Saudade São Tomé, São Tomé e Príncipe

Almada Negreiros: De Saudade a la Eternidad


Radio MP3 a batería
Un niño de la zona de Saudade sostiene una radio Somitec.
De Saudade al mundo
La niebla se cierne sobre la Casa-Museo Almada Negreiros.
volver al anhelo
Un empleado de la Casa-Museo Almada Negreiros baja las escaleras del porche.
Plátano con Abundancia
Gran racimo de plátanos colgados en el porche de la Casa Museu Almada Negreiros de Saudade.
Hijos de Saudade
Joaquim Victor, también nacido en Saudade, muestra un libro sobre Almada Negreiros.
Placas Conmemorativas
¿Cómo estuvo Rosa?
Joaquim Victor muestra imágenes antiguas de Roça Saudade.
El Balcón sobre la Selva
El pórtico superior de la Casa-Museo Almada Negreiros.
Más bajo
Casas perdidas en la niebla y la frondosa vegetación de Saudade.
sonido somitec
Un niño de la zona de Saudade sostiene una radio Somitec.
La cima de la Roça Vieja
El porche de la Casa-Museo rodeado por la selva umbral del PN Obo.
Forma Negreiros
Figura representativa de Almada Negreiros, entrada a su Casa-Museo de Saudade.
Almada Negreiros nació en una hacienda del interior de São Tomé en abril de 1893. Al conocer sus orígenes, creemos que la exuberante exuberancia en la que comenzó a crecer oxigenó su fecunda creatividad.

Cuando casi llegábamos a los húmedos y exuberantes dominios de la antigua Roça Saudade, nos distrajo un espectáculo extraño.

A ambos lados del empedrado de la ladera aparecían allí, como canteros, hechos de una especie de matas de algodón y hojas amarillas, otros, más viejos, de un naranja gastado, todos ellos víctimas de un otoño que el Santo Tomé ecuatorial no sé

Abrimos las puertas del Jimny para conseguir el sentido del tacto. Estamos en esta experiencia cuando dos santotomenses aparecen desde el fondo de la ladera, caminando sobre dicha alfombra.

Uno de ellos, el más joven, viste botas de agua, shorts rojos y un polo deportivo azul, un supuesto uniforme de la selección australiana de fútbol en Camp David.

Por sí mismo, la imagen ya resultó ser inusual. Por si fuera poco, el chico lleva colgado al cuello un radio reproductor de MP3, portátil y peculiar, de la marca Somitec, Hecho en China, ni esperábamos nada más.

Detectamos algo de surrealismo en la escena. Nos esforzamos por retratarlo. El niño sostiene el teléfono con ambas manos. Nos otorga un presagio sonriente que va bien con el follaje verde del fondo.

Él y el adulto siguen el camino de terciopelo. Nos quedamos un momento más para examinarlo.

Cuando retomamos el camino, nos llama la atención lo que habría resultado si, en lugar de nosotros, hubiera sido la polifacética e inquieta Almada Negreiros para cruzarse con tal estampa, además, en su tierra.

Mientras lo pensábamos, nos rendimos a la evidencia de que, aun en el corto período que vivió en el corazón de la isla, no le habrían faltado excentricidades ecuatoriales.

Santo Tomé estaba en duda.

Pocas islas esconden el exotismo salvaje y del fin del mundo en medio del mundo que conservan Santo Tomé y Príncipe.

Llegada a Saudade y a la Casa-Museo Almada Negreiros

Completamos la rampa. Poco después nos encontramos con el espacio de Roça Saudade.

Estaba delimitado por tres o cuatro cañas de bambú.

Frente a una figura recortada y negra de Almada destacada en un cuidado jardín, de frente o de espaldas -la posición de la figura nos pareció ambivalente- al edificio renovado de la propiedad.

Pasamos al otro lado de la fachada. Una escalera en forma de L nos conduce al basamento de mampostería secular del edificio, hoy restaurado.

