Barra a Kunta Kinteh, Gâmbia

Viaje a los Orígenes de la Trata Transatlántica de Esclavos


Albreda, río Gambia
Monumento Nunca Más
pontón interior
Ruinas de Santo Domingo
trabajo de río
Ruinas del Fuerte St. Jaime
Pescadores
trabajo de pontones
Señor. Eduardo
Portal “Raíces”
cola de río
Cañón en Fort St. Jaime
Drenaje
El Museo de la Esclavitud
Kunta Kinteh a la vista
pez cabeza
Los baobabs de Kinteh
Marea (casi) vacía
Una de las principales arterias comerciales de África Occidental, a mediados del siglo XV, el río Gambia ya era navegado por exploradores portugueses. Hasta el siglo XIX, gran parte de la esclavitud perpetrada por las potencias coloniales del Viejo Mundo fluía por sus aguas y riberas.

En el punto exacto donde se entrega al Océano Atlántico, el río Gambia se estrecha.

Por ahí lo cruzamos, partiendo desde el puerto de la capital gambiana, Banjul.

El ferry hace la conexión entre el sur y el norte de la nación, dividida totalmente por el río, con 1100 km de extensión, uno de los más largos y anchos de África Occidental.

Como casi siempre, va a la piña, dentro de un límite de personas y carga que, ante terribles naufragios en sus aguas y mar adentro, las autoridades se vieron obligadas a respetar.

En cubierta, los pasajeros ocupan todos los asientos disponibles, espalda con espalda, rodilla con rodilla.

Continúan de pie, juguetonamente, contra las vallas del umbral del barco. A pesar de la estrechez, decenas de vendedores recorren los espacios entre filas. Venden cacahuetes y castañas de cajú, mascarillas sanitarias, equipos de telefonía celular y similares.

Otros promocionan peluquerías y una increíble farmacia naturalista portátil.

Media hora de navegación después, ya en la orilla opuesta, vemos una flota de piraguas, lado a lado en una playa de arena, debajo de una choza que, de vez en cuando, se confunde con una hilera de cocoteros, palmeras y otros arboles tropicales.

En el borde nororiental de la costa aún podemos ver los muros de una fortificación.

Entre enormes baobabs que la estación seca ha arrasado, se esconde el emblemático fuerte de Bullen.

Desembarco en Barra, al otro lado del río Gambia

Un gran pórtico nos da la bienvenida: “Bienvenido a Barra.

Una multitud de pasajeros desembarca en una carretera amurallada que los adentra en esta ciudad frente a Banjul.

Incluso escrito en inglés, el único idioma oficial en Gambia, el mensaje incorpora el nombre portugués secular de la región: “Barra”, en lugar del Niumi que lo precedía.

Fueron los navegantes enviados por el Infante D. Henrique, los que se encargaron del Reino de Niumi vigente en torno a la desembocadura del río Gambia, pasando a ser conocido como Reino de Barra, más tarde, simplemente como Barra.

En 1446, durante su cuarto viaje por la costa occidental de África, con la misión de llegar al África negra, Nuno Tristão entró en la desembocadura de un río de la zona, quedando en controversia si Gambia, u otro más al sur.

Por él arriba se aventuró. Mientras puedas. Unos ochenta nativos (estimados en Niumi) que los seguían en más de una decena de canoas rodearon y atacaron la embarcación que había sido transbordada, con una veintena de hombres.

Dispararon cientos de flechas envenenadas contra los portugueses.

Solo cuatro de los objetivos sobrevivieron para, con gran esfuerzo, regresar a Lagos y contar la historia de la tragedia. Nuno Tristão no era uno de ellos.

Con el ferry ya preparando la vuelta a Banjul. Continuamos nuestra propia e incomparable aventura.

Como era de esperar, varios “emprendedores” de la ciudad se acercan a nosotros. Algunos son taxistas y sept-lugares.

Otros, oportunistas que lucran reclutando pasajeros tubab (léase blanco) a precios inflados. Volvemos a la exasperación con los esquemas de estos”hombres gambianos”, tan conocido entre los forasteros por su imaginación empresarial y falta de escrúpulos.

Nos subimos a un viejo VW Golf. Apuntamos a Albreda, 33 km al sureste y tierra adentro desde Gambia.

