Portugal 


Castro Laboreiro, Portugal   
Desde Castro de Laboreiro a la Raya de la Sierra Peneda - Gerês
Llegamos a (i) la eminencia de Galicia, a 1000 m de altitud e incluso más. Castro Laboreiro y los pueblos de los alrededores destacan sobre la monumentalidad granítica de las montañas y el Planalto da Peneda y Laboreiro. Al igual que su gente resistente que, a veces entregada a Brandas y a veces a Inverneiras, todavía vive en estos impresionantes lugares.
Isla Terceira, Azores
Isla Terceira: viaje a través de un archipiélago único de las Azores
Se llamó la Isla de Jesucristo y ha irradiado, durante mucho tiempo, el culto al Espíritu Santo. Alberga Angra do Heroísmo, la ciudad más antigua y espléndida del archipiélago. Son solo dos ejemplos. Los atributos que hacen la isla Terceira única son muchos.
Isla de Flores, Azores
Los Confines Atlánticos de las Azores y Portugal
Donde, al oeste, incluso en el mapa las Américas parecen remotas, la Ilha das Flores es el hogar del dominio idílico-dramático supremo de las Azores. Casi cuatro mil florianos se rindieron al deslumbrante fin del mundo que les acogió.
São Miguel, Azores
Isla de São Miguel: Azores impresionantes, por naturaleza
Una biosfera inmaculada que las entrañas de la tierra moldean y templan se muestra, en São Miguel, en formato panorámico. São Miguel es la más grande de las islas portuguesas. Y es una obra de arte de la Naturaleza y del Hombre plantada en medio del Atlántico Norte.
Isla del Pico, Azores
Isla de Pico: el Volcán de las Azores con el Atlántico a sus Pies
Por un mero capricho volcánico, el retazo más joven de las Azores se proyecta en el apogeo de rocas y lava del territorio portugués. La isla de Pico alberga su montaña más alta y afilada. Pero no solo. Es un testimonio de la resistencia y el ingenio de los azorianos que domaran esta impresionante isla y el océano circundante.
Santa María, Azores
Santa María: Isla Madre de las Azores Solo hay una
Fue la primera en el archipiélago en emerger del fondo del mar, la primera en ser descubierta, la primera y única en recibir Cristovão Colombo y un Concorde. Estos son algunos de los atributos que hacen especial a Santa María. Cuando la visitamos, encontramos muchos más.
Sistelo, Peneda-Gerês, Portugal 
Desde el “Pequeño Tíbet portugués” hasta las Fortalezas del Maíz
Dejamos los acantilados de Srª da Peneda en dirección a Arcos de ValdeVez y los pueblos que un imaginario erróneo bautizó como Pequeño Tíbet Portugués. De estos pueblos en terrazas pasamos por otros famosos por custodiar, como tesoros dorados y sagrados, las espigas que cosechan. Caprichosa, la ruta revela la naturaleza resplandeciente y la fertilidad verde de estas tierras en Peneda-Gerês.
Campos de Gerês -Terras de Bouro, Portugal 
Por los Campos do Gerês y las Terras de Bouro
Continuamos en un largo recorrido en zigzag por los dominios de Peneda-Gerês y de Bouro, dentro y fuera de esta que és una de las zonas más veneradas del norte de Portugal.
Montalegre, Portugal 
Por lo Alto do Barroso y lo Cima de Trás-os-Montes
Nos mudamos de Terras de Bouro para las de Barroso. Con base en Montalegre, deambulamos por Paredes do Rio, Tourém, Pitões das Júnias y su monasterio, pueblos impresionantes en el umbral norte de Portugal . Si es cierto que Barroso ha tenido más habitantes, visitantes no le debrian faltar.
Porto Santo, Portugal 
Alabada sea la Isla de Porto Santo
Porto Santo, descubierto durante una tormentosa Vuelta del Mar, sigue siendo un refugio providencial. Innumerables aviones que el clima desvía de la vecina Madeira garantizan su aterrizaje allí. Como lo hacen miles de vacacionistas cada año, rindidos ante la suavidad e inmensidad de la playa dorada y la exuberancia de los paisajes volcánicos.