Desvelamos el muro que cobijaba los escalones, ilustrado con el famoso comienzo “¡Basta pum Basta!” del Manifiesto Anti-Dantas, complementado con citas de Negreiros:

“Las personas que más admiro son las que nunca terminan”. La civilización es un fenómeno colectivo. La cultura es un fenómeno individual”. el último, de “Cultura e Civilização” que el poeta también inauguró con “Una mesa llena de frijoles”.

Joaquín Víctor. Hijo de Saudade, Mentor de la Casa-Museo Almada Negreiros

Al otro lado del mural nos espera una nueva escalera, ésta de madera. Y, a la cabeza, el joven empresario Joaquim Victor, también hijo de Saudade.

Fue Joaquim quien se encargó de restaurar la casa natal de Almada Negreiros, aunque al principio no sabía –como casi nadie lo sabía en Santo Tomé y Príncipe– que el artista era de Roça Saudade.

Joaquim Victor, sintió, por las horas que eran y por nuestro aire cansado, que necesitábamos recuperar energías. Nos sentamos en una mesa en la terraza del porche, con vista a la selva cubierta de niebla que se extiende desde allí hacia el Atlántico.

Joaquim Victor explica que el único documento que describe la antigua Roça Saudade es el libro “Almada Negreiros Africano” del padre António Ambrósio, misionero en São Tomé, escritor dedicado a registrar los usos y costumbres de la isla, y que la describió así:

"La casa donde nació Almada, en la sede de Roça Saudade, estaba suspendida sobre una gruta profunda y abierta hacia el este por un balcón de estilo tropical, con vistas a un mar de vegetación que, después del primer descanso, se extendía en un aparente suave oleaje de varios kilómetros de largo, en forma de abanico de encaje, hasta el mar océano”.

 En la mesa, en lugar de frijoles, Kim, como también se le conoce, sirve una aguja, acompañada de camote, berenjena y maracuyá. Saboreamos el interior de São Tomé en un deleite que compite con la belleza del paisaje al borde del enigmático Parque Natural de Ôbo.

Roça Saudade, la cuna ecuatorial de Almada Negreiros

Es desconocido para la mayoría de los portugueses e incluso para aquellos que aman a Almada Negreiros que el artista nació allí. Y que vivió los primeros años de su vida en estos confines de clorofilina de ecuador.

Joaquim Victor explica que Almada Negreiros comenzó a ser descubierto en Santo Tomé y Príncipe recién en 2014, debido a su intervención en Roça Saudade.

A partir de ahí, se convirtió en una especie de moda histórica que ha ido impulsando.

Como testimonio de su infancia en Santo Tomé, el muro que rodea la escalera aún muestra parte de uno de los poemas en los que Almada celebraba la infancia y el cariño materno.

"Me voy a aprender de memoria los pasos de nuestra casa. Luego vengo y me siento a tu lado…”

"¡Mamá! ¡Pon tu mano en mi cabeza! Cuando pones tu mano en mi cabeza todo es tan cierto..."

La madre mencionada, Elvira Sobra de Almada Negreiros, era una rica mestiza santomea. Su marido, el padre de Almada, era António Lobo de Almada Negreiros, natural de Aljustrel, teniente de Caballería, periodista, escritor, ensayista y masón. Posteriormente, fue nombrado administrador del municipio de São Tomé.

La presencia del padre António Ambrósio en la vida de la familia Negreiros

El padre António Ambrósio, a quien ya hemos mencionado, además de ser una especie de cronista de Santo Tomé, fue responsable de los sacramentos en el interior de la isla.