Y la llegada a Albreda

Allí nos recibe la Sra. Aminata, la copropietaria del Kunta Kinteh Lodge donde íbamos a pasar la noche. Aminata es lo más blanca posible. Tiene los ojos azules, algo siameses.

Habla con una luz acento británico. Sin embargo, vístete abuelas, vestidos tradicionales de Gambia llenos de volantes y colores. Y ella es musulmana.

Cuando te narramos el frenesí de garaje (estación de transporte) en Barra, dice Aminata. “Por aquí, cuando ven piel blanca, ven dinero. ¡Es lo mismo conmigo!

EM. Aminata, sírvenos el almuerzo. Un guía local ni siquiera espera a que terminemos. Siéntate a la mesa. Hace todo lo posible para que lo reclutemos antes que los demás.

En ese momento, queríamos vagar. Disfruta de las imágenes y la atmósfera del lugar. Es lo que hacemos.

Rápidamente nos enteramos de la doble vida de Albreda, dividida entre el día a día de la comunidad pesquera local y la de los vecinos que se dedican a acoger y acompañar a los visitantes.

Durante el calor, un grupo de barqueros y guías charlaban a la sombra, junto a la base del muelle que da servicio a Albreda.

Al pasar, interrumpen la conversación para vendernos sus servicios.

Los posponemos.

El monumento de la UNESCO a la trata de esclavos de Albreda

Apreciamos elMonumento Nunca Más”, un símbolo antiesclavista y modernista con la cabeza del planeta Tierra, el cuerpo de las personas y los brazos sueltos en el aire.

Tres burros erráticos se detienen en su base, devorando una rara hierba tierna.

Cuatro o cinco cabras hacen lo mismo, bajo dos enormes ceibas. Pasamos por sus raíces, en busca del Museo de la Esclavitud.

Examinamos mapas, paneles explicativos y otros elementos y aprendemos un poco más sobre el flagelo que ha perseguido a África durante siglos.

Entre Albreda y las ruinas de São Domingos que pronto nos propusimos encontrar, también pasamos por la génesis de la trata europea de esclavos.

Perdidas en un bosque de ribera, estas ruinas y, aunque ya casi imperceptibles, las de la ermita del centro de Albreda, atestiguan la presencia pionera de los portugueses en estas tierras, que el desenlace de la expedición de Nuno Tristão pronosticó traicionero.

El regreso a África Occidental y la exploración del río Gambia

Infante D. Henrique volvió a la carga. Una década más tarde envió a otros dos navegantes, el veneciano Alvise Cadamosto y el genovés Antoniotto Usodimare.

En mayo de 1456, evitando exponerse demasiado a los nativos de Niumi, anclaron junto a una pequeña isla, a unos 3 km de la costa de la actual Albreda.

Allí habrán enterrado a André, un marinero que murió en la travesía. Después de lo cual buscaron establecer contacto.

En 1458 les siguió Diogo Gomes.

Al regresar de un viaje a la estuario del Rio Grande de Geba (Guinea Bissau), el navegante de Lagos, fondeó de nuevo en la recién nombrada isla de Santo André.

Esta incursión resultó en la adquisición de la isla de domar (reyes) mandinka locales e incluso su autorización para el asentamiento fortificado de São Domingos.

Los portugueses apostaron por entrometerse en las rutas del oro que conectaban Tombuctú y el Alto Níger, a través del Sahara, con la costa marroquí. En lugar de oro, encuentran esclavos.

La trata de esclavos fomentada por los reyes indígenas

Como habían hecho durante siglos con los comerciantes árabes y de otras partes de África, varios reyes mandinka intentaron intercambiar prisioneros de guerra con los portugueses.

Los portugueses accedieron.

Pronto, comenzaron a incentivar la captura de indígenas africanos en mayor número, para uso de esclavos en sus diferentes colonias, con énfasis en Brasil.

Tras la Unión Ibérica de 1580, la corona española institucionalizó el sistema de asiático lo que permitió contratos de comercio de esclavos con comerciantes de otras naciones.

En los siglos XVI y XVII, los franceses, holandeses, británicos, kurdos, sus empresas privadas y mercenarios codiciosos aprovecharon esta brecha en el monopolio portugués y aniquilaron la supremacía portuguesa en las orillas de Gambia y en la costa circundante.

el centrado en Isla de Gorea fue igualmente prolífico.

Aun así, hasta el siglo XVIII, persistieron allí focos de colonos portugueses.

