Cataratas del Iguazú, Brasil/Argentina

El tronar del Gran Agua


Cascada San Martín
Las palmeras dominan las Cataratas del Iguazú, con la isla de San Martín al fondo.
Insignificancia
Una mujer busca una de las cataratas más poderosas de las Cataratas del Iguazú.
Iguazú por dentro II
Los visitantes se agolpan al final de una pasarela, rociados por el agua liberada por las cataratas circundantes.
Salto San Martín
Un grupo de visitantes admira la masiva caída de San Martín, una de las más imponentes del lado argentino del río Iguazú.
navegación en negrita
Barco lleno de pasajeros desafía una caída en la base de Isla San Martín.
Iguazú por dentro
Los visitantes se reúnen al final de una pasarela, junto a un arco iris brillante.
Salto naipi
Imponente cascada en la prolongación lateral de la Garganta del Diablo.
torrentes aparte
Caída secundaria, donde el agua y la vegetación dividen el acantilado.
Tucano
Un tucán, una de las aves que habita la selva alrededor del río Iguazú.
agua grande
Un grupo de personas admira la Garganta del Diablo desde una plataforma en el lado brasileño de las cataratas.
Iguazú à piña
Una multitud de visitantes comparten una plataforma sobre el río Iguazú.
Río iguazú
Vista aérea del río Iguazú y las Cataratas del Iguazú.
aguas blancas
Parte superior de un salto, frente al espacio Naipi.
Vista al balcón
Una mujer admira el paisaje verde y seco del lado argentino de las Cataratas del Iguazú.
Desafiar
Barco con potentes motores realiza una imprudente incursión en una de las cataratas de la Isla San Martín.
En el agua
Los visitantes caminan por una pasarela sobre las aguas del río Iguazú.
Tropical
Las palmeras se destacan sobre la caída del río Iguazú.
Final tropical del día
El sol se pone más allá de la orilla argentina del río Iguazú.
Después de un largo viaje tropical, el río Iguazú da el salto de los saltos. Allí, en la frontera entre Brasil y Argentina, se forman las cascadas más grandes e impresionantes de la faz de la Tierra.

Al llegar a Foz de Iguazú, casi directamente desde Curitiba, juzgamos mal la situación. Lo etiquetamos como una nueva catástrofe meteorológico-fotográfica.

Era finales de enero, el mes más caluroso en esta región del sur de Brasil y norte de Argentina, conocida por temperaturas máximas que fácilmente superan los 40º.

En lugar del sol de “cocoteros” que era de esperar, la región estuvo, durante cuatro días, cubierta por un manto de nubes oscuras y pesadas que arrojaban continuas ráfagas, acompañadas de fuertes vientos y tormentas amenazadoras.

Hasta que algo cambió, esos cuatro días ascendieron a siete. Nos tomamos el tiempo para descubrir Foz (como la llaman los lugareños) una ciudad más fascinante que elegante.

Destino: ItaipúEl enigmático y electrizante pasado de Foz de Iguaçu

Foz nunca ha dejado de desarrollarse, en los 18 años de construcción del Central Hidroeléctrica Binacional Itaipu (compartido por Brasil y Paraguay) la presa más grande del mundo hasta la finalización de la presa de las Tres Gargantas, en China.

De 35.000 habitantes, en 1973, alrededor del año 2001, ya albergaba a 256.000. Este pequeño crecimiento sostenido también fue alentado por el uso turístico de las Cataratas del Iguazú. Y no solo se hicieron brasileños.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Foz de Iguaçu incluso dio la bienvenida a los nazis fugitivos. Fue la conjunción de las comunidades italiana, alemana, libanesa, ucraniana, argentina y paraguaya, china y japonesa, entre otras secundarias, lo que la convirtió en una de las ciudades más multiculturales del mundo.

Se reforzó al estar ubicado en la triple frontera Argentina-Brasil-Paraguay. Ésta es un área cargada de misticismo. Del supuesto magnetismo extraterrestre que sigue atrayendo cultos religiosos, sectas de todo tipo y… Ovnis.