Realizó el bautismo de la recién nacida Almada, en la Igreja da Trindade, hoy, capital del distrito de Mé-Zóchi. Y así lo narró en su libro "Almada Negreiros Africana"

«El día veinticuatro de junio del año mil ochocientos noventa y tres, en esta Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad, Municipio de S. Thomé, Diócesis de S. Thomé e Príncipe, bauticé solemnemente a un individuo varón, a quien di el nombre de – JOSÉ- y que nació en esta parroquia, en Fazenda Saudade, a las tres de la mañana del día siete de mcz d'abril del año de mil ochocientos noventa- tres, hijo ilegítimo del hijo legítimo de António Lobo d'Almada Negreiros, casado, nacido en Portugal, propietario, agricultor y doña Elvira Sobral de Almada Negreiros, casada, nacida en esta parroquia, propietario, feligreses de esta parroquia, vecinos de la Granja antes mencionada, nieto paterno de Pedro d'Almada Pereira y Margarida Francisca de Almada Lobo Branco de Negreiros. Era el padrino José António Freire Sobral, casado, propietario y agricultor y la madrina doña Marianna Emília de Souza Sobral, casada, propietaria y agricultora, todos los cuales sé que son suyos. Y para que conste, hice esta acta por duplicado, que después de ser leída y conferida ante los padrinos, la firmaron conmigo.”

Su padre António Lobo, también autor de renombre, insistió en dedicarle un poema de su obra “ecuatorial” al rodaje, el 7 de abril de 1894, al año de edad.

¡Un año! un beso de luz

¡En tu cara, niño!

esperanza más suave

¡Que florece y seduce!

La bonanza nunca termina

que tu frente traduce,

Como un beso de Jesús

De la madre en virginea trenza

La tragedia y el regreso de la Almada Negreiros al Metropole

En 1895, apenas dos años después de dar a luz a José Sobral de Almada Negreiros, moría Elvira Negreiros. La muerte de su esposa hirió la “Suavíssima esperanza” de António Lobo y el coraje de continuar en São Tomé.

Indefenso, el administrador decidió regresar a la Metrópolis.

Vivió, en los primeros tiempos, en Lisboa. Encomendó a José Sobral y a su hermano António al Colegio de los Jesuitas de Campolide. Ambos permanecieron allí hasta 1910, cuando la Implantación de la República dictó el cierre del establecimiento.

El año de cambio del siglo XX iba a tener la cita ineludible de la Exposición Universal de París. António Lobo fue designado responsable del Pavilhão das Colónias con el que Portugal presumía.

no vivía en São Tomé.

José Sobral de Almada Negreiros, el predestinado Almada, creció en Roça Saudade sólo hasta los dos años. Sería imposible encontrar algo de su legado artístico de Santomé en la propiedad.

Precioso legado de Roça Saudade

Como señala Joaquim Victor, la realidad resultó ser otra en cuanto a la experiencia de la familia en el campo hasta finales del siglo XIX.

“Con el tiempo, la casa se ha deteriorado mucho. Se convirtió en un peligro latente para los niños que vivían en Saudade y sus alrededores, que se aventuraban a explorarla y a jugar en sus ruinas”.

El trabajo de restauración dirigido por Kim partió de los cimientos originales de la casa del porche. Fueron hechos a mano, con mucha paciencia y con el gratificante descubrimiento de cientos de piezas de la época de los padres y abuelos de Almada.

Parte de ellos procedían de renombradas alfarerías portuguesas como Sacavém y Alcântara.

Joaquim, se empeñó en quedárselos, con la intención de exponerlos más tarde.

Nos desviamos, por un momento, de la Casa Museu Almada Negreiros, con la idea de echar un vistazo a la cercana cascada de São Nicolau.

Cuando volvemos, otro grupo de estudiantes llega a la antigua Roça Saudade, procedente de la capital, de los muchos que ahora aprenden sobre Almada en las escuelas.

Y que, orgullosos de su São Tomé natal, viajan al corazón de la isla para visitarla, en incursiones introspectivas en la cultura de Santo Tomé, en exploraciones semiordenadas de la civilización ecuatorial de la isla.