Los refugiados sin retorno de la guerra civil guineana

Hoy, por diferentes razones, muchos habitantes del río provienen de la región de habla portuguesa más cercana.

Al regresar de las ruinas de São Domingos, nos encontramos con el Sr. Eduardo, un hombre Diola, esbelto, vestido con una vieja camiseta de la selección portuguesa y que aún contaba el dinero en historias.

Nos entendemos en nuestro croquis criollo y en portugués.

Eduardo nos explica que la Guerra Civil de 1998-99 le obligó a abandonar el norte de Guinea Bissau.

Como tantos otros refugiados en Senegal y Gambia, nunca regresó.

Eduardo quería llevarnos a la antigua isla de Santo André. Las autoridades turísticas nos asignaron otro barquero.

Isla conmemorativa de Kunta Kinteh a Fort St. Jaime

Llegamos a la isla en poco tiempo. Allí deambulamos entre las ruinas del fuerte y los baobabs desnudos que hacen de centinelas.

En las décadas siguientes, al igual que el río que la rodea, la isla cambió de poder colonial y muchas veces de nombre.

Hasta que, en 1702, mientras consolidaban su Senegambia, los británicos la capturaron y la rebautizaron junto con el fuerte, St. Jaime.

Todas las potencias coloniales sucesivas estuvieron involucradas en el comercio de esclavos.

En Albreda, en parte bajo las grandes ceibas, nos encontramos con el edificio colonial más grande, el edificio CFAO (Administrador) de la era francesa, restaurado, ahora utilizado como bar-restaurante que no desafía del todo al que dirige la Sra. Aminata.

Los británicos, que conquistaron la colonia a los franceses, llegaron a tiempo para suministrar millones de esclavos a los tus Indias Occidentales y los Estados Unidos.

Un avance rápido hasta 1807. Los británicos votaron a favor de la abolición de la esclavitud. Empezaron a pelear.

Durante muchos años, los traficantes de esclavos de otras nacionalidades intentaron eludir la acción antiesclavista británica.

Y, en Senegambia, en particular, los disparos de los cañones del Fuerte Bullen en Barra con los que los ingleses apuntaban a los barcos negreros.

Fort Bullen ahora es solo una atracción turística. Cuando visitamos, ni siquiera eso.

Tres enormes vacas lo frecuentaban, echadas entre tantos baobabs seculares.

Y, sin embargo, África sufre un regreso inusual de la esclavitud. Lo sufren los migrantes en busca de Europa que se encuentran atrapados en Libia.

Pero no solo.

Lençóis da Bahía, Brasil

La libertad pantanosa del Quilombo de Remanso

Los esclavos fugitivos han sobrevivido durante siglos alrededor de un humedal en Chapada Diamantina. Hoy, el quilombo de Remanso es un símbolo de su unión y resistencia, pero también de la exclusión por la que fueron votados.

Isla de Goreia, Senegal

Una isla esclava de la esclavitud

¿Pasaron varios millones o solo miles de esclavos por Goreia en su camino hacia las Américas? Sea cual sea la verdad, esta pequeña isla senegalesa nunca se librará del yugo de su simbolismo ”.

Elmina, Gana

El primer premio gordo de los descubrimientos portugueses

En el siglo. XVI, Mina generó a la Corona más de 310 kg de oro anualmente. Este beneficio despertó la codicia de los Países Bajos y de Inglaterra, que se sucedieron en lugar de los portugueses y promovieron la trata de esclavos en América. El pueblo circundante todavía se conoce como Elmina, pero hoy en día el pescado es su riqueza más evidente.
Cidade Velha, Cabo Verde

Cidade Velha: la anciana de las Ciudades Tropico-Coloniales

Fue el primer asentamiento fundado por europeos abajo del Trópico de Cáncer. En tiempos cruciales para la expansión portuguesa a África y América del Sur y para el tráfico de esclavos que la acompañó, Cidade Velha se convirtió en un legado conmovedor pero inevitable de la génesis caboverdiana.