Por no hablar de las células sudamericanas de al-Qaeda, al menos apoyándose en las alertas permanentes de los servicios secretos argentinos y de Israel.

vuelo sobre el embalse

La disolución del frente frío y el descubrimiento de las cataratas del Iguazú desbordadas

Como muchos de los frentes fríos que azotaron el interior de América del Sur en verano, este también trajo sucesivas inundaciones y amenazantes tormentas eléctricas.

Dejó el río Iguazú casi desbordado. Terminó desvaneciéndose por el calor y la alta presión de las latitudes más bajas por donde caminábamos.

Finalmente, el sexto día amaneció con un cielo salpicado de madejas blancas. Nos dio el lema que estábamos esperando para salir de Foz de Iguaçu hacia la “Gran Agua”, así se acostumbraron a llamarla los indígenas tupi-guaraníes que viven desde hace mucho tiempo en la región de la triple frontera de las cascadas.

Desde la entrada al Parque Nacional Iguazú, nos dirigimos directamente a su área de Naipi. Hicimos un rápido viaje en ascensor hasta la cima de la torre de observación local y salimos con entusiasmo.

Allí nos encontramos, por primera vez, con el fluir del Iguazú cayendo, colosal, brutal, mucho más poderoso de lo que jamás podríamos esperar, rugiendo de tal manera que solo él podía ser escuchado.

Cataratas Naipi, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Imponente cascada en la prolongación lateral del caída de Garganta del diablo.

La Odisea de Álvar Nuñez, “El Cabeza de Vaca” en el Cruce de las Cataratas del Iguazú

Cuando se enfrenta a este paisaje único, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, habrá exclamado el testarudo explorador de Jerez de La Fontera: “Santa María, ¡qué hermosa!Compartimos tu entusiasmo.

Desde lo alto de esa suprema terraza, podemos apreciar el inflado lecho del Iguazú estrellándose contra enormes rocas cubiertas de pasto, perdido en la densa neblina provocada por el impacto del agua y, en comparación, insignificante, las paredes verdes opuestas en las que precipitaron numerosas caídas secundarias.

Caída secundaria, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Caída secundaria, donde el agua y la vegetación dividen el acantilado.

Se sabe que la fascinación del conquistador fue efímera. Álvar Núñez estaba al frente de un pequeño ejército que había abandonado la isla de Santa Catarina, frente a la costa brasileña, para ayudar al ahora pueblo paraguayo de Nuestra Señora de Asunción, rodeado de indígenas beligerantes.

Cabeza de Vaca rápidamente se dio cuenta de que tendría que cruzar el traicionero desfiladero que cobija al Iguazú con toda la parafernalia militar que cargaba. Y es más que probable que las primeras palabras de agradecimiento dieron paso a las peores palabrotas que se le ocurrieron.

Las cataratas modernizadas del Iguazú en el lado brasileño

La facilidad de exploración hoy, desde la ribera brasileña del río, es absoluta, incluso algo exagerada.

De regreso al suelo, estructuras y plataformas complementarias nos permiten accesos inesperados al extremo abierto de la enorme Garganta do Diabo y a la base de los verdes acantilados del lado argentino, con una vista privilegiada de la vecina Isla San Martín.

Los visitantes al paso de peatones, arco iris, cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Los visitantes se reúnen al final de una pasarela, junto a un arco iris brillante.

Siempre son accesos populares a verdaderos chubascos naturales y, en días especialmente ventosos, garantizan retornos empapados.

Desde el espacio de Naipi, procedemos a la Trilha das Cataratas, un sendero sombreado que asciende por la exuberante pendiente y desvela parches del lecho profundo, a través de la vegetación o desde miradores que se conquistan desde ella.

El Vuelo Panorámico del Gran Iguazú

Una vez agotadas las posibilidades de exploración terrestre y fluvial de las cataratas del lado brasileño, nos quedamos con la variante aérea. No tardamos en experimentarlo, a bordo de un helicóptero panorámico.

Se confirma que el vuelo será corto pero intenso. Nos permite descubrir la inmensidad de la selva brasileña y argentina. Sigue el meandro del río Iguaçu y su extensión en el área que rodea las cataratas, identificable como la única superficie despejada en una interminable área verde a su alrededor.