São Tomé e Príncipe

Cocoa Gardens, Corallo y la fábrica de chocolate

A principios del siglo XX, Santo Tomé y Príncipe generava más cacao que cualquier otro territorio. Gracias a la dedicación de algunos empresarios, la producción sobrevive. Las dos islas saben al mejor chocolate.
Principe (Isla del), São Tomé e Príncipe

Viaje al Retiro Noble de la Isla de Príncipe

A 150 km de soledad al norte de la matriarca Santo Tomé, la isla de Príncipe se eleva desde el Atlántico profundo contra un entorno selvático abrupto y volcánico cubierto de montañas. Encerrada durante mucho tiempo en su amplia naturaleza tropical y un pasado luso-colonial contenido pero conmovedor, esta pequeña isla africana todavía alberga más historias que contar que visitantes que escuchar.
São Tomé, São Tomé y Príncipe

Viaje a Donde São Tomé apunta el Ecuador

Seguimos por la carretera que une la capital con el extremo afilado de la isla. Cuando llegamos a la Roça Porto Alegre, con el islote de Rolas y la Línea del Ecuador frente a nosotros, nos habíamos perdido una y otra vez en el drama histórico y tropical de Santo Tomé.
Ilhéu das Rolas, São Tomé e Príncipe

Ilhéu das Rolas: São Tomé y Principe a Latitude Zero

Ilhéu das Rolas, el punto más al sur de Santo Tomé y Príncipe, es exuberante y volcánico. La gran novedad y punto de interés de esta extensión insular de la segunda nación africana más pequeña es la coincidencia de la cruzar la Línea del Ecuador.
São Tomé, São Tomé e Príncipe

A través de la Cocorota Tropical de São Tomé

Con la capital homónima a nuestras espaldas, nos dedicamos a descubrir la realidad de la roça Agostinho Neto. Desde allí, tomamos la carretera costera de la isla. Cuando el asfalto cede a la jungla, Santo Tomé se había confirmado una de las islas africanas más deslumbrantes.
Santo Tomé (ciudad), São Tomé e Príncipe

La Capital de los Trópicos Santomenses

Fundada por los portugueses, en 1485, Santo Tomé prosperó durante siglos, como la ciudad, gracias a los bienes que entraban y salían de la isla homónima. La independencia del archipiélago lo confirmó como la bulliciosa capital que pisamos, siempre sudando.
Key West, Estados Unidos

El Recreo Caribeño de Hemingway

Effusivo como siempre, Ernest Hemingway llamó a Key West "el mejor lugar en el que he estado ...". En las profundidades tropicales de los Estados Unidos, encontró la evasión y la diversión loca y borracha. Y la inspiración para escribir con una intensidad a la altura.
San Petersburgo e Mikhaylovkoe, Rusia

El escritor que sucumbió a su propia trama

Alexander Pushkin es aclamado por muchos como el más grande poeta ruso y el fundador de la literatura rusa moderna. Pero Pushkin también dictó un epílogo casi tragicómico a su prolífica vida.
San Petersburgo, Rusia

Sobre la pista de "Crimen y castigo"

En San Petersburgo, no podemos resistirnos a procurar la inspiración para los personajes viles de la novela más famosa de Fyodor Dostoievski: sus propias lástimas y las miserias de algunos conciudadanos.
Goiás Velho, Brasil

Vida y obra de una escritora marginada

Nacida en Goiás, Ana Lins Bretas pasó la mayor parte de su vida lejos de su castradora familia y de la ciudad. Regresada a sus orígenes, retrató la mentalidad prejuiciosa del campo brasileño.
Upolu, Samoa

La Isla del Tesoro de Stevenson

A los 30 años, el escritor escocés comenzó a buscar un lugar para salvarlo de su cuerpo maldito. En Upolu y Samoa, encontró un refugio acogedor al que entregó su corazón y su vida.
Big Sur, Estados Unidos

La costa de todos los refugios

A lo largo de 150 km, la costa californiana está sujeta a una inmensidad de montañas, océanos y niebla. En este escenario épico, cientos de almas atormentadas siguen los pasos de Jack Kerouac y Henri Miller.
Delta del Okavango, No todos los ríos llegan al mar, Mokoros
Safari
Delta del Okavango, Botsuana