Pico do Arieiro - Pico Ruivo, Madera, Portugal 
Pico Arieiro a Pico Ruivo, sobre un mar de nubes
El viaje comienza con un amanecer resplandeciente a 1818 m, muy por encima del mar de nubes en que se acurruca el Atlántico. A esto, le sigue una caminata sinuosa de subidas y bajadas que termina en la exuberante cumbre insular del Pico Ruivo, a 1861 metros de distancia del Pico Arieiro.
Paul do Mar a ponta do pargo a Hallazgos de la Cruz, Madeira, Portugal 
Descubriendo la Finisterra de Madeira
Curva tras curva, túnel tras túnel, llegamos al soleado y festivo sur de Paul do Mar. Se nos pone la piel de gallina con la bajada al vertiginoso retiro de Achadas da Cruz. Ascendemos de nuevo y nos maravillamos con el cabo final de Ponta do Pargo. Todo esto, en los confines occidentales de Madeira.
Sendero Terra Chã y Pico Branco, Porto Santo
Pico Branco, Terra Chã y otros caprichos de la Isla Dorada
En su esquina noreste, Porto Santo es otra cosa. De espaldas al sur y su extensa playa, develamos un litoral montañoso, accidentado e incluso boscoso, en la compañia de islotes que salpican un Atlántico aún más azul.
Graciosa, Azores
Su Gracia la Graciosa
Finalmente, desembarcaremos en Graciosa, nuestra novena isla en las Azores. Aunque sea menos espectacular y verde que sus vecinos, Graciosa conserva un encanto atlántico que le es único. Quienes tienen el privilegio de vivirlo, se llevan de esta isla del grupo central una estima que permanece para siempre.
Corvo, Azores
El Abrigo Atlántico Inverosímil de la isla de Corvo
17 kms2 de un volcán hundido en una caldera verde. Un pueblo solitario basado en una fajã. Cuatrocientas treinta almas acurrucadas por la pequeñez de su tierra y la mirada de su vecina. Flores. Bienvenidos a la más intrépida de las islas de las Azores.
São Jorge, Azores
De Fajã a Fajã
En las Azores abundan las franjas de tierra habitable al pie de grandes acantilados. Ninguna otra isla tiene tantas fajãs como las más de 70 en la esbelta y elevada São Jorge. Fue en ellos donde se instalaron los jorgenses. Su ajetreada vida atlántica ahí descansa.
Funchal, Madeira
Portal hacia un Portugal casi tropical
Madeira se encuentra a menos de 1000 km al norte del Trópico de Cáncer. Y la exuberáncia verde que le valió el sobrenombre de la Isla Jardín del Atlántico se puede ver en cada rincón de su empinada capital.
Punta de São Lourenço, Madeira, Portugal 
La Punta Leste, algo Extraterrestre de Madeira
Inusual, con tonos ocres y tierra cruda, Ponta de São Lourenço es a menudo la primera vista de Madeira. Cuando la recorremos, nos fascina, sobre todo, lo que la más tropical de las islas portuguesas no suele ser.
Vale das Furnas, São Miguel
El Calor Azoriano del Vale das Furnas
Nos sorprendió, en la isla más grande de las Azores, una caldera llena de pequeñas granjas, masiva y profunda hasta el punto de albergar dos volcanes, una enorme laguna y casi dos mil habitantes de São Miguel. Pocos lugares en el archipiélago son, al mismo tiempo, tan grandiosos y acogedores como el verde y humeante Vale das Furnas.
Ilhéu de Cima, Porto Santo, Portugal 
La primera luz de quien navega desde arriba
Forma parte del grupo de seis islotes alrededor de la isla de Porto Santo, pero está lejos de ser uno más. A pesar de ser el umbral oriental del archipiélago de Madeira, también es la isla más cercana a los Portosantenses. Y, por la noche, asegura el fanal que orienta los barcos que se acercan.
Garranos galopan por la meseta sobre Castro Laboreiro, PN Peneda-Gerês, Portugal
Castro Laboreiro, Portugal   