Ijen Volcán, Indonesia

Los esclavos de azufre del volcán Ijen

Cientos de javaneses se rinden al volcán Ijen donde son consumidos por gases venenosos y cargas que deforman sus hombros. Cada turno les gana menos de 30 € pero todos están agradecidos por su martirio.
Cilaos, Reunión

Refugio bajo el techo del Océano Índico

Cilaos aparece en una de las viejas calderas verdes de la isla de Reunión. Inicialmente estaba habitado por esclavos fuera de la ley que creían que estaban a salvo en ese fin del mundo. Una vez hecho accesible, tampoco la remota ubicación del cráter impidió el refugio de un pueblo que ahora es peculiar y halagado.
Acra, Gana

La capital en la Cuna de la Costa De Oro

Do desembarco de los navegantes portugueses à la independencia en 1957 se han sucedido las potencias que dominaban la región del Golfo de Guinea. Después del siglo XIX, Accra, la actual capital de Ghana, se asentó alrededor de tres fuertes coloniales construidos por Gran Bretaña, Holanda y Dinamarca. En ese tiempo, creció de un mero suburbio a una de las megalópolis más vibrantes de África.
Isla de Mozambique, Mozambique  

La isla de Ali Musa Bin Bique. Lo siento, de Mozambique

Con la llegada de Vasco da Gama al extremo sureste de África, los portugueses se apoderaron de una isla que anteriormente había sido gobernada por un emir árabe, a quien adulteraran el nombre. El emir perdió su territorio y su cargo. Mozambique, el nombre moldeado, no solo perdura en la isla donde todo comenzó como bautizó a la nación formada por colonización portuguesa.
De Kumasi a Kpetoe, Gana

Un viaje-celebración de la moda tradicional de Ghana

Después de un tiempo en la gran capital ashanti de Ghana ashanti Cruzamos el país hasta la frontera con Togo. Las razones de este largo viaje fueron el kente, una tela tan venerada en Ghana que varios jefes tribales le dedican un suntuoso festival.
Isla Ibo, Mozambique

Isla de un Mozambique desaparecido

Fue fortificado en 1791 por los portugueses que expulsaron a los árabes de las Quirimbas y tomaron sus rutas comerciales. Se convirtió en el segundo puesto de avanzada portuguesa en la costa este de África y más tarde en la capital de la provincia de Cabo Delgado, Mozambique. Con el fin de la trata de esclavos a principios del siglo XX y el paso de la capital a Porto Amélia, la isla de Ibo pasó al fascinante remanso en el que se encuentra.
hipopótamo, parque nacional chobe, botswana
Safari
PN Chobe, Botsuana

Chobe: un río en la Frontera de la Vida con la Muerte

El Chobe marca la división entre Botsuana y tres de sus países vecinos, Zambia, Zimbabue y Namibia. Pero su caprichoso lecho tiene una función mucho más crucial que esta delimitación política.
Thorong La, circuito de Annapurna, Nepal, foto para la posteridad
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 13 - High Camp a Thorong La a Muktinat, Nepal

En el Auge del Circuito Annapurna

A 5416m de altitud, el paso Thorong La es el gran reto y el principal motivo de ansiedad del itinerario. Tras haber matado a 2014 caminantes, en octubre de 29, cruzarlo en seguridad genera un desahogo digno de doble celebración.
Estatua de la Madre Armenia, Ereván, Armenia
Arquitectura y Diseño
Ereván, Armenia

Una capital entre Oriente y Occidente

Heredera de la civilización soviética, alineada con el gran Rusia, Armenia se deja seducir por las formas más democráticas y sofisticadas de Europa Occidental. En los últimos tiempos, los dos mundos han chocado en las calles de tu capital. Desde la disputa popular y política, Ereván dictará el nuevo rumbo de la nación.
Alturas tibetanas, mal de altura, montaña prevenir para tratar, viajar
Aventura

Mal de Montaña: no es malo. ¡Apesta!

Al viajar, sucede que nos encontramos ante la falta de tiempo para explorar un lugar tan imperdible como alto. La medicina y las experiencias previas con Altitude Evil dictan que no debemos arriesgarnos a ascender apresuradamente.
buen consejo budista
Fiestas y Cerimónias
Chiang Mai, Tailandia

300 Wats de energía espiritual y cultural

Los tailandeses llaman wat a todos los templos budistas y su capital del norte los tiene en abundancia obvia. Entregado a sucesivos eventos celebrados entre santuarios, Chiang Mai nunca está completamente desconectado.
Sydney, la ciudad criminal ejemplar de Australia, Harbour Bridge
Ciudades
Sydney, Australia