No todos los ríos llegan al mar

El tercer río más largo del sur de África, el Okavango, nace en la meseta angoleña de Bié y corre 1600 km al sureste. Se pierde en el desierto de Kalahari, donde inunda un deslumbrante humedal repleto de vida salvaje.
Fiel luz de velas, templo de la gruta de Milarepa, circuito de Annapurna, Nepal
Annapurna (circuito)
Circuito de Annapurna: 9º Manang a Cueva Milarepa, Nepal

Un paseo entre la aclimatación y la peregrinación

En pleno en el Circuito Annapurna, llegamos a Manang (3519m), todavía necesitando aclimatar para los tramos más altos que siguierían, inauguramos un viaje también espiritual a la cueva nepalí de Milarepa (4000m), el refugio de un Siddha (sabio) y santo budista.
Arquitectura y Diseño
napier Nueva Zelanda

De Vuelta a los Años 30 – Cacharro Tour

En una ciudad reconstruida en estilo Art Deco y con una atmósfera de los "años locos" y seguientes, el medio de transporte adecuado son los elegantes automóviles clásicos de esa época. En Napier, están en todas partes.
Pasajeros, vuelos panorámicos: Alpes del Sur, Nueva Zelanda
Aventura
Aoraki Mount Cook, Nueva Zelanda

La conquista aeronáutica de los Alpes del Sur

En 1955, el piloto Harry Wigley creó un sistema para despegar y aterrizar sobre asfalto o nieve. Desde entonces, su compañía ha revellado, desde el aire, algunos de los mejores paisajes de Oceanía.
La crucifixión en Helsinki
Fiestas y Cerimónias
Helsinki, Finlândia

Un vía crucis frígida y erudita

Cuando llega la Semana Santa, Helsinki demuestra su fe. A pesar del frío glacial, actores poco vestidos protagonizan una sofisticada recreación del Vía Crucis por calles llenas de espectadores.
Celebración náhuatl
Ciudades

Ciudad de México, México

alma mexicana

Con más de 20 millones de habitantes en una vasta área metropolitana, Ciudad de Mexico marca, desde su corazón del zócalo, el pulso espiritual de una nación que siempre ha sido vulnerable y dramática.

joven vendedora, nación, pan, Uzbekistán
Comida
Valle de Fergana, Uzbekistán

Uzbekistán, la Nación que no Carece de Pan

Pocos países aprovechan los cereales como Uzbekistán. En esta república de Asia Central, el pan juega un papel vital y social. Los uzbekos lo producen y consumen con devoción y en abundancia.
Garranos galopan por la meseta sobre Castro Laboreiro, PN Peneda-Gerês, Portugal
Cultura
Castro Laboreiro, Portugal   

Desde Castro de Laboreiro a la Raya de la Sierra Peneda - Gerês

Llegamos a (i) la eminencia de Galicia, a 1000 m de altitud e incluso más. Castro Laboreiro y los pueblos de los alrededores destacan sobre la monumentalidad granítica de las montañas y el Planalto da Peneda y Laboreiro. Al igual que su gente resistente que, a veces entregada a Brandas y a veces a Inverneiras, todavía vive en estos impresionantes lugares.
Natación, Australia Occidental, Estilo australiano, Sol en los ojos
Sport
Busselton, Australia

2000 metros en estilo Aussie

En 1853, Busselton fue equipado con uno de los pontones más largos del mundo. Mundo. Cuando la estructura se ha degradado, los residentes decidieron darle la vuelta al problema. Desde 1996 lo hacen todos los años. Nadando.
De viaje
Chefchaouen a Merzouga, Marruecos

Marruecos de arriba a abajo

Desde los callejones anisados ​​de Chefchaouen hasta las primeras dunas del Sahara, Marruecos revela los fuertes contrastes de las primeras tierras africanas, como Iberia siempre ha visto en este vasto reino magrebí.
Casas en miniatura, Chã das Caldeiras, Volcán Fogo, Cabo Verde
Étnico
Chã das Caldeiras, Isla de Fogo Cabo Verde