Vista del río Iguazú, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Vista aérea del río Iguazú y las Cataratas del Iguazú.

Posteriormente, también sobrevolaremos las cataratas a baja altura, a lo largo de la larga y profunda falla geológica que las origina. A partir de ahí, el agua fangosa cambia de tonalidades parduscas a un blanco intenso del que ascienden enormes columnas de neblina. Aguas abajo de las cataratas, esta brecha, hasta entonces algo indefinida, revela las impresionantes dimensiones y características que justifican el nombre Garganta do Diabo (Garganta del Diablo).

En el área de Baixo Iguaçu, Argentina está a solo unas pocas docenas de metros de Brasil. Con respecto a los viajes convencionales, fuera del parque, el paso de un país a otro requiere una ruta de 23 km desde Foz do Iguaçu.

Esta ruta cruza el Puente Presidente Tancredo Neves, pintado con los colores de las banderas de Argentina y Brasil. Luego de la compleja logística fronteriza, ingresa a la provincia de Misiones por la Ruta 12, donde se dirige al km 5.

Salto San Martín, palmeras, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Las palmeras dominan las Cataratas del Iguazú, con la isla de San Martín al fondo.

Las cataratas están divididas de manera desigual entre Brasil y Argentina.

Los argentinos poseen la mayor parte del caudal del río Iguazú. Por otro lado, el Parque Nacional Iguazú es más grande que el argentino. En ambos lados de la frontera, la vida silvestre es muy rica, incluida la zona de las cataratas donde los animales más fáciles de detectar son los coatíes.

En grupos, los coatíes invaden áreas de apoyo y edificios en busca de alimentos que acostumbran exigir a los turistas. Los animales restantes, principalmente mamíferos, son, por regla general, furtivos. Como se supone, en un entorno como todas las selvas reales, es denso y oscuro.

El Parque Nacional Iguazú esconde especies peligrosas como pumas y jaguares. Siempre que dude de su presencia, recuerde que, en 1997, un jaguar (como lo llaman los brasileños) mató al hijo de un guardabosques brasileño.

El lado argentino mucho más natural de las Cataratas del Iguazú

Justo a la entrada del Parque Nacional del Iguazú, notamos un enfoque ecológico mucho más respetuoso que el brasileño. La estrategia (preferimos creer en la intencionalidad) fue cambiar lo menos posible.

Visitantes sobre las aguas, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Los visitantes caminan por una pasarela sobre las aguas del río Iguazú.

Nos encontramos con edificios de recepción de madera insignificantes. Desde allí, seguimos una larga "avenida" flanqueada por pastos altos desde donde se ramifican las tres principales rutas existentes en medio de la selva: Paseos Inferiores (1.5 km), Paseos Superiores (1.2 km) y la Quebrada - ahora en su Versión hispana - del Diabo.

Avanzamos por una combinación de raíles mínimos, aquí y allá reforzados por pasarelas de hierro suspendidas.

Los Paseos Inferiores ofrecen una vista privilegiada de las Dos Hermanas, Pequeña, Ramirez, Bossetti, Bernabé Méndez, Mbiguá y Adao y Eva caen de sus bases.

En el circuito superior pasamos por detrás de estas cascadas secundarias en un duro entorno de selva aún más densa sobrevolada por tucanes y que sugiere la inminencia de los grandes felinos moteados o negros -como dicta su melanismo- que patrullan estos lugares.

Tucán, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Un tucán, una de las aves que habita la selva alrededor del río y las cataratas del Iguazú.

La más que diabólica caída de la Garganta del Diablo

Dejamos la incursión al umbral mortal de la Garganta del Diablo para el final.

Para llegar allí, tomamos un pequeño y pintoresco tren hasta Puerto Canoas. Desde allí, caminamos por la pasarela de 2200 m que atraviesa una parte considerable del cauce del río Iguazú, en el lado exterior de uno de los extremos de la herradura.

Entendemos cómo, gracias a la fuerza centrífuga a la que está sometido el flujo, este vasto y marginal tramo del lecho se escapa del precipicio más ancho y alimenta los restantes saltos argentinos.

El paseo se desarrolla sobre el agua, en un escenario alejado de la calma ilusoria, enriquecido por pequeños islotes cubiertos de vegetación que compartimentan aún más el río.