De exilio de criminales a ciudad ejemplar

La primera de las colonias australianas fue construida por presos exiliados. Hoy en día, los australianos de Sydney cuentan con ex convictos en su árbol genealógico pero se enorgullecen de la prosperidad cosmopolita de su metrópolis.
Comida
Mercados

Una economía de mercado

La ley de la oferta y la demanda dicta su proliferación. Genéricos o específicos, cubiertos o al aire libre, estos espacios dedicados a la compra, venta e intercambio son expresiones de vida y salud financiera.
Cultura
Cementerios

la última dirección

Desde las grandiosas tumbas de Novodevichy, en Moscú, hasta los huesos mayas en caja de Pomuch, en la provincia mexicana de Campeche, cada pueblo hace alarde de su propia forma de vida. Incluso en la muerte.
Espectador, fútbol Melbourne Cricket Ground-Rules, Melbourne, Australia
Deportes
Melbourne, Australia

El Fútbol donde los australianos dictam las Reglas

Aunque se juega desde 1841, el Fútbol Australiano solo ha conquistado una parte de la Gran Isla. La internacionalización nunca ha ido más allá del papel, frenada por la competencia del rugby y del fútbol clásico.
La historia del tren de juguete
De viaje
Siliguri a Darjeeling, India

El tren de juguete del Himalaya sigue circulando en serio

Ni la fuerte pendiente de algunos tramos ni la modernidad lo detienen. Desde Siliguri, en el pié tropical de la gran cadena montañosa asiática, hasta Darjeeling, con sus picos a la vista, el más famoso de los trenes de juguete indios asegura hace 117 años, día tras día, un arduo viaje de ensueño. De viaje por la zona, subimos a bordo y nos dejamos encantar.
Navala, Viti Levu, Fiyi
Etnico
Navala, Fiji

Urbanismo tribal de Fiji

Fiji se ha adaptado a la invasión de viajeros con hoteles y complejos turísticos occidentalizados. Pero en las tierras altas de Viti Levu, Navala mantiene sus cabañas cuidadosamente alineadas.
Arco iris en el Gran Cañón, un ejemplo de luz fotográfica prodigiosa
Portafolio de fotos de Got2Globe
Luz Natural (Parte 1)

Y la Luz se hizo en la Tierra. Sé como usarlo.

El tema de la luz en la fotografía es inagotable. En este artículo te damos algunas nociones básicas sobre tu comportamiento, para empezar, de forma justa y única de cara a la geolocalización, la hora del día y la época del año.
Grabados, el templo de Karnak, Luxor, Egipto
Historia
Luxor, Egipto

De Luxor a Tebas: viaje al Antiguo Egipto

Tebas se erigió como la nueva capital suprema del Imperio egipcio, la sede de Amón, el dios de los dioses. El Luxor moderno heredó el Templo de Karnak y su suntuosidad. Entre uno y otro fluyen el sagrado Nilo y milenios de deslumbrante historia.
Efate, Vanuatu, transbordo a "Congoola / Lady of the Seas"
Islas
Efate, Vanuatu

La Isla que Sobrevivió a "Survivor"

Gran parte de Vanuatu vive en un bendito estado post-salvaje. Quizás por esto los reality shows en el que compiten aspirantes a Robinson Crusoes se instalaron uno tras otro en la isla más accesible y notoria del archipiélago. Ya algo aturdido por el fenómeno del turismo convencional, Efate también tuvo que resistirlos.
lago ala juumajarvi, parque nacional de oulanka, finlandia
Invierno Blanco
Kuusamo ao PN Oulanka, Finlândia

Bajo el encanto helado del Ártico

Estamos en 66º Norte ya las puertas de Laponia. En estos lares, el paisaje blanco es de todos y de nadie, como los árboles cubiertos de nieve, el frío terrible y la noche interminable.
Recompensa de Kukenam
Literatura
Monte Roraima, Venezuela

Viaje en el tiempo al mundo perdido del monte Roraima

En la cima del monte Roraima hay escenarios extraterrestres que han resistido millones de años de erosión. Conan Doyle creó, en "El mundo perdido", una ficción inspirada en el lugar pero nunca llegó a pisarlo.
fotografía de la luz del sol, sol, luces
Naturaleza
Luz Natural (Parte 2)

