más folclóricos que nunca. Esta ciudad brilló como la capital grandiosa del pueblo Naxi. Hoy en día, la toman por asalto los miles de visitantes chinos que luchan por el parque temático en el que casi se ha convertido.
Portafolio de fotos de Got2Globe
Portafólio Got2Globe

La Vida allá Afuera

Terrazas de Sistelo, Serra do Soajo, Arcos de Valdevez, Minho, Portugal
Historia
Sistelo, Peneda-Gerês, Portugal 

Desde el “Pequeño Tíbet portugués” hasta las Fortalezas del Maíz

Dejamos los acantilados de Srª da Peneda en dirección a Arcos de ValdeVez y los pueblos que un imaginario erróneo bautizó como Pequeño Tíbet Portugués. De estos pueblos en terrazas pasamos por otros famosos por custodiar, como tesoros dorados y sagrados, las espigas que cosechan. Caprichosa, la ruta revela la naturaleza resplandeciente y la fertilidad verde de estas tierras en Peneda-Gerês.
Moai, Rano Raraku, Isla de Pascua, Rapa Nui, Chile
Islas
Rapa Nui - Isla de Pascua, Chile

Bajo la Mirada de los Moais

Rapa Nui fue descubierto por los europeos el día de Pascua de 1722. Pero si el nombre cristiano Isla de Pascua tiene todo sentido, la civilización que la colonizó por Moais observantes permanece envuelta en misterio.
Caballos bajo la nieve, Islandia, el fuego de la isla de nieve interminable
Invierno Blanco
Husavík a Mívatn, Islandia

Nieve interminable en la isla de Fogo

Cuando, a mediados de mayo, Islandia ya disfruta del calor del sol pero el frío pero el frío y la nieve persisten, los habitantes ceden a una fascinante ansiedad veraniega.
Pareja visitando Mikhaylovskoe, aldea donde el escritor Alexander Pushkin tenía una casa
Literatura
San Petersburgo e Mikhaylovkoe, Rusia

El escritor que sucumbió a su propia trama

Alexander Pushkin es aclamado por muchos como el más grande poeta ruso y el fundador de la literatura rusa moderna. Pero Pushkin también dictó un epílogo casi tragicómico a su prolífica vida.
Parque Nacional de Gorongosa, Mozambique, vida silvestre, leones
Naturaleza
Parque Nacional Gorongosa, Mozambique

El corazón salvaje de Mozambique da señales de vida

Gorongosa fue el hogar de uno de los ecosistemas más exuberantes de África, pero de 1980 a 1992 sucumbió a la Guerra Civil combatida por FRELIMO y RENAMO. Greg Carr, el inventor millonario de Voice Mail, recibió un mensaje del embajador de Mozambique ante la ONU desafiándolo a apoyar a Mozambique. Por el bien del país y la humanidad, Carr se comprometió a resucitar el parque nacional que el gobierno colonial portugués había creado allí.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Nube lenticular, Mount Cook, Nueva Zelanda.
Parques naturales
Mount Cook / Aoraki, Nueva Zelanda

El Monte Fura Nubes

Aoraki / Mount Cook puede estar muy por debajo del techo del mundo, pero es la montaña más alta e imponente de Nueva Zelanda.
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Nikko, Japón

Nikko, Toshogu: el santuario y mausoleo del Shogun Tokugawa

Un tesoro histórico y arquitectónico ineludible de Japón, el Santuario Toshogu de Nikko rinde homenaje al shogun japonés más importante, mentor de la nación japonesa: Tokugawa Ieyasu.
Verificación de correspondencia
Personajes
Rovaniemi, Finlândia

De la Laponia finlandesa al Ártico, de visita a la Tierra de Papá Noel

Hartos de esperar a que el anciano barbudo descienda por la chimenea, invertimos la historia. Aprovechamos un viaje a la Laponia finlandesa y pasamos por su hogar furtivo.
Vilanculos, Mozambique, Dhows viajan a lo largo de un canal
Playas
Vilanculos, Mozambique

Índico Viene, Índico Va.

Vilankulos, la puerta de entrada al archipiélago de Bazaruto de todos los sueños, tiene sus propios encantos. Empezando por el elevado litoral frente al lecho del Canal de Mozambique que, para beneficio de la comunidad pesquera local, las mareas inundan y descubren.
Glamour vs fe
Religion
Goa, India

El Último Estertor de la Portugalidad de Goa

La prominente ciudad de Goa ya justificava el título de “roma del este” cuando, a mediados del siglo XVI, las epidemias de malaria y cólera provocaron su abandono. La Nueva Goa (Pangim) por la que se cambió, se convirtió en la sede administrativa de la India portuguesa, pero fue anexada por la Unión India de la post-independencia. En ambas, el tiempo y la negligencia son dolencias que ahora hacen debilitar el legado colonial portugués.
Tren Fianarantsoa a Manakara, TGV malgache, locomotora
Sobre Raíles
Fianarantsoa-Manakara, Madagascar

A Bordo del TGV Malgaxe

Salimos de Fianarantsoa a las 7 a.m. Solo a las 3 de la mañana del día siguiente completamos los 170 km hasta Manakara. Los nativos llaman a este tren casi secular Train Grand Vibración. Durante el largo viaje, sentimos, muy fuertes, las del corazón de Madagascar.
Tombola, street bingo-Campeche, México
Sociedad
Campeche, México

Un Bingo tan Juguetón que se Juega con Dibujitos

Los viernes por la noche, un grupo de damas ocupan mesas en el Parque Independencia y apuestan por nimiedades. Los premios más pequeños les salen en combinaciones de gatos, corazones, cometas, maracas y otros iconos.
Casario, uptown, Fianarantsoa, ​​Madagascar
Vida diaria
Fianarantsoa, Madagascar

La ciudad malgache de la buena educación

Fianarantsoa ha sido fundada en 1831 por Ranavalona Iª, reina de la entonces predominante etnia merina. Ranavalona Iª fue vista por los contemporáneos europeos como aislacionista, tiránica y cruel. Dejando a un lado la reputación de la monarca, cuando entramos en ella, su antigua capital sureña permanece como el centro académico, intelectual y religioso de Madagascar.
Rinoceronte, PN Kaziranga, Assam, India
Fauna silvestre
PN Kaziranga, India

La fortaleza de los monoceros indios

Situado en el estado de Assam, al sur del gran Río Brahmaputra, PN Kaziranga ocupa una vasta área de pantano aluvial. Acoje dos tercios de los rinoceronte unicornio del mundo, alrededor de 100 tigres, 1200 elefantes y muchos otros animales. Presionado por la proximidad humana y la inevitable caza furtiva, este precioso parque solo no ha podido protegerse de las hiperbólicas inundaciones de los monzones y de algunas controversias.
Pasajeros, vuelos panorámicos: Alpes del Sur, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Aoraki Mount Cook, Nueva Zelanda

La conquista aeronáutica de los Alpes del Sur

En 1955, el piloto Harry Wigley creó un sistema para despegar y aterrizar sobre asfalto o nieve. Desde entonces, su compañía ha revellado, desde el aire, algunos de los mejores paisajes de Oceanía.