En adelante, como si todo lo demás fuera un mero ritual de iniciación, la pasarela se abre a una nueva plataforma de observación y el rugido se vuelve más ensordecedor que en cualquier otra zona de las cataratas.

Unos pocos pasos más, nos enfrentamos al vacío. Luego desvelamos cómo el Iguazú se estrella contra el abismo rei (unos 150 metros de altura y 700 metros de ancho) con tanta violencia que el impacto provoca una nube permanente de unos 30 metros de altura.

Plataforma de Agua Grande, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Un grupo de personas admira la Garganta del Diablo desde una plataforma en el lado brasileño de las cataratas.

Y nos deslumbran las idas y venidas de innumerables golondrinas intrépidas, en viajes hacia y desde sus nidos escondidos en las profundidades de los acantilados.

Más moderados en la velocidad, algunos barcos suben al cañón. También desaparecen temporalmente en la niebla para mostrar a los pasajeros la Garganta del Diablo de la forma más atrevida posible, aún así, lejos de los esfuerzos inconscientes llevados a cabo en la primera mitad del siglo XX.

En los primeros días turísticos de las Cataratas del Iguazú, debido a la falta de pasarelas y plataformas, los visitantes intrépidos a menudo contrataban un bote de remos y un remero. Éste los llevó al límite de las cataratas y, remando como un loco contra la corriente, inmovilizó la embarcación.

Mientras tanto, los pasajeros se divirtieron pasando de un lado a otro de la embarcación, tomando fotos, intercambiando impresiones y todo lo que ese momento de absoluta relajación los inspiró a hacer.

Pero cualquier abuso de la suerte tiene sus límites y lo inevitable terminó sucediendo. En 1938, la fuerza del flujo venció al remero de servicio. El barco de maniobras se estrelló con siete alemanes a bordo. Nadie sobrevivió.

Barco lleno de pasajeros, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

Barco lleno de pasajeros desafía una caída en la base de Isla San Martín.

Estos dementes desafíos a la muerte fueron prohibidos. En cambio, los barcos con potentes motores desafían el fondo de otros saltos secundarios.

Y la exclusividad del salto volvió a la gran agua de Iguaçu.

Puesta de sol, Cataratas del Iguazú, Brasil, Argentina

El sol se pone más allá de la orilla argentina del río Iguazú.

Passo do Lontra, Miranda, Brasil

El Brasil inundado de Mato Grosso

Estamos en el extremo occidental de Mato Grosso do Sul, pero el "mato" en estos lados, es otra cosa. En una extensión de casi 200.000 km2, el Brasil aparece parcialmente sumergido, por ríos, arroyos, lagos y otras aguas dispersas en vastas llanuras aluviales. Ni siquiera el calor jadeante de la estación seca agota la vida y la biodiversidad de los lugares y fincas del Pantanal como la que nos acogió a orillas del río Miranda.
Manaus, Brasil

Los Saltos y Sobresaltos de la ex-Capital Mundial del Caucho

De 1879 a 1912, solo la cuenca del río Amazonas generó el látex que, de un momento a otro, el mundo necesitaba. De la nada, Manaos se convirtió en una de las ciudades más avanzadas de la Tierra. Pero un explorador inglés llevó el árbol al sudeste asiático y arruinó la producción pionera. Manaos volvió a demostrar elasticidad. Hoy en dia, és la ciudad más grande del Amazonas y la séptima de Brasil.
Curitiba, Brasil

La vida elevada de Curitiba

No es solo la altitud de casi 1000 metros a la que se encuentra la ciudad. Cosmopolita y multicultural, la capital de Paraná tiene una calidad de vida y desarrollo humano únicos en Brasil.
Esteros del Iberá, Argentina

El Pantanal de las Pampas

En el mapa del mundo, al sur del famoso humedal brasileño, hay una región inundada poco conocida, pero casi tan vasta y rica en biodiversidad. El termo guaraní Y bera lo define como "aguas brillantes". El adjetivo se ajusta a más que apenas su fuerte luminancia.
Cascadas

