República Dominicana


Puerto Plata, República Dominicana
La Plata de la Casa Dominicana
Puerto Plata resultó del abandono de La Isabela, el segundo intento de una colonia hispana en las Américas. Casi medio milenio después del desembarco de Colón, esta ciudad inauguró el inexorable fenómeno turístico de la República Dominicana. En un paso relámpago por la provincia, vemos cómo el mar, la montaña, la gente y el sol caribeño la hacen lucir..
península de samaná, PN Los Haitises, República Dominicana
De la península de Samaná a los Haitises dominicanos
En el extremo noreste de República Dominicana, donde aún triunfa la naturaleza caribeña, enfrentamos un Atlántico mucho más vigoroso de lo esperado en estas partes de las Americas. Allí cabalgamos en comunidad hasta la famosa cascada de Limón, cruzamos la bahía de Samaná y nos adentramos en la remota y exuberante “tierra de las montañas”, Haitises, que la encierra.
Laguna de Oviedo, República Dominicana
El Mar Muerto (nada) de República Dominicana
La hipersalinidad de la Laguna de Oviedo fluctúa en función de la evaporación y el agua aportada por la lluvia y el caudal procedente de la vecina sierra de Bahoruco. Los nativos de la región estiman que, por regla general, tiene tres veces el nivel de sal marina. Allí descubrimos prolíficas colonias de flamencos e iguanas, entre muchas otras especies que conforman uno de los ecosistemas más exuberantes de la isla Hispaniola.
Barahona, República Dominicana
La República Dominicana Playera de Barahona
Sábado tras sábado, la esquina suroeste de República Dominicana entra en modo de descompresión. Poco a poco, sus seductoras playas y lagunas dan la bienvenida a una marea de gente eufórica que se entrega a un peculiar retumbar anfibio.
Laguna de Oviedo a Bahía de las Águilas, República Dominicana
En Busca de la Playa Dominicana Inmaculada
Una de las costas dominicanas más vírgenes es también una de las más remotas. Descubriendo la provincia de Pedernales, quedamos deslumbrados por el semidesértico Parque Nacional Jaragua y por la pureza caribeña de la Bahía de las Águilas.
Lago Enriquillo, República Dominicana
Enriquillo: el Gran Lago de las Antillas
Entre 300 y 400km2, situado a 44 metros bajo el nivel del mar, Enriquillo es el lago supremo de las Antillas. Aun que hipersalino y sofocado por temperaturas atroces, sigue aumentando. Los científicos tienen dificultades para explicar por qué.
Santo Domingo, República Dominicana
La Anciana Colonial más Longeva de las Américas
Santo Domingo es la colonia habitada por más tiempo del Nuevo Mundo. Fundada en 1498 por Bartolomé Colombo, la capital de República Dominicana conserva intacto un verdadero tesoro de resiliencia histórica.
Isla Saona, República Dominicana
Una Savona en las Antillas

Durante su segundo viaje a las Américas, Colón desembarcó en una isla exótica y encantadora. Lo llamó Savona, en honor a Michele da Cuneo, un marinero de Saboya que lo vio como un destacado de la gran Hispaniola. Hoy llamada Saona, esta isla es uno de los amados edenes tropicales de la República Dominicana.

Montaña Redonda y Rancho Salto Yanigua, República Dominicana
De Montaña Redonda a Rancho Salto Yanigua
Descubriendo el noroeste dominicano, ascendemos a la Montaña Redonda de Miches, recientemente transformada en un insólito pico de evasión. Desde la cima, apuntamos a Bahía de Samaná y Los Haitises, pasando por la pintoresca estancia Salto Yanigua.
Teleférico que conecta Puerto Plata con la cima del PN Isabel de Torres
Puerto Plata, República Dominicana

La Plata de la Casa Dominicana

Puerto Plata resultó del abandono de La Isabela, el segundo intento de una colonia hispana en las Américas. Casi medio milenio después del desembarco de Colón, esta ciudad inauguró el inexorable fenómeno turístico de la República Dominicana. En un paso relámpago por la provincia, vemos cómo el mar, la montaña, la gente y el sol caribeño la hacen lucir..
Barco y timonel, Cayo Los Pájaros, Los Haitises, República Dominicana
península de samaná, PN Los Haitises, República Dominicana