Un sol, tantas luces

La mayoría de las fotos de viajes se toman a la luz del sol. La luz del sol y el clima forman una interacción caprichosa. Aprenda a predecir, detectar y utilizar de la mejor manera.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Parques naturales
glaciares

Planeta Azul-Helado

Se forman el latitudes y / o altitudes elevadas. En Alaska ó Nueva Zelanda, Argentina ó Chile, los rios de hielo son siempre visiones deslumbrantes de una Tierra tan gélida como inhóspita.
Composición sobre el puente de nueve arcos, Ella, Sri Lanka
Patrimonio Mundial de la UNESCO
PN Yala-Ella-Kandy, Sri Lanka

Viaje a través del Corazón de Té de Sri Lanka

Dejamos la orilla marítima de PN Yala hacia Ella. De camino a Nanu Oya, serpenteamos sobre rieles a través de la jungla, entre plantaciones del famoso Ceilán. Tres horas después, de nuevo en coche, entramos en Kandy, la capital budista que los portugueses nunca lograron dominar.
Era Susi remolcada por perro, Oulanka, Finlandia
Personajes
PN Oulanka, Finlândia

Un Lobo Poco Solitario

Jukka “Era-Susi” Nordman ha creado una de las jaurías de perros de trineo supremas del mundo. Se convirtió en uno de los personajes más icónicos de Finlandia, pero permanece fiel a su apodo ingles: Wilderness Wolf.
¿Promesa?
Playas
Goa, India

A Goa, Rápido y con Fuerza

Un repentino anhelo por la herencia tropical indo-portuguesa nos hace viajar en varios transportes, casi sin escalas, desde Lisboa hasta la famosa playa de Anjuna. Sólo allí, con alguna dificultad, pudimos descansar.
Bañistas en medio del Fin del Mundo-Cenote de Cuzamá, Mérida, México
Religion
Yucatán, México

El fin del fin del mundo

Pasó el día anunciado pero el Fin del Mundo insistió en no llegar. En Centroamérica, los mayas miraraan y soportaran con incredulidad la histeria alrededor de su calendario.
Tren Fianarantsoa a Manakara, TGV malgache, locomotora
Sobre Raíles
Fianarantsoa-Manakara, Madagascar

A Bordo del TGV Malgaxe

Salimos de Fianarantsoa a las 7 a.m. Solo a las 3 de la mañana del día siguiente completamos los 170 km hasta Manakara. Los nativos llaman a este tren casi secular Train Grand Vibración. Durante el largo viaje, sentimos, muy fuertes, las del corazón de Madagascar.
Los creyentes cristianos dejando una iglesia, Upolu, Samoa Occidental
Sociedad
Upolu, Samoa  

En el Corazón Roto de Polinésia

La imaginería del paradisíaco Pacífico Sur es incuestionable en Samoa, pero su belleza tropical no paga las facturas ni de la nación ni de los habitantes. Quien visita este archipiélago se encuentra con un pueblo dividido entre someterse a la tradición y el estancamiento financiero o desarraigarse en países con horizontes más amplios.
Vida diaria
Profesiones Arduas

el pan que amasaba el diablo

El trabajo es esencial para la mayoría de vidas. Pero, ciertos trabajos imponen un grado de esfuerzo, monotonía o peligro que solo unos pocos elegidos pueden estar a la altura.
Parque Nacional de Gorongosa, Mozambique, vida silvestre, leones
Fauna silvestre
Parque Nacional Gorongosa, Mozambique

El corazón salvaje de Mozambique da señales de vida

Gorongosa fue el hogar de uno de los ecosistemas más exuberantes de África, pero de 1980 a 1992 sucumbió a la Guerra Civil combatida por FRELIMO y RENAMO. Greg Carr, el inventor millonario de Voice Mail, recibió un mensaje del embajador de Mozambique ante la ONU desafiándolo a apoyar a Mozambique. Por el bien del país y la humanidad, Carr se comprometió a resucitar el parque nacional que el gobierno colonial portugués había creado allí.
Pasajeros, vuelos panorámicos: Alpes del Sur, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Aoraki Mount Cook, Nueva Zelanda

La conquista aeronáutica de los Alpes del Sur

En 1955, el piloto Harry Wigley creó un sistema para despegar y aterrizar sobre asfalto o nieve. Desde entonces, su compañía ha revellado, desde el aire, algunos de los mejores paisajes de Oceanía.