Cascadas del mundo: impresionantes ríos verticales

Desde los casi 1000 metros de altura del salto danzarín del Ángel hasta el poder fulminante de Iguaçu o Victoria después de lluvias torrenciales, cascadas de todo tipo caen sobre la Tierra.
Islandia

Isla de Fuego, Hielo y Cascadas

La cascada suprema de Europa se precipita en Islandia. Pero no es la única. En esta isla boreal, con lluvia o nieve constante y en medio de una batalla entre volcanes y glaciares, se estrellan torrentes sin cuenta.
Kalandula, Angola

Angola en Cascada

Consideradas las segundas más grandes de África, las cascadas de Kalandula bañan la ya grandiosa Angola de majestuosidad natural. Desde la época colonial, cuando fueron bautizados en honor de D. Pedro V, duque de Braganza, por ellos ha pasado mucha historia y río Lucala.
PN Canaima, Venezuela

Kerepakupai, Salto Angel: El río que cae del cielo

En 1937, Jimmy Angel aterrizó una avioneta en una meseta perdida en la jungla venezolana. El aventurero estadounidense no encontró oro pero conquistó el bautismo de la cascada más larga sobre la faz de la Tierra
Victoria Falls , Zimbabuee

Regalo atronador de Livingstone

El explorador buscaba una ruta hacia el Océano Índico cuando los nativos lo llevaron a un salto del río Zambezi. Las cataratas que encontró eran tan majestuosas que decidió nombrarlas en honor a su reina.
San Ignacio Miní, Argentina

Las Misiones Jesuíticas Imposibles de San Ignacio Mini

En el siglo XVIII, los jesuitas expandieron un dominio religioso en el corazón de América del Sur en el que convirtieron a los indígenas guaraníes en misiones jesuitas. Pero las Coronas Ibéricas arruinaron la utopía tropical de la Compañía de Jesús.
Península de Samaná, PN Los Haitises, República Dominicana

De la península de Samaná a los Haitises dominicanos

En el extremo noreste de República Dominicana, donde aún triunfa la naturaleza caribeña, enfrentamos un Atlántico mucho más vigoroso de lo esperado en estas partes de las Americas. Allí cabalgamos en comunidad hasta la famosa cascada de Limón, cruzamos la bahía de Samaná y nos adentramos en la remota y exuberante “tierra de las montañas”, Haitises, que la encierra.
Miranda, Brasil

Maria dos Jacarés: el Pantanal Alberga Criaturas Asi

Eurides Fátima de Barros nació en el interior de la comarca de Miranda. Hace 38 años, se mudó y a un pequeño negocio a lo largo de la carretera BR262 que cruza el Pantanal y ganó afinidad con los caimanes que vivían en su puerta. Disgustada de que, a veces, las criaturas allí fueran sacrificadas, comenzó a cuidarlas. Ahora conocida como Maria dos Jacarés, nombró a cada uno de los animales con el nombre de un jugador de fútbol o entrenador. También se asegura de que reconozcan sus llamadas.

Florianópolis, Brasil

El legado azoriano del Atlántico sur

Durante el siglo XVIII, miles de isleños portugueses buscaron una vida mejor en los confines del sur de Brasil. En los pueblos que fundaron abundan las huellas de afinidad con los Azores.

El Calafate, Argentina

Los Nuevos Gauchos de la Patagonia

En los alrededores de El Calafate, en lugar de los habituales pastores a caballo, nos encontramos con ganaderos ecuestres gauchos y otros que exhiben, para deleite de los visitantes, la vida tradicional de las pampas doradas.
Morro de São Paulo, Brasil

Un litoral divino de Bahía

Hace tres décadas, era solo una remota y humilde aldea de pescadores. Hasta que algunas comunidades post-hippies revelaron el retiro del Morro y lo promovieron a una especie de santuario playero.
Salta y Jujuy, Argentina

Por las tierras altas de la Argentina profunda

Un recorrido por las provincias de Salta y Jujuy nos lleva a descubrir un país sin rastro de la Pampa. Desaparecidos en la inmensidad andina, estos extremos del noroeste argentino también se han perdido en el tiempo.
Lençóis da Bahía, Brasil