Un clan "francés" a la merced del volcán Fogo

En 1870, un conde nacido en Grenoble en camino al exilio brasileño, hizo escala en Cabo Verde donde las bellezas nativas lo ataron a la isla de Fogo. Dos de sus hijos se asentaron en medio del cráter del volcán y continuaron criando descendientes allí. Ni siquiera la destrucción causada por las recientes erupciones disuade al prolífico Montrond del “condado” que fundaron en Chã das Caldeiras.    
Vista de la isla de Fa, Tonga, última monarquía polinesia
Portafolio de fotos de Got2Globe
Portafólio Got2Globe

Signos Exóticos de Vida

História
Nelson a Wharariki, PN Abel Tasmán, Nueva Zelanda

La costa maorí en la que desembarcaron los europeos

Abel Janszoon Tasman explorava la recién mapeada y mítica "Terra australis"cuando un error enturbió el contacto con los nativos de una isla desconocida. El episodio inauguró la historia colonial de Nueva Zelanda. Hoy, tanto la costa divina en la que tuvo lugar el episodio como los mares circundantes evocan al navegante holandés.
Vista de Casa Iguana, Corn Islands, puro caribe, nicaragua
Islas
Islas del Maíz - Corn Islands, Nicaragua

Puro Caribe

Escenários tropicales perfectos y una vida local genuina son los únicos lujos disponibles en las llamadas Islas del Maíz, ó Corn Islands, un archipiélago de Nicarágua perdido en los confines centroamericanos del Mar Caribe.
lago ala juumajarvi, parque nacional de oulanka, finlandia
Invierno Blanco
Kuusamo ao PN Oulanka, Finlândia

Bajo el encanto helado del Ártico

Estamos en 66º Norte ya las puertas de Laponia. En estos lares, el paisaje blanco es de todos y de nadie, como los árboles cubiertos de nieve, el frío terrible y la noche interminable.
Recompensa de Kukenam
Literatura
Monte Roraima, Venezuela

Viaje en el tiempo al mundo perdido del monte Roraima

Persisten en la cima del Monte Roraima escenarios extraterrestres que han resistido millones de años de erosión. Conan Doyle creó, en "El Mundo Perdido", una ficción inspirada en el lugar pero que nunca puso un pie en él.
casco capilar
Naturaleza
Viti Levu, Fiji

Canibalismo y cabello, viejos pasatiempos de Viti Levu, Islas Fiji

Durante 2500 años, la antropofagia alimentava la vida cotidiana en Fiji. En siglos más recientes, la práctica ha sido adornada por un fascinante culto al cabello. Por suerte, solo quedan vestigios de la última destas modas.
Sheki, Otoño en el Cáucaso, Azerbaiyán, Casas de otoño
caer
Sheki, Azerbayián

otoño en el cáucaso

Perdida entre las montañas nevadas que separan a Europa de Asia, Sheki es una de las ciudades más emblemáticas de Azerbaiyán. Su historia, en gran parte sedosa, incluye períodos de gran dureza. Cuando lo visitamos, los pasteles otoñales agregavan color a una peculiar vida postsoviética y musulmana.
Cahuita, Costa Rica, Caribe, playa
Parques naturales
Cahuita, Costa Rica

Un Regreso Adulto a Cahuita

Durante una gira mochilera por Costa Rica en 2003, nos deliciamos con la calidez caribeña de Cahuita. En 2021, 18 años después, regresamos. Además de una esperada, pero mesurada, modernización e hispanización del Pueblo, poco más había cambiado.
Armenia Cradle Christianity, Monte Aratat
Patrimonio Mundial de la UNESCO
Armenia