De la península de Samaná a los Haitises dominicanos

En el extremo noreste de República Dominicana, donde aún triunfa la naturaleza caribeña, enfrentamos un Atlántico mucho más vigoroso de lo esperado en estas partes de las Americas. Allí cabalgamos en comunidad hasta la famosa cascada de Limón, cruzamos la bahía de Samaná y nos adentramos en la remota y exuberante “tierra de las montañas”, Haitises, que la encierra.
Bandada de flamencos, Laguna Oviedo, República Dominicana
Laguna de Oviedo, República Dominicana

El Mar Muerto (nada) de República Dominicana

La hipersalinidad de la Laguna de Oviedo fluctúa en función de la evaporación y el agua aportada por la lluvia y el caudal procedente de la vecina sierra de Bahoruco. Los nativos de la región estiman que, por regla general, tiene tres veces el nivel de sal marina. Allí descubrimos prolíficas colonias de flamencos e iguanas, entre muchas otras especies que conforman uno de los ecosistemas más exuberantes de la isla Hispaniola.
República Dominicana Balnear de Barahona, Balneario Los Patos
Barahona, República Dominicana

La República Dominicana Playera de Barahona

Sábado tras sábado, la esquina suroeste de República Dominicana entra en modo de descompresión. Poco a poco, sus seductoras playas y lagunas dan la bienvenida a una marea de gente eufórica que se entrega a un peculiar retumbar anfibio.
República Dominicana, Playa Bahía de Las Águilas, Pedernales. Parque Nacional Jaragua, Playa
Laguna de Oviedo a Bahía de las Águilas, República Dominicana

En Busca de la Playa Dominicana Inmaculada

Una de las costas dominicanas más vírgenes es también una de las más remotas. Descubriendo la provincia de Pedernales, quedamos deslumbrados por el semidesértico Parque Nacional Jaragua y por la pureza caribeña de la Bahía de las Águilas.
Enriquillo, Gran Lago de las Antillas, República Dominicana, vista desde la Cueva das Caritas de Taínos
Lago Enriquillo, República Dominicana

Enriquillo: el Gran Lago de las Antillas

Entre 300 y 400km2, situado a 44 metros bajo el nivel del mar, Enriquillo es el lago supremo de las Antillas. Aun que hipersalino y sofocado por temperaturas atroces, sigue aumentando. Los científicos tienen dificultades para explicar por qué.
Santo Domingo, Ciudad Colonial, República Dominicana, Diego Colombo
Santo Domingo, República Dominicana

La Anciana Colonial más Longeva de las Américas

Santo Domingo es la colonia habitada por más tiempo del Nuevo Mundo. Fundada en 1498 por Bartolomé Colombo, la capital de República Dominicana conserva intacto un verdadero tesoro de resiliencia histórica.
Isla Saona, República Dominicana, Playa Palmilla Piscina
Isla Saona, República Dominicana

Una Savona en las Antillas

Durante su segundo viaje a las Américas, Colón desembarcó en una isla exótica y encantadora. Lo llamó Savona, en honor a Michele da Cuneo, un marinero de Saboya que lo vio como un destacado de la gran Hispaniola. Hoy llamada Saona, esta isla es uno de los amados edenes tropicales de la República Dominicana.

Rancho Salto Yanigua, República Dominicana, piedras mineras
Montaña Redonda y Rancho Salto Yanigua, República Dominicana

De Montaña Redonda a Rancho Salto Yanigua

Descubriendo el noroeste dominicano, ascendemos a la Montaña Redonda de Miches, recientemente transformada en un insólito pico de evasión. Desde la cima, apuntamos a Bahía de Samaná y Los Haitises, pasando por la pintoresca estancia Salto Yanigua.

Mapa


Bienvenido a
PT EN ES FR DE IT