La libertad pantanosa del Quilombo de Remanso

Los esclavos fugitivos han sobrevivido durante siglos alrededor de un humedal en Chapada Diamantina. Hoy, el quilombo de Remanso es un símbolo de su unión y resistencia, pero también de la exclusión por la que fueron votados.
Ilhabela, Brasil

Ilhabela: después del horror, la belleza atlántica

El noventa por ciento del bosque atlántico conservado, las cascadas idílicas y las playas suaves y salvajes hacen honor a su nombre. Pero si retrocedemos en el tiempo, también revelamos la horrible faceta histórica de Ilhabela.
Ilhabela, Brasil

En Ilhabela, camino a Bonete

Una comunidad de caiçaras descendientes de piratas fundó un pueblo en un rincón de Ilhabela. A pesar del difícil acceso, Bonete fue descubierta y considerada una de las mejores playas de Brasil.
Mendoza, Argentina

Viaje por Mendoza, la gran provincia vitivinícola argentina

En el siglo XVI, los misioneros españoles se dieron cuenta de que la zona era propícia a la producción de la “Sangre de Cristo”. Hoy, la provincia de Mendoza se encuentra en el centro de la región vitivinícola más grande de América Latina.
Reserva de Masai Mara, Masai Land Travel, Kenia, Masai Convivial
Safari
Masai Mara, Kenia

Reserva Masai Mara: de Viaje por la Tierra Masai

La sabana de Mara se hizo famosa por el enfrentamiento entre millones de herbívoros y sus depredadores. Pero, en una valiente comunión con la vida silvestre, son los humanos Masai los que se destacan allí.
Braga o Braka o Brakra en Nepal
Annapurna (circuito)
Circuito Annapurna: 6o - Braga, Nepal

En un Nepal más antiguo que el monasterio de Braga

Cuatro días de caminata después, dormimos a los 3.519 metros de Braga (Braka). Al llegar, solo el nombre nos es familiar. Deslumbrados con el encanto místico de la ciudad, dispuesta alrededor de uno de los monasterios budistas más antiguos y venerados del circuito de Annapurna, preparamos la aclimatación con ascenso al lago de hielo (4620m).
Arquitectura y Diseño
Fortalezas

El Mundo a La Defensa: Castillos y Fortalezas que Resisten

Bajo la amenaza de enemigos desde el fin de los tiempos, los líderes de pueblos y naciones construyeron castillos y fortalezas. Por todo el lugar, monumentos militares como estos siguen resistiendo.
Barcos sobre hielo, isla de Hailuoto, Finlandia.
Aventura
Hailuoto, Finlândia

Un refugio en el golfo de Botnia

Durante el invierno, la isla de Hailuoto está conectada con el resto de Finlandia por la carretera de hielo más larga del país. La mayoría de sus 986 habitantes estima, sobre todo, la distancia que les otorga la isla.
Fiestas y Cerimónias
Pueblos del Sur, Venezuela

Los Pauliteiros de Mérida, sus danzas y compañía

Desde principios del siglo XVII, con los pobladores hispanos y, más recientemente, con los emigrantes portugueses, las costumbres y tradiciones bien conocidas en la Península Ibérica y, en particular, en el norte de Portugal, se consolidaron en los Pueblos del Sur.
Porvoo, Finlandia, almacenes
Ciudades
Porvoo, Finlândia

Una Finlandia medieval e invernal

Uno de los asentamientos más antiguos de la nación Suomi, a principios del siglo XIV, Porvoo era un concurrido puesto junto al río y su tercera ciudad. Con el tiempo, Porvoo perdió importancia comercial. A cambio, se ha convertido en uno de los bastiones históricos venerados de Finlandia.  
joven vendedora, nación, pan, Uzbekistán
Comida
Valle de Fergana, Uzbekistán

Uzbekistán, la Nación que no Carece de Pan

Pocos países aprovechan los cereales como Uzbekistán. En esta república de Asia Central, el pan juega un papel vital y social. Los uzbekos lo producen y consumen con devoción y en abundancia.
Kigurumi Satoko, Templo Hachiman, Ogimashi, Japón
Cultura
Ogimashi, Japón