Desde Castro de Laboreiro a la Raya de la Sierra Peneda - Gerês

Llegamos a (i) la eminencia de Galicia, a 1000 m de altitud e incluso más. Castro Laboreiro y los pueblos de los alrededores destacan sobre la monumentalidad granítica de las montañas y el Planalto da Peneda y Laboreiro. Al igual que su gente resistente que, a veces entregada a Brandas y a veces a Inverneiras, todavía vive en estos impresionantes lugares.
Vista de la Serra do Cume, Isla Terceira, Unique Azores
Isla Terceira, Azores

Isla Terceira: viaje a través de un archipiélago único de las Azores

Se llamó la Isla de Jesucristo y ha irradiado, durante mucho tiempo, el culto al Espíritu Santo. Alberga Angra do Heroísmo, la ciudad más antigua y espléndida del archipiélago. Son solo dos ejemplos. Los atributos que hacen la isla Terceira única son muchos.
Fajãzinha, Ilha das Flores, Confins de las Azores y Portugal
Isla de Flores, Azores

Los Confines Atlánticos de las Azores y Portugal

Donde, al oeste, incluso en el mapa las Américas parecen remotas, la Ilha das Flores es el hogar del dominio idílico-dramático supremo de las Azores. Casi cuatro mil florianos se rindieron al deslumbrante fin del mundo que les acogió.
Isla de São Miguel, colores deslumbrantes por naturaleza
São Miguel, Azores

Isla de São Miguel: Azores impresionantes, por naturaleza

Una biosfera inmaculada que las entrañas de la tierra moldean y templan se muestra, en São Miguel, en formato panorámico. São Miguel es la más grande de las islas portuguesas. Y es una obra de arte de la Naturaleza y del Hombre plantada en medio del Atlántico Norte.
Isla Pico, Montaña Volcán Azores, a los Pies del Atlántico
Isla del Pico, Azores

Isla de Pico: el Volcán de las Azores con el Atlántico a sus Pies

Por un mero capricho volcánico, el retazo más joven de las Azores se proyecta en el apogeo de rocas y lava del territorio portugués. La isla de Pico alberga su montaña más alta y afilada. Pero no solo. Es un testimonio de la resistencia y el ingenio de los azorianos que domaran esta impresionante isla y el océano circundante.
Santa María, Isla Madre de las Azores
Santa María, Azores

Santa María: Isla Madre de las Azores Solo hay una

Fue la primera en el archipiélago en emerger del fondo del mar, la primera en ser descubierta, la primera y única en recibir Cristovão Colombo y un Concorde. Estos son algunos de los atributos que hacen especial a Santa María. Cuando la visitamos, encontramos muchos más.
Terrazas de Sistelo, Serra do Soajo, Arcos de Valdevez, Minho, Portugal
Sistelo, Peneda-Gerês, Portugal 

Desde el “Pequeño Tíbet portugués” hasta las Fortalezas del Maíz

Dejamos los acantilados de Srª da Peneda en dirección a Arcos de ValdeVez y los pueblos que un imaginario erróneo bautizó como Pequeño Tíbet Portugués. De estos pueblos en terrazas pasamos por otros famosos por custodiar, como tesoros dorados y sagrados, las espigas que cosechan. Caprichosa, la ruta revela la naturaleza resplandeciente y la fertilidad verde de estas tierras en Peneda-Gerês.
Vaca Cachena en Valdreu, Terras de Bouro, Portugal
Campos de Gerês -Terras de Bouro, Portugal 

Por los Campos do Gerês y las Terras de Bouro

Continuamos en un largo recorrido en zigzag por los dominios de Peneda-Gerês y de Bouro, dentro y fuera de esta que és una de las zonas más veneradas del norte de Portugal.
Pitões das Junias, Montalegre, Portugal
Montalegre, Portugal 

Por lo Alto do Barroso y lo Cima de Trás-os-Montes

Nos mudamos de Terras de Bouro para las de Barroso. Con base en Montalegre, deambulamos por Paredes do Rio, Tourém, Pitões das Júnias y su monasterio, pueblos impresionantes en el umbral norte de Portugal . Si es cierto que Barroso ha tenido más habitantes, visitantes no le debrian faltar.
Praia do Penedo, Isla de Porto Santo, Portugal
Porto Santo, Portugal 

Alabada sea la Isla de Porto Santo

Porto Santo, descubierto durante una tormentosa Vuelta del Mar, sigue siendo un refugio providencial. Innumerables aviones que el clima desvía de la vecina Madeira garantizan su aterrizaje allí. Como lo hacen miles de vacacionistas cada año, rindidos ante la suavidad e inmensidad de la playa dorada y la exuberancia de los paisajes volcánicos.
Aurora, Pico do Arieiro a Pico Ruivo, Isla de Madeira, Portugal
Pico do Arieiro - Pico Ruivo, Madera, Portugal 