La cuna del cristianismo oficial

Solo 268 años después de la muerte de Jesús, una nación se habrá convertido en la primera en aceptar la fe cristiana por decreto real. Esta nación aún conserva su propia Iglesia Apostólica y algunos de los templos cristianos más antiguos del Mundo. De viaje por el Cáucaso, los visitamos en los pasos de Gregorio el Iluminador, el patriarca que inspira la vida espiritual de Armenia.
En kimono de ascensor, Osaka, Japón
Personajes
Osaka, Japón

En compañía de Mayu

La vida nocturna japonesa es un negocio multifacético y multimillonario. En Osaka, nos recibe una enigmática anfitriona de couchsurfing, en algún lugar entre la geisha y la escort de lujo.
El Nido, Palawan, la última frontera filipina
Playas
El Nido, Filipinas

El Nido, Palawan: La última frontera filipina

Uno de los paisajes marinos más fascinantes del mundo, la inmensidad de los escarpados islotes de Bacuit esconde llamativos arrecifes de coral, pequeñas playas y lagunas idílicas. Para descubrirlo, basta una Bangka.
Monasterio de Tawang, Arunachal Pradesh, India
Religion
Tawang, India

El Valle Místico de la Profunda Discórdia

En el extremo norte de la provincia india de Arunachal Pradesh, Tawang alberga un espectacular paisaje montañoso, aldeas étnicas Mompa y majestuosos monasterios budistas. Aunque los rivales chinos no la han traspasado desde 1962, Pekín mira este dominio como parte de su Tibet. En consecuencia, la religiosidad y el espiritualismo han convivido durante mucho tiempo con un fuerte militarismo.
Tren Fianarantsoa a Manakara, TGV malgache, locomotora
Sobre Raíles
Fianarantsoa-Manakara, Madagascar

A Bordo del TGV Malgaxe

Salimos de Fianarantsoa a las 7 a.m. Solo a las 3 de la mañana del día siguiente completamos los 170 km hasta Manakara. Los nativos llaman a este tren casi secular Train Grand Vibración. Durante el largo viaje, sentimos, muy fuertes, las del corazón de Madagascar.
Concurrida intersección de Tokio, Japón
Sociedad
Tokio, Japón

La noche sin fin de la capital del sol naciente

Decir que Tokio no duerme es quedarse corto. En una de las ciudades más grandes y sofisticadas de la faz de la Tierra, el crepúsculo marca solo la renovación de la frenética vida cotidiana. Millones de sus almas, o no encuentran lugar en el sol, o tienen más sentido en los giros oscuros que siguen.
Casario, uptown, Fianarantsoa, ​​Madagascar
Vida diaria
Fianarantsoa, Madagascar

La ciudad malgache de la buena educación

Fianarantsoa ha sido fundada en 1831 por Ranavalona Iª, reina de la entonces predominante etnia merina. Ranavalona Iª fue vista por los contemporáneos europeos como aislacionista, tiránica y cruel. Dejando a un lado la reputación de la monarca, cuando entramos en ella, su antigua capital sureña permanece como el centro académico, intelectual y religioso de Madagascar.
Lago Manyara, Parque Nacional, Ernest Hemingway, Jirafas
Fauna silvestre
PN Lake Manyara, Tanzania

La África Favorita de Hemingway

Situado en el extremo occidental del Valle del Rift, el Parque Nacional del Lago Manyara es uno de los más pequeños, pero más encantadores y ricos de fauna silvestre de Tanzania. En 1933, entre la caza y las discusiones literarias, Ernest Hemingway le dedicó un mes de su atribulada vida. Narró esos días de safari aventureros en "Las verdes colinas de África ".
Puenting, Queenstown, Nueva Zelanda
Vuelos Panorámicos
Queenstown, Nueva Zelanda

Queenstown, la reina de los deportes extremos

En el siglo. XVIII, el gobierno de Kiwi proclamó un pueblo minero en la Isla del Sur "apto para una reina".Los paisajes extremos y las actividades de hoy refuerzan a majestade do sempre desafiante estado de Queenstown.
PT EN ES FR DE IT