Un Japón histórico-virtual

"Higurashi no Naku Koro ni”Fue una serie de juegos de computadora y animación japonesa de gran éxito. En Ogimashi, pueblo de Shirakawa-Go, convivimos con un grupo de kigurumis de sus personajes.
Fuegos artificiales del 4 de julio-Seward, Alaska, Estados Unidos
Deportes
Seward, Alaska

El 4 de julio más largo

La independencia de Estados Unidos se celebra, en Seward, Alaska, de manera modesta. Aun así, el 4 de julio y su celebración parecen no tener fin.
M: S Pasajero envuelto en ferry Viking Tor, Aurlandfjord, Noruega
De viaje
Flam a Balestrand, Noruega

Donde las montañas ceden a los fiordos

La última estación del ferrocarril Flamsbana marca el final del descenso ferroviario vertiginoso desde las tierras altas de Hallingskarvet hasta las llanuras de Flam. En esta ciudad demasiado pequeña para su fama, dejamos el tren y navegamos por el fiordo de Aurland hacia la prodigiosa Balestrand.
Isla Norte, Nueva Zelanda, maoríes, tiempo de surf
Etnico
Isla del Norte, Nueva Zelanda

Viaje por el Camino de la Maoridad

Nueva Zelanda es uno de los países donde los descendientes de colonos y nativos se respetan más entre sí. A medida que exploramos su isla norte, nos damos cuenta de la madurez interétnica de esta nación Maori parte de la Commonwealth y Polinesia.
Portafolio de fotos de Got2Globe
Portafólio Got2Globe

La Vida allá Afuera

Monumento Heroes Acre, Zimbabwe
Historia
Harare, Zimbabwe

Los últimos estallidos del surrealista Mugabué

En 2015, la primera dama de Zimbabue, Grace Mugabe, dijo que el presidente de 91 años gobernaría hasta los 100 en una silla de ruedas especial. Poco tiempo después, comenzó a insinuarse en su sucesión. Pero en los últimos días, los generales finalmente han precipitado la destitución de Robert Mugabe, quien lo ha reemplazado por el exvicepresidente Emmerson Mnangagwa.
Catedral, Funchal, Madeira
Islas
Funchal, Madeira

Portal hacia un Portugal casi tropical

Madeira se encuentra a menos de 1000 km al norte del Trópico de Cáncer. Y la exuberáncia verde que le valió el sobrenombre de la Isla Jardín del Atlántico se puede ver en cada rincón de su empinada capital.
Geotermia, Calor de Islandia, Tierra de Hielo, Geotermia, Laguna Azul
Invierno Blanco
Islandia

La Calidez Geotérmica de la Isla de Hielo

La mayoría de los visitantes valoran el paisaje volcánico de Islandia por su belleza. Los islandeses también extraen de ellos el calor y la energía cruciales para la vida que llevan a las puertas del Ártico.
En el camino del crimen y el castigo, San Petersburgo, Rusia, Vladimirskaya
Literatura
San Petersburgo, Rusia

Investigando "Crimen y Castigo"

En San Petersburgo, no podemos resistirnos a procurar la inspiración para los personajes viles de la novela más famosa de Fyodor Dostoievski: sus propias lástimas y las miserias de algunos conciudadanos.
Naturaleza
Fanal, Madeira, Portugal 

Fanal. Un Pasto un Tanto Surrealista

Irrigadas por las nubes que llegan desde el Atlántico Norte, las exuberantes y verdes tierras altas de Fanal son ideales para el pastoreo del ganado. El ganado ya parece ser parte del mágico paisaje y ni siquiera las incursiones humanas como la nuestra parecen afectar su rutina.
Estatua de la Madre Armenia, Ereván, Armenia
caer
Ereván, Armenia

Una capital entre Oriente y Occidente

Heredera de la civilización soviética, alineada con el gran Rusia, Armenia se deja seducir por las formas más democráticas y sofisticadas de Europa Occidental. En los últimos tiempos, los dos mundos han chocado en las calles de tu capital. Desde la disputa popular y política, Ereván dictará el nuevo rumbo de la nación.
Teleférico de Mérida, Renovación, Venezuela, mal de altura, montaña prevenir para tratar, viajes
Parques naturales
Mérida, Venezuela