Pico Arieiro a Pico Ruivo, sobre un mar de nubes

El viaje comienza con un amanecer resplandeciente a 1818 m, muy por encima del mar de nubes en que se acurruca el Atlántico. A esto, le sigue una caminata sinuosa de subidas y bajadas que termina en la exuberante cumbre insular del Pico Ruivo, a 1861 metros de distancia del Pico Arieiro.
Teleférico Achadas da Cruz a Quebrada Nova, Isla de Madeira, Portugal
Paul do Mar a ponta do pargo a Hallazgos de la Cruz, Madeira, Portugal 

Descubriendo la Finisterra de Madeira

Curva tras curva, túnel tras túnel, llegamos al soleado y festivo sur de Paul do Mar. Se nos pone la piel de gallina con la bajada al vertiginoso retiro de Achadas da Cruz. Ascendemos de nuevo y nos maravillamos con el cabo final de Ponta do Pargo. Todo esto, en los confines occidentales de Madeira.
Porto Santo, vista al sur de Pico Branco
Sendero Terra Chã y Pico Branco, Porto Santo

Pico Branco, Terra Chã y otros caprichos de la Isla Dorada

En su esquina noreste, Porto Santo es otra cosa. De espaldas al sur y su extensa playa, develamos un litoral montañoso, accidentado e incluso boscoso, en la compañia de islotes que salpican un Atlántico aún más azul.
Graciosa, Azores, Monte da Ajuda
Graciosa, Azores

Su Gracia la Graciosa

Finalmente, desembarcaremos en Graciosa, nuestra novena isla en las Azores. Aunque sea menos espectacular y verde que sus vecinos, Graciosa conserva un encanto atlántico que le es único. Quienes tienen el privilegio de vivirlo, se llevan de esta isla del grupo central una estima que permanece para siempre.
Caldero de la isla de Corvo, Azores,
Corvo, Azores

El Abrigo Atlántico Inverosímil de la isla de Corvo

17 kms2 de un volcán hundido en una caldera verde. Un pueblo solitario basado en una fajã. Cuatrocientas treinta almas acurrucadas por la pequeñez de su tierra y la mirada de su vecina. Flores. Bienvenidos a la más intrépida de las islas de las Azores.
São Jorge, Azores, Fajã dos Vimes
São Jorge, Azores

De Fajã a Fajã

En las Azores abundan las franjas de tierra habitable al pie de grandes acantilados. Ninguna otra isla tiene tantas fajãs como las más de 70 en la esbelta y elevada São Jorge. Fue en ellos donde se instalaron los jorgenses. Su ajetreada vida atlántica ahí descansa.
Catedral, Funchal, Madeira
Funchal, Madeira

Portal hacia un Portugal casi tropical

Madeira se encuentra a menos de 1000 km al norte del Trópico de Cáncer. Y la exuberáncia verde que le valió el sobrenombre de la Isla Jardín del Atlántico se puede ver en cada rincón de su empinada capital.
Ponta de São Lourenço, Madeira, Portugal
Punta de São Lourenço, Madeira, Portugal 

La Punta Leste, algo Extraterrestre de Madeira

Inusual, con tonos ocres y tierra cruda, Ponta de São Lourenço es a menudo la primera vista de Madeira. Cuando la recorremos, nos fascina, sobre todo, lo que la más tropical de las islas portuguesas no suele ser.
Parque Terra Nostra, Furnas, São Miguel, Azores, Portugal
Vale das Furnas, São Miguel

El Calor Azoriano del Vale das Furnas

Nos sorprendió, en la isla más grande de las Azores, una caldera llena de pequeñas granjas, masiva y profunda hasta el punto de albergar dos volcanes, una enorme laguna y casi dos mil habitantes de São Miguel. Pocos lugares en el archipiélago son, al mismo tiempo, tan grandiosos y acogedores como el verde y humeante Vale das Furnas.
Ilhéu do Farol, Porto Santo, Ilhéu de Cima, Porto Santo, frente a Ponta do Passo.
Ilhéu de Cima, Porto Santo, Portugal 

La primera luz de quien navega desde arriba

Forma parte del grupo de seis islotes alrededor de la isla de Porto Santo, pero está lejos de ser uno más. A pesar de ser el umbral oriental del archipiélago de Madeira, también es la isla más cercana a los Portosantenses. Y, por la noche, asegura el fanal que orienta los barcos que se acercan.

Mapa


Bienvenido a
PT EN ES FR DE IT