La vertiginosa renovación del teleférico más alto del mundo

En marcha desde 2010, la reconstrucción del teleférico de Mérida fue realizada en Sierra Nevada por intrépidos trabajadores que sufrieron con la magnitud y altitud de la obra.
Viajero sobre la laguna helada de Jökursarlón, Islandia
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Laguna de Jökursarlón, Glaciar Vatnajökull, Islandia

El Glaciar Rey de Europa ya Vacila

Solo en Groenlandia y la Antártida hay glaciares comparables a Vatnajökull, el glaciar supremo del Viejo Continente. Y sin embargo, hasta este coloso que le da más sentido al término tierra de hielo se está rindiendo al implacable asedio del calentamiento global.
Era Susi remolcada por perro, Oulanka, Finlandia
Personajes
PN Oulanka, Finlândia

Un Lobo Poco Solitario

Jukka “Era-Susi” Nordman ha creado una de las jaurías de perros de trineo supremas del mundo. Se convirtió en uno de los personajes más icónicos de Finlandia, pero permanece fiel a su apodo ingles: Wilderness Wolf.
Mahé Islas Seychelles, amigas de la playa
Playas
Mahé, Seychelles

La Gran Isla de las Pequeñas Seychelles

Mahé es la isla más grande del país más pequeño de África. Es el hogar de la capital de la nación y de casi todas la gente de Seychelles. Pero no solo. En su relativa pequeñez, esconde un impresionante mundo tropical, hecho de selva montañosa que se funde con el Océano Índico en calas de todos los tonos del mar.
Teleférico de Sanahin, Armenia
Religion
Alaverdi, Armenia

Un teleférico llamado Deseo

La parte superior de la garganta del río Debed esconde los monasterios armenios de Sanahin y Haghpat y los bloques de apartamentos soviéticos adosados. Su fondo alberga la mina y la fundición de cobre que sustenta la ciudad. Conectando estos dos mundos se encuentra una providencial pero vertiginosa cabina en la que el pueblo de Alaverdi cuenta con viajar en compañía de Dios.
De vuelta al sol. Teleféricos de San Francisco, altibajos
Sobre Raíles
San Francisco, Estados Unidos

Tranvias de San Francisco: una vida de altibajos

Un macabro accidente con un vagón inspiró la saga del teleférico de San Francisco. Hoy, estas reliquias funcionan como una operación de encanto en la Ciudad de la Niebla, pero también consevan sus riesgos.
Saphire Cabin, Purikura, Tokio, Japón
Sociedad
Tokio, Japón

Fotografía de estilo japonés

A finales de la década de 80, dos multinacionales japonesas ya veían los fotomatones convencionales como piezas de museo. Los convirtieron en máquinas revolucionarias y Japón se rindió al fenómeno Purikura.
Concurrida intersección de Tokio, Japón
Vida diaria
Tokio, Japón

La noche sin fin de la capital del sol naciente

Decir que Tokio no duerme es quedarse corto. En una de las ciudades más grandes y sofisticadas de la faz de la Tierra, el crepúsculo marca solo la renovación de la frenética vida cotidiana. Millones de sus almas, o no encuentran lugar en el sol, o tienen más sentido en los giros oscuros que siguen.
Acantilados sobre el Valle de la Desolación, cerca de Graaf Reinet, Sudáfrica
Fauna silvestre
Graaf Reinet, Sudáfrica

Una lanza Bóer en Sudáfrica

En los primeros tiempos de la colonia, los exploradores y colonos holandeses estaban aterrorizados por el Karoo, una región de gran calor, gran frío, grandes inundaciones y sequías severas. Hasta que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales fundó Graaf-Reinet. Desde entonces, la cuarta ciudad más antigua de la nación arcoiris prosperó en una encrucijada fascinante de su historia.
Puenting, Queenstown, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Queenstown, Nueva Zelanda

Queenstown, la reina de los deportes extremos

En el siglo. XVIII, el gobierno de Kiwi proclamó un pueblo minero en la Isla del Sur "apto para una reina".Los paisajes extremos y las actividades de hoy refuerzan a majestade do sempre desafiante estado de Queenstown.